Mario Groisman: “Queremos internacionalizar la compañía en todas sus actividades”

Entrevista a Mario Groisman, empresario inmobiliario. / Foto: Marcelo Rolland
Entrevista a Mario Groisman, empresario inmobiliario. / Foto: Marcelo Rolland

El CEO de Grupo Presidente habló sobre inversiones y objetivos que persiguen a futuro, sobre lo 50 años de la empresa y las oportunidades de crecimiento. Palmares Valley, ciudad nueva.

El Grupo Presidente, que fue fundado y es dirigido por el ingeniero Mario Groisman, en 2021 cumple 50 años de actividad en Mendoza, San Juan y Chile. La compañía, abocada al desarrollo inmobiliario y a la construcción, encontró en la diversificación de negocios una posibilidad para potenciar su crecimiento. El nombre Palmares, como barrio exclusivo y centro comercial, es una de las marcas que ha impuesto en la sociedad mendocina. En la actualidad, uno de los principales objetivos de la compañía es internacionalizarse. “Lo mejor está por venir”, es una de las frases preferidas de Groisman.

La charla –a media mañana- se realizó vía zoom. El ingeniero recientemente ha llegado de viaje y cumple con la cuarentena obligatoria. “El lunes regresé de California. Fue un viaje interesante porque pude mezclar trabajo y algo de paseo. Fui por unos proyectos en los que vamos a incursionar y también por un poco de distracción”, contó el empresario.

-¿Construcción o vinos?

-El viaje a California está relacionado con los agronegocios. Visité una universidad en el centro para charlar con los especialistas sobre el tema. Vamos a ampliar nuestra oferta de frutos secos. Como toda reunión o viaje, uno siempre se trae beneficios de conocimiento. Ahora los pondremos sobre la mesa y estudiaremos en forma interna en la empresa. Nuestra idea es seguir potenciando las inversiones en el sector y ampliar nuestra a cartera de productos.

-¿Hacia dónde extenderá estas inversiones?

-Estas inversiones serían en San Juan con el objetivo de llegar al mercado mundial como ya lo hacemos con las nueces. Prácticamente exportamos el 100% de lo que producimos. En una primera etapa desarrollaríamos 250 hectáreas de cultivo para llegar hasta las 500 hectáreas. Pensarás que somos un jugador importante, pero en Estados Unidos vi plantaciones de 3.000 hectáreas. En este negocio es importante tener calidad y un buen volumen para vender. Si no, se transforma en un negocio familiar y está lejos del deseo de la compañía. Actualmente somos el tercer exportador de nueces de la Argentina.

Estamos muy entusiasmados con el proyecto de frutos secos. Desde hace tres años realizamos ensayos en el terreno y hemos obtenido resultados para estudiar y plantearnos la velocidad de las inversiones principales.

-¿Es parte de los festejos por los 50 años de la empresa?

-Festejamos por todo lo que pasó pero nos entusiasma lo que vamos a hacer hacia adelante. El 2 de mayo de 1971, nació la empresa mientras estaba estudiando ingeniería en la universidad, cuando comencé con mi primera obra. Es un motivo de celebración por todo lo que ha pasado, por todo lo que hemos podido crecer como compañía, pero celebramos ante todo por los nuevos proyectos que vamos a desarrollar. Para eso nos hemos preparando desde hace un par de años, por el deseo de seguir creciendo.

- Ha señalado en reiteradas ocasiones que “Siempre lo mejor es lo que está por venir” ¿Cuáles son esos proyectos que están trabajando?

-El desafío es parte de nuestro ADN y los aplicamos a la actividad que realizamos. Proyectamos crecimiento en todos los sectores en los que trabajamos.

Estamos incorporando gente joven para poder realizar el recambio generacional, que tiene que ver con la vida de cualquier empresa. Tenemos muy buenas perspectivas de futuro. En cuanto a la diversificación, que comenzamos hace dos décadas, hemos ampliado la mirada y estamos recibiendo sus frutos.

Complementamos la construcción, que era nuestro principal negocio, con otros, lo que implicó tener más conocimiento y aprender de nuestros errores y aciertos. El conocimiento de las distintas actividades es uno de nuestros principales capitales.

-¿Sobre los viñedos tienen algún plan?

-No. En el caso de los viñedos aún no. En la actualidad tenemos 350 hectáreas implantas entre Mendoza y San Juan, pero tendríamos que dar el segundo paso e incursionar en marcas y en el retail. Observamos que era un tiempo demasiado largo y llegamos a un acuerdo con Peñaflor por diez años. Hoy somos un proveedor importante de uva. Ellos están conformes y nosotros también.

-Este año estrenarán la ampliación en Palmares. ¿Qué más tiene pensado para el mall?

-A fin de año inauguraremos 3.000 m2 más en Palmares. Es una oferta más que agregaremos para el visitante. En este momento, después de la pandemia, debemos ser uno de los pocos centros comerciales que tiene una tasa de vacancia cero e inclusive estamos ampliando su superficie comercial. Proyectamos abrir los nuevos locales en noviembre. Tenemos un 80% comercializado y estamos haciendo una curaduría de las actividades y empresas que se van a instalar.

-¿Cuál es el secreto de Palmares?

-Una de las características de la compañía es que se permite evolucionar. Sin exagerar, Palmares pasó de ser una galería comercial a un centro de servicios, al que nosotros llamamos distrito. ¿Qué significa esto? Hace siete años comenzamos a pensar en que el visitante tenía que cubrir alguna de sus necesidades en Palmares y armamos una pequeña ciudad. Tenemos un centro financiero, una universidad, oficinas, un centro médico (que atiende a 23.000 pacientes por mes), un sector de retail, de entretenimiento y uno de gastronomía -en el que somos líderes- con 23 propuestas de restaurantes. El visitante puede elegir dentro de una gran variedad de ofertas que están en un mismo lugar. Ése fue el objetivo y en la actualidad tenemos pedidos de lugar. Eso muestra que el camino recorrido ha sido el correcto. El centro comercial va a seguir ampliándose. Tenemos tierra y permisos para próximas etapas.

-¿Y en el sector habitacional?

-En Palmares Valley, que es un proyecto de desarrollo de una ciudad nueva a veinte años, estamos construyendo un edificio de oficinas muy importante que terminaremos el año que viene y comenzaremos, con una arquitectura muy novedosa, dos edificios de vivienda. Esta pandemia ha provocado cambios en el diseño habitacional y los propietarios ponderan los espacios verdes, el aire y la luz. También hemos incorporado a los departamentos un espacio destinado al home office, además de otras variaciones.

-¿Cómo se planea la vida post pandemia?

-Este viaje me sirvió para observar. Disfruto mucho ver otras realidades y de aprender de la experiencia. En California, el 15 de junio terminaron las restricciones y verdaderamente noté que la gente estaba necesitando poner fin al año y medio de encierro. Lo vi en el turismo, en la hotelería (el precio de las habitaciones había aumentado por la explosión de la demanda), el movimiento era sobresaliente. La gente hacía una vida casi normal. Creo que aquí ocurrirá lo mismo cuando avancemos en la doble vacunación. Cuando tengamos un 80% de la población vacunada, volverá la normalidad. Fue interesante, porque pude observar el fin de una pandemia.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA