Empleo: las grandes disparidades del mercado laboral mendocino

El sur provincial y el Gran Mendoza fueron protagonistas de la recuperación del empleo en el último año.
El sur provincial y el Gran Mendoza fueron protagonistas de la recuperación del empleo en el último año.

La tendencia general es creciente, pero hay zonas y sectores puntuales que han perdido participación durante el último año.

El mercado laboral de Mendoza sufrió un duro golpe durante la pandemia del Covid-19, pero lleva más de un año mostrando señales de recuperación. De hecho, las estadísticas oficiales del Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA) revelan que entre abril de 2021 e igual mes de este año se crearon 8.916 empleos privados en la provincia.

En detalle, se pasó de 261.690 trabajadores formales en el cuarto mes del año pasado a 270.606 empleados este año. Si bien aún no se han recuperado los niveles prepandemia, la tendencia marca un repunte claro, que acumula 15 meses consecutivos de crecimiento.

“La toma de nuevos puestos de trabajo en el sector privado formal demuestra que los empresarios están pensando en que la recuperación del nivel de actividad no es temporaria, sino permanente. Al menos ese es el escenario que se observaba en la primera mitad del año”, explicó Raúl Mercau, director de la carrera de Economía de la Facultad de Ciencias Económicas de la UNCuyo.

Por su parte, Nicolás Aroma, economista asesor del PJ mendocino, consideró que los números generales demuestran que Mendoza está siguiendo al país en el crecimiento sostenido del empleo, aunque a un menor ritmo. “El balance general es bueno, porque la comparación se hace contra 2021, un año en el que ya se había comenzado a recuperar el empleo”, apuntó.

No obstante, la recuperación no ha sido pareja. Los números oficiales exhiben grandes diferencias entre los diferentes sectores y zonas de la provincia. Mientras algunos crecen de forma considerable, otros se están achicando, expulsando a trabajadores del mercado.

Brechas sectoriales

El desempeño del mercado laboral ha sido muy irregular en el último año. Si se hace una división por rama de actividad, se encuentra que, de 20 rubros relevados por el Gobierno, ocho cayeron y doce crecieron en el período analizado.

Lo curioso es que dos de los tres sectores que más aportan al mercado laboral privado mendocino sufrieron una retracción. Se trata de la industria manufacturera, que perdió 585 trabajadores (-1,2%), y la “agricultura y ganadería”, que sufrió una baja de 1.630 empleados formales (-5,7%). En tanto, el comercio, que se ubica segundo en el ranking de cantidad de trabajadores, incorporó a 2.651 personas en el último año, compensando el achicamiento de los otros dos rubros mencionados.

En tanto, el sector que más creció en términos porcentuales fue el de servicios de alojamiento y gastronomía (17% y 1.752 trabajadores), lo cual resulta lógico, teniendo en cuenta que en abril de 2021 el turismo aún estaba muy restringido por las medidas restrictivas aplicadas en el marco de la pandemia. “Todos los sectores vinculados al turismo, incluyendo al comercio, están creciendo este año. Probablemente la tendencia se mantenga”, comentó el economista Carlos Rodríguez.

Se destacó también el sector de la construcción, que alcanzó una variación de 16,9%, que se tradujo en la incorporación de 2.477 empleados formales nuevos. “Es un crecimiento muy marcado, que llama mucho la atención. La mejora se explica por el repunte de la obra pública y por el aumento de la demanda del sector privado, que ve al ladrillo como una forma de ahorro e inversión”, sostuvo Rodríguez.

También compartió su opinión Sebastián Laza, asesor del Ministerio de Economía de Mendoza. El especialista destacó que, de los casi 9.000 puestos de trabajo privados registrados generados (en forma neta) en el último año, más del 90% se explican por comercio, turismo, construcción y actividades administrativas y de apoyo. “En el caso de las TIC, si bien su tasa de crecimiento es muy elevada, al tener bajo peso relativo aún, no tiene gran importancia en términos absolutos”, señaló.

“Llama la atención la industria manufacturera, que destruye puestos de trabajo en términos netos (-1,2% interanual)”, agregó el economista.

Poniendo la lupa dentro de la industria manufacturera, se encuentra que las mayores caídas se dieron en los rubros de elaboración de bebidas (se destruyeron 709 empleos en el último año) y el de elaboración de productos alimenticios (-515). En contra parte, la fabricación de productos de metal generó 259 empleos, siempre hablando del período abril de 2021 vs igual mes de 2022.

Mercau coincidió con sus colegas respecto a la recuperación lógica de los sectores asociados al turismo, pero destacó también a los rubros de “información y comunicaciones” y “servicios profesionales científicos y técnicos”, no solo por el aporte de nuevos empleados -por ahora es relativamente bajo- sino también porque en general se trata de empresas que están apostando al crecimiento del sector en el largo plazo. “Ahí dentro se encuentra por ejemplo el desarrollo software, un sector con alto potencial”, subrayó.

Nicolás Aroma coincidió en que el sector TIC tiene buenas expectativas a futuro y señaló que ya hoy viene creciendo a un ritmo superior al resto de los rubros. “Hay que dedicarle mucha atención a esa rama de actividad, que necesita mucha educación. En mi opinión, el futuro de Mendoza no viene por el lado de los fierros, sino por el lado de la economía del conocimiento”, declaró.

Retomando su lectura, Raúl Mercado consideró importante también analizar la situación particular del comercio, un rubro relacionado a los niveles generales de consumo. Los resultados de ventas tienden a seguir de cerca a los ingresos y en este caso muestran una tendencia de recuperación, al menos hasta el primer semestre”, indicó el director de Economía de la UNCuyo.

Mercado dividido

Aunque el mercado laboral mendocino es uno solo, es innegable que la realidad económica de cada zona geográfica de la provincia es diferente. Por eso, se pueden sacar algunas conclusiones muy interesantes a la hora de analizar el comportamiento del empleo por departamento y región.

Cabe aclarar, que el SIPA elabora una serie estadística con la cantidad de trabajadores por departamento, pero no toma en consideración el domicilio de la empresa contratante, sino el lugar de residencia del trabajador en cuestión. Es decir que, si una persona vive por ejemplo en Godoy Cruz, pero trabaja en Guaymallén, el organismo oficial lo contabiliza como empleado privado de Godoy Cruz. Para atenuar la distorsión estadística, se hizo un análisis por zona geográfica.

Comenzando con el Gran Mendoza, donde se concentran poco más del 80% de los trabajadores de la provincia, se puede observar cierta paridad entre los municipios. Todos crecieron durante los doce meses tomados como referencia, siendo Maipú (2,2% ) el que tuvo la mejora más modesta y Las Heras (6,6%) el que lideró las subas.

Toda la región en forma conjunta logró incorporar a 7.340 trabajadores formales entre abril de 2021 y el cuarto mes de 2022, registrando una suba del 4,4%. Cabe aclarar, que en este caso no se tuvo en cuenta a Lavalle, que por las características de su matriz productiva, fue considerado dentro de la zona Este.

Analizando las estadísticas, Sebastián Laza observó que el empleo en el sector de la construcción creció a dos dígitos en todo el Gran Mendoza, siendo Las Heras el principal, con una mejora del 28% interanual. “Lo mismo pasa con el turismo y gastronomía, mostrando el gran dinamismo de esta área geográfica dentro del agregado provincial”, sostuvo.

Zona Este

En esa región, sí se encontraron grandes disparidades. Mientras Rivadavia (0,1%), Santa Rosa (2,1%) y La Paz (23,7%) crecieron, San Martín (-0,2%), Junín (-1,3%) y Lavalle (-3%) achicaron su mercado laboral formal durante el último año. El resultado de esas disparidades fue un mercado completamente estancado. Sumando a todos los departamentos, se pasó de 33.613 trabajadores en 2021 a 33.616 en 2022, apenas tres personas de diferencia.

Raúl Mercau y Nicolás Aroma asociaron el mal momento de San Martín, Junín y Lavalle al achicamiento del sector agroindustrial. Efectivamente, cuando se analiza qué pasó internamente en esos municipios, se encuentra que el agro perdió 671 empleos formales entre los tres departamentos.

También Carlos Rodríguez coincidió con esa lectura. “Es probable que algunos de los trabajos que se perdieron en realidad hayan pasado a la parte informal. Es algo que sucede dentro de un escenario de bajos precios pagados al productor y un avance de la mecanización”, apuntó.

Valle de Uco

En términos estadísticos, es la región que más intriga generó entre los economistas. Es que Tupungato y San Carlos sufrieron retracciones de 2,6% y 1,6% respectivamente, mientras que Tunuyán cerró el período con un alza del 5,9%, que se tradujo en la incorporación de 484 personas al mercado laboral formal.

Entre los tres departamentos del Valle de Uco sumaron a 233 empleados nuevos (1,2% de crecimiento) en el transcurso de los 12 meses.

Para los economistas consultados, Tunuyán logró hacer la diferencia gracias al turismo. Los expertos aseguran que la actividad se encuentra más desarrollada en ese departamento y las estadísticas confirman que en el último año la cantidad de empleados “turísticos” creció 40% dentro de Tunuyán.

El Sur se destaca

Al igual que en el Gran Mendoza, todos los departamentos del sur provincial lograron agrandar el tamaño del mercado laboral privado registrado durante el último año. En cantidad de personas, la mejora más marcada de registró en San Rafael (954 personas y 4,2% de repunte), pero en términos porcentuales el que más se destacó fue Malargüe, que logró incorporar a 229 trabajadores (7%). Por su parte, General Alvear sumó a 157 empleados formales, lo que significó un incremento del 3,5% en relación a abril del 2021.

Los economistas asocian la buena performance del sur provincial al incremento del turismo en esa zona, algo que confirman las estadísticas internas de cada municipio. En líneas generales, aseguran, los departamentos con más turismo y comercio dentro de la provincia crecieron, mientras que los dependientes del agro, cayeron.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA