Uber: en dos años ya concentra más del 30% del mercado local de movilidad

En estos 24 meses, unas 230 mil personas hicieron al menos un viaje con Uber y la puntuación promedio para los conductores fue de 4,95 (de 5), la más alta del país.
En estos 24 meses, unas 230 mil personas hicieron al menos un viaje con Uber y la puntuación promedio para los conductores fue de 4,95 (de 5), la más alta del país.

En 2018, Mendoza sancionó un marco legal para que las empresas pudieran trabajar en el mercado. En la actualidad, tienen 1.300 “socios” que conviven con los clásicos taxis y remises que, en total, suman 2.000 autos.

El domingo pasado, Uber cumplió dos años en Mendoza. Aunque 7 meses de ese tiempo transcurrieron en pandemia, la plataforma ha seguido creciendo. Desde el gobierno provincial destacan que tanto esta empresa como Cabify han ganado inserción en forma ininterrumpida y constituyen una alternativa para reducir el uso del auto particular y de inserción laboral. En la provincia, hay 1.500 taxis, 500 remises, 1.200 Uber y 600 Cabify habilitados.

Felipe Fernández Aramburu, gerente regional de Uber para el Cono Sur, comentó que el balance de los dos años de haber comenzado las operaciones en la provincia es positivo y arroja que ya cuentan con 1.300 socios conductores y 8,3% son mujeres. Del total, 40% dedica más de 40 horas por semana, lo que implica que generan la mayor parte de sus ingresos a través de la aplicación.

En estos 24 meses, unas 230 mil personas hicieron al menos un viaje con Uber y la puntuación promedio para los conductores fue de 4,95 (de 5), la más alta del país. El servicio se fue expandiendo en los departamentos del Gran Mendoza, pero aún no ha llegado a otras partes de la provincia ya que, si bien está habilitado por ley (excepto en el sur), no hay un número significativo de socios conductores.

La empresa tiene la mira puesta en empezar a funcionar pronto en San Rafael. Sin embargo, cuando se aplicó la ley de movilidad provincial, no se extendió la habilitación del transporte a través de plataformas electrónicas al sur provincial. El secretario de Servicios Públicos, Natalio Mema, explicó que en su momento quisieron medir el impacto del servicio en el Gran Mendoza y alrededores, mientras en el sur los taxistas comenzaron a trabajar con la aplicación Tango Taxi.

Como, además, por la cuarentena, se ha reducido considerablemente el número de viajes, el gobierno provincial prefiere, por el momento, mantener esta situación y Mema señaló que aún no hay una fecha definida para habilitar a Uber y Cabify -u otra plataforma similar- a operar en el sur.

Fernández Aramburu comentó que aún se puede seguir reforzando el servicio donde tienen permitido trabajar y que, cuando regrese el turismo, esperan tener presencia en el Valle de Uco. Asimismo, reconoció el avance que significó la aprobación de la ley de movilidad, en 2018, que les permitió contar con reglas claras, como también el hecho de que se les habilitara un puesto fijo en el aeropuerto. “Para nosotros Mendoza ha sido un foco estratégico en el país”, indicó.

Nuevos servicios

Como era de esperarse, el paro abrupto de actividades a partir de fines de marzo resultó en una caída del 80% en los viajes. Sin embargo, Uber respondió a las nuevas condiciones con el lanzamiento de productos: Flash, que consiste en el uso de vehículos para el envío de paquetes; Medics, que ofrece transporte al personal de salud; y Essential, para los trabajadores de los sectores considerados esenciales.

El gerente regional de Uber para el Cono Sur detalló que atravesaron tres etapas. Una, de pedir a la gente que se quedara en casa. Otra, de adaptación a las nuevas formas de movilizarse. Y la tercera, que comenzó a medida que las ciudades se fueron abriendo y que incluye funcionalidades para responder a las nuevas demandas, como la verificación a través de selfies de que tanto el conductor como el pasajero llevan barbijo.

Asimismo, en las próximas semanas tienen previsto lanzar en varias ciudades del país, incluida Mendoza, Uber Flash Bikes. Se trataría del mismo servicio que Flash, pero para paquetes más pequeños, distancias más cortas y, por supuesto, un precio más económico. El delivery se hará con motos y bicicletas, y será una opción no sólo para muchas pymes que quieren enviar sus productos a los clientes, sino también para quienes trabajaban en Uber Eats –el delivery de comidas-, que la empresa decidió abandonar.

Los repartidores de Eats dejarán de trabajar el 22 de noviembre y se les dará un incentivo económico durante dos semanas para facilitar la transición. Desde la empresa esperan que un número importante de ellos se sume a Flash Bikes. Fernández Aramburu resaltó que, a diferencia de Uber Eats, que generaba viajes concentrados en el mediodía y la noche, Uber Flash Bikes permitiría que la demanda se mantenga constante durante la jornada.

Aunque hasta ahora, los viajes de Uber Flash se concentraron en momentos específicos, como el Día del Padre, el Día de las Infancias y el Día de la Madre, ya que los usuarios recurrieron al servicio para enviar los regalos, también se utilizan para cumpleaños y otros envíos, como elementos de primera necesidad (alcohol en gel, barbijos, medicamentos) y de trabajo (notebooks, cargadores). Si bien esto responde sin duda a una necesidad en el contexto de pandemia, 9 de cada 10 usuarios afirman que lo seguirán usando después de que termine la cuarentena.

Perspectivas

Felipe Fernández Aramburu mencionó que, una vez que se sigan habilitando actividades, tienen previsto ofrecer la posibilidad de conectar Uber con el transporte público a través de la aplicación, de manera que el usuario pueda bajarse del auto y utilizar un colectivo (o a la inversa). Y también apuntan a seguir ganando territorio.

En cuanto a la movilización que realizaron los socios conductores el lunes pasado, para reclamar que la rentabilidad que tienen hoy es inferior a la del año pasado, respondió que la empresa sigue muy de cerca la evolución de los precios de referencia en cada ciudad y cómo se comporta la demanda. Asimismo, detalló que aplicaron un aumento del 20% en agosto y otro idéntico en setiembre, lo que arroja un 44% de variación acumulada. Añadió que una persona que dedica más de 30 horas a la semana a manejar para la aplicación, genera $ 60 mil por mes.

Natalio Mema, secretario de Servicios Públicos, recordó que, en un primer momento, como había mucha expectativa, la demanda superó a la oferta de estas plataformas electrónicas para viajes, sobre todo porque se reguló y se plantearon requisitos para la habilitación. Pero desde entonces, han ido creciendo todos los meses, ininterrumpidamente y resaltó que han seguido otorgando altas durante la cuarentena.

Mema comentó que Uber ha llegado a los 2,4 millones de viajes en la provincia y Cabify está cerca del millón. También resaltó que los vehículos no pueden tener una antigüedad mayor a cinco años y que las plataformas aseguran un buen servicio a través de la calificación del conductor por parte del usuario.

El funcionario destacó que, por un lado, ofrecen una herramienta más de movilidad para la provincia, de manera que el usuario pueda evitar el uso del auto particular. Por otra, constituyen una fuente de ingresos, ya sea extra o principal, para un buen número de mendocinos. Asimismo, indicó que la mayoría de los usuarios de Uber y Cabify no tienen dentro de sus opciones al taxi, pero sí han utilizado estos servicios en otros lugares, por lo que ambas posibilidades se complementan. Así, consideró que se cumplió con el objetivo que se fijaron a la hora de plantear la ley de movilidad –que recibió aportes de otras fuerzas políticas-: generar una regulación para que no haya competencia desleal para otros medios de transporte, ni tampoco desvirtuar la naturaleza de la actividad de estas plataformas.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA