Dardo Mur, gran defensor del árbol

Ingeniero Dardo Mur
Ingeniero Dardo Mur

Hace unos días nos enteramos del fallecimiento del ingeniero agrónomo Dardo Mur.

Pudo ser una noticia más. Pero no lo es.

Cada vez que nos deja un defensor del arbolado público, las cosas no vuelven a ser iguales.

Son brazos que ya no empujan y cabezas que no aportarán, en un contexto donde las ideas y la generosidad no abundan.

A Dardo lo conocimos por un interés recíproco por el arbolado público y el Parque General San Martín.

Generoso en los conocimientos, siempre dispuesto a compartir y escuchar con los que lo hemos consultado, desde la biología de los forestales hasta el control de las plagas, fue un manual de consulta obligada.

Seguramente, su presencia ha generado incomodidades en aquellos que suponen que una cuota circunstancial de poder les da conocimiento y razón, administran las responsabilidades públicas con los criterios de popularidad de las redes sociales y descalifican a quienes, sin necesidad de marcar su protagonismo, casi desde el anonimato, sienten una obligación con la sociedad que exceden los límites de las disciplinas.

En este océano de mediocridad en que vivimos el día a día, Dardo Mur fue uno de los imprescindibles.

De los que marcan la diferencia y elevan el estándar.

Cuando ya no están, dejan con su ausencia un hueco que nos hace preguntar cómo solucionamos esa carencia que pasa de lo afectivo a lo técnico.

Para la gran mayoría de los mendocinos, puede ser esta una desaparición más.

Sepan que no es así.

Los árboles de Mendoza cuentan con un defensor menos.

Vamos a sentir su ausencia.

* Luis Giachino DNI 17.640.774 y Roberto Dabul DNI 14.717.933.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA