El cierre del paso internacional favoreció que las exportaciones de vino volvieran a caer en junio

Después de los resultados positivos de abril y mayo, en junio volvieron a caer las ventas al exterior. Cuáles son los segmentos que tienen resultados positivos.

Después de dos meses de crecimiento en las ventas al exterior de vino, en junio las exportaciones volvieron a tener una caída. Foto: Los Andes
Después de dos meses de crecimiento en las ventas al exterior de vino, en junio las exportaciones volvieron a tener una caída. Foto: Los Andes

Después de varios meses consecutivos de caída, las exportaciones de vino tuvieron un incremento interanual por encima del 32% en abril, lo que fue celebrado por la industria. En mayo, los valores volvieron a ser positivos, aunque en menor medida, con un 6% de aumento con respecto al mismo mes de 2023. Sin embargo, los datos del Instituto Nacional de Vitivinicultura muestran que, en junio, las ventas al exterior volvieron a caer, un 10,9%. En parte, esto se explica por el cierre del paso internacional, que impidió que saliera mercadería ya comprometida.

De esta manera, en el acumulado del primer semestre, las exportaciones totales de vino acumulan un descenso del 2,3%. Se trata, sin embargo, de un panorama bastante diferente al que había en el primer trimestre, cuando las ventas habían caído un 12,2%.

El informe del INV detalla que Argentina exportó 93,2 millones de litros de vino en los seis primeros meses de 2024, lo que implica que se exportaron 2,2 millones de litros menos con respecto al mismo período del año 2023 (-2,3%). De ese total, 71,4 millones (76,7%) corresponden a vinos fraccionados (-3,1%) y 21,8 millones (23,3%) son vinos a granel (0,3%).

Foto: Los Andes
Foto: Los Andes

El precio promedio del vino total en el acumulado enero-junio fue de 3,45 dólares/litro (-1,2%), llegando el fraccionado a 4,19 dólares/litro (-0,8%) y el granel a 1,01 dólares/litro (+1,3%). En el período enero-junio ha aumentado el precio medio de los vinos varietales y espumosos.

Las exportaciones de mosto concentrado en todo el año ascienden a 32.336 toneladas, un 103,3% más en volumen y un 83,4% más de ingreso de divisas respecto al mismo período del año anterior. El precio promedio del mosto concentrado en el acumulado del año llega a 1.682,1 dólares/tonelada y en junio se comercializó a un precio promedio de 1.584,4 dólares por tonelada.

Esto implica que el vino a granel y el mosto concentrado, en el marco de una recuperación de la cosecha -la de 2023 fue la más baja de la que se tiene registro- y de una mejora en el tipo de cambio, son los únicos dos segmentos que han tenido un buen desempeño en lo que va del año. Pero sólo los graneles han tenido una recuperación del precio, mientras el mosto, con un aumento del 103,3% en volumen y uno del 83,4% de ingreso de divisas, lo que significa que cayó un poco su valor.

También han tenido una variación importante en el primer semestre las exportaciones en tetra brik, que registran un incremento del 199,2% en comparación con el mismo periodo de 2023; aunque su participación en el total de ventas es de 2,4%. En cambio, la botella, que representa el 97,5% de las ventas al exterior, mostró una caída de 4,5%.

Ramiro Barrios, del área de Comercio Exterior de Bodegas de Argentina, indicó que en el primer trimestre del año hubo números negativos, sobre todo en enero y marzo, que sostuvieron la tendencia de caída en 2023, producto de la falta de competitividad, una dinámica externa de reducción de inventarios, menor consumo en algunos rangos etáreos y una pérdida de presencia de la categoría Argentina en góndolas.

El salto devaluatorio en diciembre, pese a que fue seguido de un incremento muy importante en los costos de los insumos de la industria -que fue mayor al IPC-, permitió mejorar la posición competitiva. Y luego de tres meses de caída, recordó, hubo una recuperación de exportaciones en abril, que también se explica porque las ventas al exterior de ese mes de 2023 fueron un poco más bajas. Esto, analizó, continuó en mayo, aunque comparado con un mes un poco más fuerte el año pasado, lo que hizo que la tasa de crecimiento no fuera tan grande.

Foto: Los Andes
Foto: Los Andes

Sobre la caída de junio, el también gerente de Clos de los Siete detalló que está muy relacionada con el cierre del paso internacional, que hizo que muchas exportaciones que se habían comprometido no se pudieran realizar. Estimó que, de no haber sido por eso, los números hubieran sido mejores.

Y añadió que en el primer semestre se está un par de puntos porcentuales por debajo del mismo periodo del año pasado, pero que esperan que el mercado vuelva a dinamizarse en la segunda mitad de 2024 y ver un cierto crecimiento.

Javier Merino, director de la consultora Área del Vino, consideró que el incremento de las ventas al exterior en abril puede responder a una reducción de los stocks de las bodegas, que ya traían mucho inventario por la caída en las ventas del año pasado. Como necesitaron hacer lugar para el vino nuevo, hablaron con sus distribuidores en el exterior para adelantar envíos, sobre todo de blancos.

Pese a eso, destacó que, cuando se observa la tendencia de los últimos 12 meses, ha estado mejorando la exportación, ya que se arrancó 2024 con un descenso, en el acumulado anual, de 23% y en mayo era del 13%. Aunque también señaló que puede haber valores positivos en volumen, pero muchas veces se asocia a una baja del precio.

El asesor vitivinícola comentó que esto responde a dos factores. Por un lado, la falta de competitividad de los vinos argentinos, que se explica en parte por el tipo de cambio, pero también por la cuestión impositiva. A esto se suma que el mercado mundial está cayendo de modo fuerte: a febrero, el vino fraccionado había caído un 9% en valor, los graneles un 17% y los espumantes, por primera vez en meses, cayeron un 5% en el acumulado anual.

En cuanto a la posibilidad de que esta situación cambie en el corto plazo, Merino planteó que una mejora en el tipo de cambio tiene un efecto rápido en las ventas de vino a granel, pero que en el caso del fraccionado recién se traduce en mayores ventas al año y medio o dos. Esto, porque con los vinos de más bajo precio se deben realizar esfuerzos promocionales importantes para recuperar el espacio perdido en las góndolas. Además, hoy las bodegas no disponen de recursos para hacerlo.

Si bien es un poco más sencillo volver a ingresar en Brasil, resulta difícil en Estados Unidos y Reino Unido. Merino evaluó que el panorama está complicado para la exportación, aunque tampoco es mucho más sencillo en el mercado interno, y que Argentina ha caído más del doble que el promedio mundial.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA