El New York Times sobre la inflación en Argentina: “Es una economía imposible de comprender”

El New York Times publicó un artículo sobre la inflación en Argentina: “Es una economía imposible de comprender”. / Foto: Orlando Pelichotti
El New York Times publicó un artículo sobre la inflación en Argentina: “Es una economía imposible de comprender”. / Foto: Orlando Pelichotti

Un equipo del reconocido diario estadounidense pasó dos semanas en Buenos Aires. Visitaron el país para comprender en primera persona el fenómeno de la inflación en el país. Observaron cómo los argentinos se adaptan al constante aumento de precios.

El portal de noticias New York Times publicó en las últimas horas un artículo sobre la inflación argentina en comparativa con el aumento de los precios a nivel mundial. Además, dieron un panorama detallado del valor del peso argentino con respecto a la divisa estadounidense.

“El dólar es rey en Argentina porque el valor del peso argentino se está desintegrando, sobre todo a lo largo del mes pasado. Hace un año, con 180 pesos se podía comprar un dólar en el muy socorrido mercado negro”, dice la noticia.

Al mismo tiempo, el escrito detalla que “ahora hacen falta 298 pesos para adquirir un billete verde. Con el desplome del peso, los precios se han desorbitado para seguir el ritmo. Aquí (Argentina) muchos economistas esperan que la inflación, que este año ya está en 64 por ciento, llegue al 90 por ciento en diciembre. Es una de las peores crisis económicas del país en décadas, y para Argentina eso es mucho decir”.

Por otro lado, los periodistas señalan que “los países de todo el mundo intentan lidiar con el aumento de precios, pero tal vez no haya ninguna economía de importancia que comprenda mejor que Argentina cómo vivir con la inflación. Durante un periodo caótico a finales de los años ochenta, la inflación llegó a un casi increíble 3000 por ciento y la población se precipitó a conseguir víveres antes de que los dependientes armados con las pistolas de etiquetado de precios pudieran recorrer las tiendas. Ahora la alta inflación ha vuelto, excediendo el 30 por ciento cada año desde 2018″.

El New York Times sobre la inflación en Argentina: “Es una economía imposible de comprender”.
El New York Times sobre la inflación en Argentina: “Es una economía imposible de comprender”.

Visita a la Argentina

Para comprender el fenómeno inflacionario, que pareciera único en el mundo, un equipo del New York Timas pasó dos semanas en Buenos Aires. Durante su estadía hablaron con economistas, políticos, granjeros, restauradores, agentes inmobiliarios, peluqueros, taxistas, cambistas, artistas callejeros, vendedores ambulantes y desempleados.

Lo que notaron los periodistas del diario es que “los argentinos han desarrollado una relación muy inusual con su dinero. Gastan sus pesos tan rápido como los obtienen. Compran de todo, desde televisores hasta peladores de patatas, a plazos. No confían en los bancos. Apenas usan los créditos. Y después de años de aumentos constantes de precios, tienen poca idea de cuánto deberían costar las cosas”.

Asimismo expresaron su desconcierto al afirmar que “Argentina muestra que la gente encontrará la manera de adaptarse a los años de alta inflación, viviendo en una economía que es imposible de comprender en casi cualquier otra parte del mundo. La vida es especialmente manejable para quienes tienen los medios para hacer que ese sistema caótico funcione. Pero todas esas sorprendentes soluciones alternativas significan que los pocos que han tenido el poder político, durante los años de dificultades económicas, han pagado un precio real por sus decisiones”.

Inflación autoinflingida

Por otro lado, los redactores señalan que “muchos economistas creen que la inflación de Argentina también es autoinfligida. En resumen, el país gasta mucho más de lo que ingresa para financiar servicios de salud, universidades, energía y transporte público gratuitos o fuertemente subsidiados. Para compensar el déficit, imprime más pesos.

El Fondo Monetario Internacional, al que Argentina le debe 44.000 millones de dólares, le ha pedido al gobierno que reduzca su déficit y apruebe políticas monetarias más estrictas. El miércoles, el nuevo ministro, Sergio Massa, dio uno de los pasos más significativos en años cuando prometió que Argentina dejaría de imprimir pesos para financiar su presupuesto.

Sin embargo, muchos argentinos se mostraron escépticos de que el país estuviera listo para tomar las decisiones difíciles que son necesarias”, indican en el artículo.

“Muchos argentinos han perdido la noción del valor de las cosas", dice el artículo. / Foto: Orlando Pelichotti
“Muchos argentinos han perdido la noción del valor de las cosas", dice el artículo. / Foto: Orlando Pelichotti

No se sabe cuánto salen las cosas

Entre otras cosas, una de las oraciones que más llama la atención del artículo es la siguiente: “muchos argentinos han perdido la noción del valor de las cosas. Los menús de restaurantes cambian constantemente sus precios. Los taxímetros se ajustan con frecuencia. Y, a menudo, las etiquetas de precios están desactualizadas”.

“Los precios fluctúan tanto que en las últimas semanas muchas empresas han detenido las ventas para ver dónde se estabilizan los precios, lo que dificulta encontrar ciertos artículos como aceite de cocina y repuestos para automóviles. Algunos agricultores también se están aferrando a su trigo y soja, apostando a que los precios subirán, y mitigando los beneficios económicos del auge de las materias primas que debería beneficiar a un país exportador como Argentina”, afirman los periodistas.

Por otro lado, el New York Timas sita varios casos particulares de ciudadanos argentinos que cuentan cómo viven su día a día con el aumento de precios. Por mencionar a uno de ellos, Ignacio Jauand es un publicista de 34 años, “compra a plazos todo lo que puede: su cama, su ropa, una PlayStation 5 y un pelador de papas, entre otras cosas”.

“No es que no pueda comprar esos artículos de contado, pero apuesta a que el valor del peso bajará. Si tiene razón, sus pagos finales costarán significativamente menos. Esa apuesta, dijo, siempre ha valido la pena. “Las últimas cuotas que pagué por la televisión o la nevera equivalían a quizás dos o tres combos de McDonald’s”, dice Ignacio al portal de noticias. “Comprando le ganas a la inflación”, agregó.

Ese es el mantra de Argentina. Los pesos se desintegran en su valor, “así que es mejor que los gastes lo más rápido que puedas”, comentan el New York Times.

La gente sale a comer o comprar electrodomésticos, obras de arte o automóviles, mientras que los dueños de las tiendas se abastecen de inventario, apostando a que los precios solo subirán. “Cuando pienso en mis ahorros en pesos, digo: ‘Paguemos un viaje, renovemos algo en la casa, compremos cosas’”, dijo Eduardo Levy Yeyati, economista argentino y profesor invitado en la Universidad de Harvard. “De lo contrario, siento que estoy perdiendo dinero todos los días al tenerlo en el banco”.

Artículo completo: https://www.nytimes.com/es/2022/08/06/espanol/argentina-inflacion.html

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA