Cocinas abiertas: elementos que potencian la interacción y la flexibilidad

La flexibilidad dentro de un espacio surge como un concepto arquitectónico que sigue las transformaciones de la sociedad.

Como dijo el arquitecto estadounidense Frank Lloyd Wright: “La arquitectura es vida; o al menos es la vida misma tomando forma, y por lo tanto es el registro más fiel de la vida tal como se vivió en el mundo ayer, como se vive hoy o se vivirá siempre”.

En este sentido, cambiar la distribución de una cocina va más allá de simples ajustes estéticos. Esto refleja la forma en que la gente vivirá. La apertura de la cocina cerrada tradicional crea un espacio más flexible en el que diferentes actividades comparten una conexión visual sin barreras estructurales.

La eliminación de las paredes de la cocina permite una mayor interacción dentro de las áreas y da paso a la fluidez en todo el espacio. Diseñar una cocina abierta implica utilizar tipos específicos de productos, cada uno con su propio material, estilo y uso, que se ajusten a las dimensiones y necesidades de un hogar.

Las islas de cocina como elementos organizativos

Ya sea para espacios estrechos, anchos, largos o cortos, una estrategia para diferenciarlos fomentando la comunicación es utilizar islas como organizadores. Junto con su capacidad para idear conexiones discretas entre la cocina y el espacio habitable, pueden adoptar una variedad de materiales, formas y colores. Diseñar islas de cocina abre un mundo de posibilidades para diseñadores y futuros usuarios.

Islas de cocina independientes

Además de su función dentro de una cocina, las islas se caracterizan por ser elementos polivalentes. La isla cúbica con barra integrada adquiere un lenguaje elegante con un lacado aterciopelado mate que ayuda a suavizar los límites.

Islas de cocina con estantes adjuntos

Junto con la isla, un diseño abierto puede diferenciar los espacios con la adición de un estante de panel marrón moca que tiene como objetivo crear una transición armoniosa entre la cocina y la sala de estar.

La isla como la cocina misma

También se puede encontrar una sutil división del espacio en la propia isla de la cocina. Un bloque con una barra amarilla horizontal crea un lugar donde los invitados pueden compartir la experiencia culinaria mientras están en la sala de estar. Ocultando dispositivos como la campana detrás de las unidades altas, el diseño divide el espacio, permitiendo al mismo tiempo una vista sin obstáculos.

Isla de cocina con formas orgánicas

Las islas pueden jugar con diferentes formas y materiales según el estilo y las preferencias de los usuarios. Esta luminosa isla de metal en forma de L ofrece nuevas formas de gestionar los espacios abiertos.

Libertad de los elementos en el espacio

Disolviendo los límites tradicionales entre la cocina y los espacios habitables, el siguiente diseño permite la libre organización de los elementos. Los elementos solitarios pueden moverse deliberadamente a través del diseño, probando el límite entre áreas previamente fragmentadas.

Unidades de cocina lineales para espacios estrechos

Dentro de las posibilidades de cómo se organizan los diseños abiertos, las cocinas se pueden organizar alrededor de muebles empotrados que siguen la pared perimetral. Esta estrategia ofrece una opción para espacios estrechos o diseños que quieren privilegiar la circulación central de la sala.

Con unidades metálicas distintivas, el estilo elegante de la cocina crea un espacio flexible para diferentes actividades.

Liberando espacio

Las prestigiosas losas de roble de 100 años de antigüedad contiguas al muro perimetral realzan el espacio y las actividades de la cocina, creando un área común.

Combinando elementos y materiales

Con líneas geométricas sutiles y puras, el siguiente sistema de cocina a medida combina materiales para identificar sus elementos. El diseño también integra una mesa de comedor junto a los muebles de pared.

Uso completo de la pared

Disponible en una variedad de tamaños, con manijas integradas y encimeras en varios grosores, esta opción ofrece una nueva forma de organizar los componentes de la cocina que se adaptan a la pared y brindan espacio para actividades flexibles.

Extensión del muro

Con una isla que sigue la longitud de la pared, un esquema abierto puede combinar estructuras existentes con muebles para actuar como una pequeña división, así como una conexión – de dos o más espacios.

Cocina oculta

En ambientes más pequeños, una opción diferente aparece detrás de coloridas puertas retráctiles. Conocida por su funcionalidad compacta, la “cocina pequeña” crea una nueva configuración que combina dos espacios.

Fuente: Plataforma Arquitectura

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA