Inquietudes de la actividad industrial en el país

Resulta conveniente que la conducción económica nacional busque compatibilizar el necesario saneamiento de las cuentas públicas que lleva a cabo con políticas que permitan que, a la par, se puedan sostener las diferentes actividades que motorizan la producción y que se incentive la generación de empleo

El sector industrial argentino observa con expectativas los pasos que en materia económica se encuentra llevando a cabo la presidencia de Javier Milei.

En ese sentido, la segunda encuesta realizada por la Unión Industrial Argentina (UIA) este año, con consultas a más de 1.200 empresas de diferentes actividades y en distintas zonas del país, dejó como información que se registran caídas de producción y ventas en más de la mitad de las firmas.

El sondeo fue efectuado en la primera quincena de este mes.

Según la información, que se conoció a través de la prensa, economistas vinculados a la UIA vaticinan una profundización de dicha tendencia para los próximos meses, destacándose, también, el incremento de costos para las empresas y especialmente la caída en la demanda de productos.

La UIA también destaca que más del 50% de los entrevistados en la encuesta acusó caídas de producción, mientras que en abril del año pasado esa situación representaba el 35%.

Sólo 12% mostró subas. La disminución en ventas es de 60% en el mercado interno y 37% en exportaciones.

También preocupa a los industriales la pérdida de puestos de trabajo, ya que 24% de las empresas encuestadas informaron caídas en ese punto.

Según la información difundida, se trata de la tercera encuesta consecutiva del sector que evidencia mayor cantidad de firmas que reducen la cantidad de empleados sobre las que lograron ampliarla.

Por añadidura, el estudio también comprobó que 55% de las empresas consultadas haya admitido tener problemas para hacer frente a alguna obligación de pago, como sueldos, proveedores, servicios, impuestos o compromisos financieros.

También se trata de una tendencia creciente según las últimas encuestas del sector industrial del país.

En el área específica de las pymes (pequeñas y medianas empresas) la caída de producción observada asciende a 54%, cuatro puntos más que la media nacional mensurada.

Otro dato a tener en cuenta por tratarse en muchos casos del arranque de la cadena industrial.

Sin embargo, en cuanto a las expectativas la encuesta de la UIA deja algunas lecturas alentadoras, ya que un porcentaje superior al 60% de los empresarios consultados consideró que su situación seguramente mejorará.

Y se pone mayor énfasis cuando de lo que se trata es de opinar sobre lo que vendrá para la Argentina en general, siempre en el plano económico.

Por ello resulta conveniente que la conducción económica nacional busque compatibilizar el necesario saneamiento de las cuentas públicas que lleva a cabo con políticas que permitan que, a la par, se puedan sostener las diferentes actividades que motorizan la producción y que se incentive la generación de empleo, seguramente con una debidamente consensuada reforma laboral aún atrapada en la telaraña de intereses políticos y sindicales.

No es menor aquel dato del optimismo empresario con respecto al futuro que refleja la encuesta entre industriales.

De algún modo corre en sintonía con el pensamiento generalizado aún en un amplio porcentaje de la población argentina, que sigue aceptando, o reconociendo como necesarias, políticas de ajuste que lleva a cabo el actual gobierno nacional.

Es una expectativa por una mejora en el nivel de vida en un plazo no muy lejano que las autoridades nacionales deben tomar como base de su plan de acción.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA