Con más de 160 locales, la Terminal Mendoza crece como un importante centro comercial

A un mes e la inauguración del Ala Este, el espacio emerge como un destino de compras y de servicios para el 1.5 millones de personas que transitan por la estación en forma anual.

El ala Este de la Terminal de ómnibus tiene un centro comercial además de las oficinas de venta de pasajes. / Foto: Marcelo Rolland / Los Andes
El ala Este de la Terminal de ómnibus tiene un centro comercial además de las oficinas de venta de pasajes. / Foto: Marcelo Rolland / Los Andes

El espacio se ha transformado en una “experiencia” diferente. Lo que apenas era un esqueleto desnudo y un proyecto ambicioso, desde hace un poco más de un mes, es una realidad concreta. Un ambiente, de corte moderno, que a un mes de su inauguración sigue despertando sorpresa entre los pasajeros habituales que transitan por el Ala Este de la Terminal Mendoza.

“Hemos concluido con la tercera etapa del proyecto integral de refuncionalización”, comentó Gonzalo Labari, gerente de la estación que recibe a 1,5 millones de personas por mes. Mientras afuera, la nueva fachada de lineas rectas, sobre calle Alberdi, de Guaymallén, gobierna la vista de la playa de estacionamiento y canteros de césped. En el interior, hay 52 locales comerciales de distintos rubros: desde las boleterías interurbanas y los despachos de encomiendas hasta los mostradores dispuestos por emprendedores y marcas locales.

El verdadero cambio radica en la transformación de la terminal en un centro comercial. Un paseo con más de 160 locales operativos y una variedad de propuestas atractivas; se espera que la estación se convierta en un destino de compras y entretenimiento tanto para el público local como para los turistas. En un lugar próximo, para ‘hacer vida’, como los dos habitantes de una de las mesas de café, que utilizan el espacio como un coworking.

“Cuando se termine la obra, el Ala Oeste va a contar con un patio de comida, un sector de juegos para niños y locales comerciales”, señaló Labari sobre el último eslabón de este plan “integral”.

El ala este de la Terminal de ómnibus tiene un centro comercial además de las oficinas de venta de pasajes. Foto: Marcelo Rolland / Los Andes
El ala este de la Terminal de ómnibus tiene un centro comercial además de las oficinas de venta de pasajes. Foto: Marcelo Rolland / Los Andes

Un punto de referencia

El proyecto global contempla la intervención de todas las naves del edificio construido en la década de 1970; el objetivo es claro: convertir este espacio en un destino en sí mismo donde el público pueda disfrutar de una amplia gama de servicios. “Estamos seguros de que la terminal se convertirá en un verdadero punto de referencia en la ciudad, en un lugar donde todos querrán estar”, aclaró el gerente de la Terminal Mendoza.

La idea es que la terminal no sea solo un lugar de tránsito, sino un punto de encuentro para la comunidad”, señala el responsable del gerenciamiento. “Estamos trabajando en diferentes líneas para lograrlo. Por un lado, nos enfocamos en mejorar la experiencia de los usuarios, con servicios de calidad y asegurando su seguridad en todo momento. Por el otro, potenciando la oferta comercial y gastronómica, incorporando marcas locales y atrayendo a un público más amplio”, puntualizó Labari.

“Hemos trabajado con los empresarios locales para asegurarnos de que sus negocios tengan éxito”, sostiene con entusiasmo el ejecutivo; un dato de referencia, que maneja la administración, es que allí convergen unos 23.000 colectivos por mes. “Queremos diferenciarnos de otros centros comerciales ofreciendo una experiencia única y auténtica”, explica el gerente.

“Estamos apostando por marcas locales y productos típicos de la región. Queremos que los visitantes se sientan parte y puedan disfrutar de todo lo que Mendoza tiene para ofrecer”. La inclusión de marcas mendocinas en la oferta comercial es uno de los aspectos más destacados de este espacio. Desde cafeterías, pasando por tiendas de productos regionales, se ha buscado promover y apoyar la propuesta de los emprendedores locales, ofreciéndoles un espacio de privilegio para dar a conocer sus productos y servicios.

Queremos darle una impronta de Mendoza y en ese camino se han incorporado Chocolezza, La Cabaña, Entre Dos, en el Ala que inauguramos tiene su espacio la cafetería Nüss, la heladería Lo Moro... optamos siempre en el criterio de selección por las marcas que han nacido en Mendoza”, puntualizó el ejecutivo.

En el paseo, también ocupan un lugar destacado las marquesinas naranjas de Romoli, una de las tradicionales tiendas de artículos para bebes del centro, y de la librería y tienda de música Le Club.

El ala este de la Terminal de ómnibus tiene un centro comercial además de las oficinas de venta de pasajes. Foto: Marcelo Rolland / Los Andes
El ala este de la Terminal de ómnibus tiene un centro comercial además de las oficinas de venta de pasajes. Foto: Marcelo Rolland / Los Andes

Construir una experiencia de usuario

La remodelación ofrece un área de servicios sanitarios para hombres, mujeres, discapacitados y también un baño exclusivo para familias; duchas individuales y privadas, para los pasajeros, con detales de hotelería; un sector especial para lactancia y cambiador de bebés. Las renovación contemplo servicios de calefacción y aire acondicionado. “Uno de los pilares es el servicio, el confort del usuario, construir una experiencia de usuario diferente”, concluyó Gastón Labari.

En la playa de estacionamiento de calle Alberdi, parte una camioneta que cumple con el servicio de entrega, de última milla. Mientras que en las boleterías la gente va agilizando sus trámites, detrás del mostrador de una chocolatería, Luciana está atenta a los movimientos de sus potenciales clientes. Hace poco más de un mes que han inaugurado este local, ella comentó: “Por ahí las mañanas son un poco más tranquilas, pero las tardes son más fuertes en ventas. Hay más movimiento los fines de semana”.

La gente aprovecha este espacios para hacer tiempo, para pasear, para curiosear en los locales, como el que tiene Zika, una casa de artículos regionales que desde hace muchos años trabaja en el Ala Oeste de la Terminal y que en la nave de enfrente ha renovado su propuesta. A mitad de la galería, un negocio llama la atención por su propuesta dulce aggiornada con aires de campo, música suave y un aroma distintivo. “El negocio ha sido muy bien recibido, a los clientes les gusta el local porque se sienten cómodos”, explicó Ariel.

Se trata de Dulce de Leche & Co, que nació en Tandil, en 2016, y que desembarcó en Mendoza. La marca, que el año pasado se alzó con el premio al mejor dulce de leche de la feria gastronómica Camino y Sabores, en la terminal tiene su primer punto de venta en la región. Desde su inauguración hace apenas un mes y medio, el local propone a los visitantes un ambiente cálido y “La idea es que nuestros clientes vivan una experiencia sensorial en cada visita. Le ofrecemos la oportunidad de degustación, se enseña al cliente qué es el dulce de leche y qué lo hace tan particular, qué diferencia a cada producto”, explica el especialista en sistemas que encontró en la gastronomía una canal para emprender.

“Esta es mi primera experiencia en ese rubro y aposté por la Terminal, porque es un buen punto para que la gente vea nuestros productos. Nos conozca”, completa el vendedor del dulce de leche que el año pasado fue premiado como el mejor del país. En el entorno, con un packaging muy cuidado deja verse la etiqueta con una escarapela argentina, un listón que también hace referencia a nuestra tradición.

Seguí leyendo

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA