Por exportaciones récord, el superávit comercial vuelve a crecer tras cinco meses de caída

El buque Transcura partió el del puerto de Buenos Aires el pasado 10 de septiembre (Gentileza La Nación)
El buque Transcura partió el del puerto de Buenos Aires el pasado 10 de septiembre (Gentileza La Nación)

El flujo comercial de Argentina con el mundo fue el más alto de la historia para un mes de febrero. Estiman que el superávit alcanzará los 12.000 millones de dólares este año.

El superávit comercial de la Argentina venía achicándose desde hacía cinco meses pero en febrero cortó esa racha y volvió a crecer impulsado por un récord de exportaciones, aunque el déficit energético planteo serias dudas para el balance del 2022.

En el segundo mes del año, el superávit comercial alcanzó el valor más alto de los últimos cuatro meses con 809 millones de dólares. En el mismo mes del año pasado, había sido de 1.062 millones.

Las exportaciones argentinas al resto del mundo crecieron 34,9% anual y alcanzaron los 6.443 millones de dólares. Es el nivel más alto en la historia para el segundo mes del año, señaló la consultora Abeceb en un análisis.

El gran impulso que han tomado las exportaciones en febrero estuvo explicado en mayor medida por el aumento de los precios (+20,4% anual) que de las cantidades (12% anual).

Las importaciones, en tanto, saltaron 51,7% y volvieron a acelerarse, alcanzando los 5.634 millones respectivamente.

En consecuencia, el flujo comercial aumentó un 42,3% anual llegando a los 12.077 millones de dólares y se estableció como la cifra históricamente más elevada para el segundo mes del año.

Perspectivas 2022

Con vistas a los próximos meses, el estallido del conflicto bélico entre Rusia y Ucrania alteró profundamente la geopolítica a nivel global instaurando el fantasma de una estanflación con impacto cuasi directo en nuestro comercio internacional, dijo Abeceb.

Y consideró que, en este sentido, si bien los elevados precios de las commodities podrían beneficiar a las exportaciones del agro, habrá que monitorear los efectos netos de la guerra sobre la economía mundial, dado que ya se prevé una mayor moderación en el crecimiento global.

Según la OCDE, el crecimiento previamente estimado podría reducirse en 1 punto porcentual. Los mayores riesgos están sobre la Zona Euro y China. Al efecto de la guerra se le suman los rebrotes de Covid-19 en el gigante asiático.

La consultora que pertenece al exministro de Producción del macrismo Dante Sica, indicó que hay posible “efectos contagio” de lo que ocurra en Europa y China hacia otros países.

“Se estima que el conflicto también retrasará la normalización de las cadenas de suministro globales que aún siguen golpeadas por el lock out producto del COVID-19, la crisis energética de 2021 y la continuidad de las medidas de aislamiento ante lo rebrotes en Asia; factor que sin dudas aumentará la frecuencia de retrasos y elevará los costos de la logística a nivel internacional”, dijo Abeceb.

Por su parte, pese a que el balance sería positivo para las exportaciones totales, aquel efecto se vería prácticamente compensado por el aumento del costo de la energía y los combustibles que impulsaría al alza el déficit comercial energético, señaló la consultora.

Dicho de otra manera, a pesar de contar con la segunda reserva de gas a nivel mundial en Neuquén, Argentina multiplicará sus gastos en la importación de tal producto debido a la falta de inversiones para desarrollar la infraestructura necesaria para su extracción.

En conclusión, Abeceb proyectó un saldo comercial en torno a los 12.000 millones de dólares para 2022, inferior a los 14.750 millones de dólares de 2021.

Eso surgiría de unas exportaciones levemente por encima de las de 2021 y unas importaciones creciendo a un mayor ritmo ante las necesidades que impone la recuperación de la economía, aunque limitadas por restricciones impuestas para cumplir con la meta de acumulación de Reservas Internacionales Netas acordada con el FMI.

“Hacia adelante, habrá que seguir de cerca la evolución de los precios de los commodities y la energía; el desenvolvimiento del conflicto entre Ucrania y Rusia; el ritmo de recuperación de la economía global; la dinámica del Real y la actividad en Brasil; y las decisiones de política monetaria que tome la FED”, indicó la consultora.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA