Aspectos claves para elegir correctamente una abertura

El mercado de las aberturas ha ido evolucionando enormemente, brindando prestaciones de muy alto nivel, tecnología y gran diseño. Por eso, es indispensable conocer todas las opciones disponibles a la hora de elegir una ventana.

El material de la abertura, el vidrio, los herrajes y accesorios y la mano de obra, que nos permita lograr gran eficiencia y adecuada performance de la ventana a largo plazo, sin perder de vista los recursos estéticos que nos ofrece.

¿Qué material elegir?

El aluminio es uno de los materiales más utilizados en las aberturas por sus amplias ventajas: durabilidad, resistencia estructural con bajo peso para aberturas de gran tamaño, resistencia a la corrosión y seguridad frente a incendios.

Las carpinterías de aluminio impiden la infiltración de aire, poseen estanquidad al agua, resistencia mecánica y resistencia a las cargas producidas por el viento. El nivel de hermeticidad y de aislación térmico-acústica es excelente. Con la incorporación de la tecnología de Ruptura de Puente Térmico (RPT), se puede mejorar el nivel de aislación térmica, contribuyendo al ahorro energético.

La gran variedad de colores y texturas que son posibles en aluminio es muy amplia y le permite adaptarse a todos los estilos arquitectónicos y diseños. La gran paleta  incluye también la terminación símil madera. Además, sean acabados o pintados, los revestimientos de aluminio permanecen inalterables a través del tiempo.

¿Qué sistema de abertura es el más conveniente?

Elegir el producto y la tipología más adecuada, incidirá en  la correcta maniobrabilidad, funcionalidad, seguridad y performance de la ventana a largo plazo.

Para la determinación del sistema de carpintería, es necesario tener en cuenta el ancho y el alto de la abertura, la presión del viento en la zona, destino del edificio, rugosidad del terreno, altura de colocación, lo que va a determinar la resistencia mecánica, la hermeticidad y las condiciones térmicas y acústicas requeridas.

El aspecto estético adicionalmente, puede ser motivo de elección de un producto por sobre otro: existen líneas con bordes curvos y otras con bordes rectos, cortes a 90º y cortes a 45º. Estos son ejemplos de características netamente de diseño que pueden condicionar la elección del producto.

En todas las tipologías de los sistemas de aberturas es fundamental el uso de premarcos. El premarco es un perfil de aluminio que se coloca en el vano donde irá ubicada la abertura y que tiene la función de:

  • Evitar el deterioro de la carpintería durante la obra húmeda.
  • Permitir la máxima precisión y velocidad en la colocación.
  • Permitir una superficie de contacto óptima para un mejor sellado perimetral.
  • Minimizar la posibilidad de roturas en muros terminados por fijación in situ.
  • Una vez colocada la abertura el premarco queda oculto.

Un buen vidrio, clave para lograr seguridad y aislación.

Dado que el vidrio ocupa la mayor superficie de la ventana, la incidencia que tiene en la performance térmica y acústica es muy significativa. La ubicación del vidrio en la obra, las dimensiones del paño, la aislación térmica y acústica requerida y la seguridad necesaria, nos van a marcar el tipo de vidrio a elegir.

La aislación térmica de un DVH (Doble Vidriado Hermético) duplica la del vidrio simple, y además mejora el desempeño acústico de la ventana.  

En cuestiones de seguridad, es imprescindible optar por vidrios templados, resistente a los golpes y al choque térmico, o vidrio laminado, que al romperse, los trozos de vidrio quedan adheridos a una interlámina muy difícil de atravesar.

Asesoró: Aluar. Fuente: Informe Construya

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA