martes 20 de abril de2021

Sociedad

VIH: 98% de las infecciones son por vía sexual

Los especialistas reconocen que el uso del preservativo es bajo y que sólo se utiliza con fines anticonceptivos. Prejuicios e incomodidades

  • jueves, 1 de diciembre de 2016

Los datos estadísticos que reflejan la realidad de la epidemia de VIH en Mendoza permiten inferir que el uso del preservativo -medio de protección para evitar la infección- no está instalado en la sociedad.

Esto pese a años de campañas en este sentido que de algún modo no han terminado de derribar prejuicios e incomodidades al respecto.

Tal cosa se refleja en el hecho de que la transmisión sexual es mayoritaria y tendiente a ser casi la totalidad de los casos nuevos.

Según datos del Programa Provincial de Sida actualizados a setiembre, 98% de los infectados con el virus lo adquirieron por prácticas sexuales, proporción que muestra un aumento sostenido desde el inicio de la epidemia en los '80. Por aquel entonces este índice era de 62%. 

Hay que considerar que esta proporción está influida por cambios culturales y mejoras en las prácticas médicas en cuanto a la toma de recaudos en las transfusiones de sangre para detectar el virus. Los nuevos casos originados en transfusiones se redujeron de 2,22% en los ‘80 a 0,06%.

En los usuarios de drogas inyectables se nota una disminución notable del contagio, probablemente por cambios en las preferencias y forma de administración, además del uso de elementos descartables.

En los ‘80, 35% de las infecciones ocurrían por esta causa mientras que en la actualidad son poco más de 1%.

Esta retracción dejó como principal medio las prácticas sexuales desprotegidas.

Para Lisandro Soriano, responsable del Área Epidemiológica del Programa Provincial de Sida, no hay una verdadera conciencia respecto de la necesidad de uso del preservativo, sobre lo cual amerita señalar diferentes aspectos.

Por una parte, su uso   -que no considera masivo en absoluto- se hace con intenciones de evitar la concepción, pero no las infecciones de transmisión sexual.

De hecho, dijo que cuando hay un embarazo o se utiliza otro método anticonceptivo (como un DIU) deja de usarse, pese a que es el único método para evitar la transmisión del virus en cuestión y otras enfermedades.

En el sanatorio Emilio Coni, donde se realizan los tests para detección de VIH, aprecian esta realidad a diario.

La especialista en Inmunodeficiencia del laboratorio de este lugar, Silvina Salvarredi, señaló que de acuerdo a lo que pueden conocer gracias a las consultas que se les hacen a los pacientes, el uso del preservativo es escaso en la población en general.

“Está presente al inicio de las relaciones, pero luego de unas tres semanas, se consideran pareja estable y dejan de usarlo”, dijo y agregó que “es casi nulo su uso en el sexo oral”.

Su utilización en esta práctica es algo sobre lo que vienen alertando los especialistas en función de que han aumentado las infecciones por esta vía. “La mayoría de las últimas infecciones que hemos detectado han sido por esta causa”, dijo la médica.

Otra práctica en la que no se utiliza es el sexo anal pese a que es una vía con alto riesgo por las microlesiones que pueden provocarse y el contacto directo con la sangre, el medio más efectivo de transmisión.

Poco autocuidado

El meollo del asunto es que se concibe el uso del preservativo con meras intenciones anticonceptivas, y dejando de lado que es el medio para evitar enfermedades de transmisión sexual.

Justamente por eso es que no suele utilizarse en el sexo oral, anal, cuando hay otros métodos o un embarazo.

Otra situación sobre la que se hace hincapié es la confianza en la fidelidad como atenuante de la posibilidad del contagio.

Sin embargo, destierran que tal cosa sea segura porque puede que no la cumplan ambas partes mientras que puede haber existido la infección con anterioridad a la relación.

“La semana pasada tuvimos el diagnóstico de una pareja estable a la que a los dos les dio positivo y él había sido la única pareja de ella”, ejemplificó Salvarredi.

Los adultos mayores de 60 años son otra franja que manifiesta un incremento de contagio por esta vía. Llegan a esta etapa de la vida sanos y activos. Muchos se han separado de sus parejas o quedaron viudos ante lo cual mantienen una vida sexual activa con nuevas parejas. Sin embargo, este segmento no tiene el hábito del uso del preservativo.

“Son de la generación de las pastillas anticonceptivas”, destacó Alejandrina Román de Giro, psicóloga, sexóloga y docente universitaria que trabaja en Educación Sexual.

Para Gustavo Granella, presidente de la Red Argentina de personas con VIH/ Sida quienes más se resisten a usarlo son los mayores de 40 años, mientras que persiste la visión de que es el varón el que debe ocuparse de eso por lo que a las mujeres más jóvenes les incomoda ser quienes lo aportan.

Destacó que en los centros de salud, públicos, muchas veces es difícil que los entreguen, ya que ponen reparos por ejemplo en la edad de los solicitantes.

La decisión

Ciertas concepciones interfieren en el uso de este recurso como medio protector. Uno de los primeros obstáculos es la omnipotencia de suponer que la infección no les va a suceder nunca.

El cuidado en la pareja estable es algo en lo que los especialistas coinciden que hay que trabajar, aunque aceptan que es bastante difícil de lograr por los prejuicios que hay en torno.

Pero fundamentalmente, Soriano consideró que la información recibida al respecto no alcanza a derribar cuestiones vinculadas al plano meramente sexual. Incomodidad al usarlo, considerar que deserotiza o resquemor al plantear a la pareja su uso funcionan como obstáculos de peso. Por eso, considera que es en este plano que hay que trabajar.

“La decisión o no de protegerse al momento de una práctica sexual, está atravesada por distintos motivos personales y socioculturales en cada individuo. Uno de ellos son las relaciones de poder entre géneros que coartan la libre decisión de la mujer sobre el uso del preservativo en una práctica heterosexual, por lo que resulta imperioso profundizar políticas públicas centradas en una perspectiva de género”, refiere el informe del programa.

En el caso de los adolescentes, el consumo de alcohol para tener prácticas sexuales más desinhibidas impide tener conductas responsables en el momento de protegerse.

También influyen otras variables según Román de Giro: “El varón puede tener una disfunción sexual como eyaculación precoz o disfunción erectiva y no quieren interrumpir la secuencia del acto sexual”.

Esta valoración del preservativo como método meramente anticonceptivo impacta negativamente en la comunidad LGTB.

Los datos grafican tal impacto en particular entre las personas trans, ya que su participación entre los diagnósticos positivos ha ido en ascenso, para pasar de 0,54% en la década 2000-2009 a 1,57% desde 2010 a la fecha.

La sexóloga recalcó que gays y lesbianas también deben usar preservativo incluso en el sexo oral.

Diagnóstico tardío

La falta de conciencia del riesgo implica que sea habitual el diagnóstico tardío, aunque en esto inciden también otros factores como la accesibilidad al sistema de salud.

El informe epidemiológico del Programa Provincial de Sida detalla que en las personas heterosexuales la edad promedio es de 38 años al momento del diagnóstico para los varones y de 35,7 para las mujeres en el período 2010-16.

Ambos géneros tienen una tendencia creciente de la edad desde la década del ‘90 y, en el caso de mujeres, este aumento es mayor.

Por otra parte, destaca que los varones mantienen un porcentaje de diagnósticos tardíos muy superior a las mujeres, mientras que en el caso de varones gays la tendencia de la edad promedio es al contrario de la población hétero, es decir a realizarse el testeo más jóvenes.

En el período 2010-16 se estima un promedio de 32 años al momento de la infección para este segmento.

Actividades por 'Día Internacional de la Lucha contra el Sida'

Se conmemora cada 1 de diciembre, por lo cual el Programa Provincial de Sida realizará la campaña "Elegí Saber" que busca promover el testeo de VIH, que es rápido, confidencial, voluntario y gratuito.

Se instalará hoy en distintos lugares de la provincia de Mendoza, para que aquellas personas que estén interesadas en conocer su situación en relación con la infección por VIH, puedan acercarse y tener además un asesoramiento pre y post test.

Centro de Medicina Preventiva Dr. Emilio Coni
Hospital Central 
Hospital Luis Lagomaggiore (además realizarán los tests mañana, en el mismo horario)
Hospital pediátrico H. Notti (Guaymallén)
Hospital José Néstor Lencinas (Godoy Cruz)
Hospital Diego Paroissien (Maipú) 
Hospital Scaravelli (Tunuyán)
Hospital I. Perrupato (San Martín)
Hospital Saporiti (Rivadavia)
Hospital Arturo Illia (La Paz)
Hospital Schestakow (San Rafael)
Hospital Del Carmen - OSEP (Obra Social de Empleados Públicos de Mendoza)
Cepat Centro de Salud Nº 300 Dr Arturo Oñativia (B° La Favorita - Ciudad)
Cepat Centro de Salud Nº 76 Dr Ángel Pérsico (Palmira - San Martín)
Cepat Centro de Salud Nº 62 Dr. Arturo De Lellis - (Junín) (Se extenderá hasta mañana)

La Fundación Rock and Vida realizará el testeo hoy en la Plaza de Godoy Cruz frente a la Municipalidad de 9 a 12.30 y en Peatonal Sarmiento frente a la Legislatura de 19 a 22. Además mañana lo hará en la plaza de Las Heras frente a la Municipalidad, de 18.30 a 21.

Por su parte, la ONG Vida Infantil (Cicchitti 3.657- El Resguardo - Las Heras) realizará testeos hoy de 9 a 13.