Mendoza fondeará con 600 millones de pesos la lucha contra la Lobesia botrana

Mendoza fondeará con 600 millones de pesos la lucha contra la Lobesia botrana
La presente campaña contra la polilla de la vid tendrá un costo, entre insumos y servicios, cercano a los 1.500 millones de pesos.

La provincia asumirá el costo de la primera etapa de los trabajos de combate contra la polilla de la vid.

Con un presupuesto de 600 millones de pesos y apurados por la biología, la provincia comienza a instrumentar las medidas necesarias para comenzar la campaña de lucha contra la Lobesia Botrana. El combate tendrá un costo, entre insumos y servicios, cercano a los 1.500 millones de pesos. Además se trabaja en un proyecto de ley, que será remitido al Congreso y en el cual se le planteará al Gobierno nacional la eximición del pago del IVA en el Seguro Agrícola (unos $180 millones aproximadamente) para volcar esos recursos a la lucha contra la polilla de la vid.

El martes salió a licitación el pliego para la compra de los materiales para el primer vuelo de la temporada, sin conocer aún si desde la Nación se remitirá una partida para profundizar estas acciones. Si bien en Mendoza la plaga de la polilla de la vid está bajo control y en las últimas temporadas no hubo grandes pérdidas económicas, no ha dejado de ser un peligro latente. Desde los últimos años, saber cómo se integrarán los fondos para iniciar el ciclo sanitario es uno de los temas clave que plantea la agenda productiva.

Recordemos que el año pasado a fines de mayo los productores le pidieron a la Nación un canal de diálogo para poder trabajar sobre una agenda en común para saldar este y otros problemas; fue mediante una videoconferencia con el ministro de Agricultura Luis Basterra, en la que participaron representantes de Coviar, INTA, INV, y también el ministro de Economía de Mendoza, Enrique Vaquié; el funcionario, a partir de junio, ha cruzado varias notas a Basterra buscando una respuesta para el inicio de la temporada.

La incertidumbre causa daños

Con la participación del Iscamen –organismo rector del Programa “Control y Erradicación de Lobesia Botrana”- se está trabajando en una normativa que será remitida a la legislatura y en un proyecto de ley para el Congreso de la Nación. La Provincia le pide a la Nación que integre fondos al presupuesto para la lucha sanitaria (de acuerdo a la ley nacional 27.227, el Senasa es el organismo de control y aplicación del Programa Nacional de Prevención y Erradicación de Lobesia), junto a la eximición del IVA en el Seguro Agrícola ($180 millones aproximadamente) para volcarlos a la lucha contra la polilla de la vid.

“No podemos llegar, como sucede desde hace varios años, al mes de agosto sin saber si habrá campaña o cuántos recursos para combatir la Lobesia. Las fábricas de insumos están en el exterior y tenemos que tener la previsión necesaria para pedirlos y que nos tengan en cuenta para su fabricación. Sino, después tenemos que reemplazar esos insumos –de una probada eficacia-, por insecticidas u otros productos que son complementos pero no la principal herramienta para el control de la plaga”, explicó el presidente del Iscamen, Alejandro Molero.

“Cuando estamos hablando de biología no podemos esperar a que se postergue o que lleguen los fondos a fines de setiembre, el ciclo biológico de la polilla es uno solo. Las herramientas hay que aplicarla en el momento indicado, es un proceso científico que se estudia durante todo el año. Parece que desde Nación no se entiende así y esto va en detrimento del sector productivo más importante de la provincia, es por eso que estamos sumamente preocupados”, agregó Molero.

Números a tener en cuenta

Mientras Senasa prorrogó hasta el 31 de agosto la inscripción en el Sistema de Medidas Integradas (SMI) de productores de uva en fresco de Mendoza y San Juan que deseen comercializar en las provincias que no integran las regiones de Patagonia, Cuyo y Noroeste. En la provincia se presupuesta el costo de la campaña sanitaria contra la Lobesia, que según fuentes de gobierno rondaría los 1.500 millones de pesos (entre insumos y servicios); a lo que habría que sumar el aporte de Iscamen en personal, vehículos y logística (para el monitoreo y seguimiento de la campaña), por otros 500 millones de pesos.

Los marcos regulatorios dejaron de estar en vigencia, por lo cual desde el gobierno provincial se comenzó a trabajar en una normativa que ingresaría en la legislatura; plantearía el fondeo del programa de lucha contra la Lobesía y fijaría pautas de acción. Sobre el pedido a la Nación y su afectación, Molero comentó: “Recuperar el IVA del seguro agrícola nos ayudaría a tener un piso desde donde empezar a construir cada campaña, esto puede ser un aporte importante y nos obliga a rediscutir los impuestos aplicados a la producción y su afectación”.

Desde el sector profesional explicaron cual es la urgencia de comenzar la campaña sanitaria. Un ingeniero agrónomo contó que si se trabajara con difusores, los mismos tendrían que estar colocados, porque los trabajos comenzarían a fines de agosto; en caso contrario una vez que brota la viña y el racimo tiene 5 cm de elongación, es cuando se hace la primera aplicación con químicos, en forma aérea o terrestre. Mientras que al referirse a las feromonas, destacó que a más tardar el 10 de setiembre tendría que estar colgadas y la primera aplicación química sería entre el 5 y 10 de octubre.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA