La lucha antigranizo, entre los aviones, la malla o el seguro

El debate sobre la eficacia del sistema de mitigación de tormentas divide opiniones entre expertos y productores. El gobierno evalúa alternativas para “resguardar” la cosecha.

Según datos de Contingencias Climáticas durante la campaña 2022-2023 fueron afectadas 14.647 hectáreas al 100% por el granizo.
Según datos de Contingencias Climáticas durante la campaña 2022-2023 fueron afectadas 14.647 hectáreas al 100% por el granizo.

Si bien dejar los aviones en tierra de forma permanente y redirigir los fondos es una posibilidad, en la actualidad “el sistema de lucha antigranizo se encuentra en estudio”, comentaron altas fuentes de Gobierno. La efectividad del ataque aéreo, ligada a las variables climáticas y al alto costo de su implementación, está en análisis. En Mendoza, la continuidad de la mitigación de las tormentas graniceras ha dividido opiniones entre los distintos actores del sector agrícola.

Este sistema es crucial para proteger los cultivos sensibles ante “la caída de una manga de piedra”. Según datos que fueron relevados por la Dirección de Contingencias Climáticas (DCC), durante la campaña 2022-2023 fueron afectadas 14.647 hectáreas al 100% por el granizo; un 34% del pico alcanzado en la campaña 1999-2000, cuando 42.114 ha sufrieron daños.

Información para tomar decisiones

Mauro Sosa, Director Ejecutivo del Centro de Viñateros y Bodegueros del Este, expresó su preocupación por las especulaciones sobre posibles cambios en el sistema de defensa contra el granizo. “Hemos solicitado información al Gobierno para poder analizar de antemano las consultas que entendemos deben llevarse adelante próximamente”, comentó Sosa.

De acuerdo al comentario del ejecutivo, buscan evaluar de manera informada las propuestas que podrían afectar la protección de los cultivos.

Por su parte, desde la Asociación de Cooperativas Vitivinícolas (ACOVI), su titular, Fabián Ruggeri, reconoció la actual complejidad del sistema, destacando que, “si bien tiene deficiencias, ha sido crucial en la mitigación de los daños provocados por las tormentas de granizo”.

Sin embargo, Ruggeri instó a ser cautelosos antes de considerar su eliminación, abogando por mejoras que fortalezcan su eficacia en lugar de su eliminación completa. “Es un sistema que está funcionando, que tiene sus ineficiencias, pero es lo que tenemos. Seamos cautos en el análisis, propongamos algo que sea superador y avancemos”.

Por su parte, Fernando Cordero, referente de agricultura de la Cámara de Comercio de General Alvear, subrayó la necesidad de un análisis detenido antes de tomar una decisión drástica.

Aseguró que se están llevando a cabo discusiones internas para definir cual será la postura de la Cámara en relación con este tema. “Lo hemos tratado en la comisión directiva, ahora lo plantearemos con la especifica, con nuestros asociados, que son agricultores, para establecer nuestra postura como Cámara”.

Aviones de la lucha antigranizo. "No comprendemos cómo se puede poner en duda el funcionamiento del sistema de mitigación”, señaló el sanrafaelino Mauricio Marín.
Aviones de la lucha antigranizo. "No comprendemos cómo se puede poner en duda el funcionamiento del sistema de mitigación”, señaló el sanrafaelino Mauricio Marín.

El impacto transversal

Mauricio Marín, de la Cámara de Comercio, Industria y Agropecuaria de San Rafael (CCIA), enfatizó que cualquier cambio debe considerar el consenso y el impacto transversal en todas las actividades económicas locales, no solo en la agricultura.

“El sistema de mitigación de granizo, como cualquier sistema de defensa, su efectividad es relativa a una serie de variables que se ponderan en el entorno, siendo ‘el sistema’ solo una variable más entre muchas, que no tiene la capacidad de dominar absolutamente sobre el resto. Por ello, no existe un sistema que sea un 100% efectivo”.

“No podemos esperar que no caiga granizo porque hay un sistema que busca mitigarlo. Lo que sí podemos esperar es que se debilite la intensidad de una tormenta”, explicó Marín. Además, destacó que las ‘mangas de piedra’ que ocurrían frecuentemente en los veranos destruían cultivos, techos, vehículos, etc., y “no hemos vuelto a ver esa magnitud de tormentas (a pesar del efecto del cambio climático que las hace más severas). No comprendemos cómo se puede poner en duda el funcionamiento del sistema de mitigación”, señaló.

El dirigente remarcó además que desde la Cámara sanrafaelina se ha analizado durante años el funcionamiento del sistema de mitigación del granizo “y se ha debatido entre los integrantes de todos los sectores (productivos, industriales, comerciales y turísticos) cambios de escenarios del sistema, y nunca se avalaría una decisión que disminuya la acción de mitigar los efectos del granizo...”.

Para Mauricio Marín, una acción que busque eliminar la mitigación de las tormentas “no tiene licencia social entre los socios de esta Cámara, y nos hacemos eco de su voluntad, defendiendo la continuidad y constante mejora del sistema”, concluyó.

La malla antigranizo como una opción estructural en las fincas.
La malla antigranizo como una opción estructural en las fincas.

Mallas antigranizo como opción

Diego Stortini, integrante de la especifica de agricultura de la Cámara de Comercio, Industria, Agricultura y Turismo de Tunuyán (CIAT), proporcionó una perspectiva crítica, comparando el sistema aéreo con alternativas como el uso de mallas antigranizo.

El propietario de viñedos en el Valle de Uco, señaló que “la malla antigranizo en los cultivos agrícolas te lleva a una probabilidad de éxito muy cercana al 100%. Es decir, a una efectividad casi plena. Si hubieras tenido tela en los últimos 15 años, probablemente hubieras salvado casi toda la producción de todos estos años”.

Las voces de los agricultores son unánimes en su llamado a una revisión cuidadosa y a la búsqueda de soluciones que no comprometan la seguridad de las cosechas.

Al ser consultado el vicepresidente de la Federación economía de Mendoza (FEM) si ¿hay que eliminar el sistema?, el dirigente comentó que por el riesgo de pasar a un sistema de seguro agrícola significaría una prima muy alta para los productores. “Para recuperar el costo invertido en la finca, la prima sería altísima por el riesgo de accidente climatológico”.

Diego Stortini concluyó que “Es difícil decir que el sistema de aviones no funciona, al menos para mí, pero sí creo que está bien reemplazar este modelo por otro donde el dinero de los contribuyentes vaya a un gasto seguro y reembolsable en algún momento para el Estado”.

Seguí leyendo

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA