Viruela de mono: en Mendoza piden que quienes viajen a zonas de brote tomen precauciones al retornar

Imagen de microscopio electrónico muestra viriones maduros de viruela del mono. / AP
Imagen de microscopio electrónico muestra viriones maduros de viruela del mono. / AP

Desde el hospital Lencinas recomendaron consultar al médico ante la aparición de síntomas.

La viruela de mono, enfermedad que es endémica en África, se extendió en algunos países de Europa, como España donde se registra el mayor brote, en América en Estados Unidos y Argentina denunció el primer caso sospechoso este fin de semana de un hombre que estuvo recientemente en el viejo continente. Desde el sistema sanitario en Mendoza llaman a los mendocinos a tomar recaudos si viajan a los países donde se reportaron casos, como a los turistas a dar aviso y a aislarse si presentan síntomas como fiebre, ganglios inflamados y lesiones dermatológicas.

La jefa del Departamento de Infectología del Hospital Lencinas, Andrea Villalba destacó que en un mundo globalizado donde las personas viajan y se trasladan de un continente al otro, o de un país al otro, “debemos estar alerta como equipo de salud, aunque no desesperarnos pero sí, estar atentos a los síntomas de viajeros o de residentes que hayan tenido contacto con personas que estuvieron en los países que registran los brotes como España, Reino Unido o Estados Unidos”.

Hasta el momento y con el pulso de los contagios a nivel mundial y en el país, no está indicado que haya algún control especial en las fronteras. Aunque hacen hincapié en el aislamiento y la consulta inmediata al sistema sanitario.

Villalba señaló en declaraciones a Aurora Argentina que la viruela de mono se contagia a través de las secreciones respiratorias a un metro de distancia, como también cuando se tiene contacto con el líquido de las ampollas o erupciones que salen en la piel.

En ese contexto, se indicó el uso del barbijo para evitar el contacto con las secreciones respiratorias. Y remarcó: “No es una enfermedad de fácil transmisión”.

La viruela de mono es una enfermedad antigua, porque la viruela humana fue erradicada en 1980 y en 1970 apareció el primer caso de la viruela de simio pero en África, con casos esporádicos.

“El hecho de que hayan aumentado estos casos a nivel mundial y que haya transmisión de persona a persona hace que nos preocupe y nos ocupe”, consideró la especialista.

Respecto de la vacuna contra la viruela y su utilización para estos casos, Villalba aseguró que es una posibilidad que se está estudiando.

“La vacuna contra la viruela se considera una protección del orden del 85%para prevenir o prevenir las formas graves, el caso es que se dejó de usar y se dejó de fabricar en 1980, luego de considerarse erradicada. De todos modos hay una vacuna contra la viruela de mono que se autorizó en Reino Unido en 2019″, destacó la infectóloga.

Por su parte, la jefa de Inmunología de Mendoza, Iris Aguilar, le dijo a Los Andes que no hay que generar alarmas en la población y seguir las mismas recomendaciones que cualquier otro tipo de virus respiratorio, con la higiene de manos, la ventilación y el uso de la mascarilla o tapabocas.

En tanto, la infectóloga María Victoria Codina hizo hincapié en el caso en estudio en Buenos Aires, que a través de una PCR se terminará de establecer si es positivo o no, por eso remarcó fundamental el aislamiento ante cualquier posibilidad de contagio.

Los síntomas

Los síntomas de la viruela de mono son fiebre, dolor de cabeza intenso, dolores musculares, dolor de espalda, poca energía, ganglios linfáticos inflamados y erupciones o lesiones en la piel.

Los síntomas suelen durar entre dos y cuatro semanas y desaparecen por sí solos sin tratamiento. Las lesiones en la piel aparecen de uno a tres días del comienzo de la fiebre. Las lesiones pueden ser planas o ligeramente elevadas, llenas de líquido transparente o amarillento, y luego pueden formar costras, secarse y caerse. El curso de esta dolencia y el aislamiento es de 28 días.

Las variantes de la viruela de mono

La doctora en Medicina y especialista en enfermedades infecciosas, Silvia González Ayala señaló que este virus tiene dos variantes: “Una la variante de la Cuenca del Congo que es más agresiva, y otra es el claro de África Occidental. Los casos que están ocurriendo en el mundo son el claro occidental y las personas alcanzadas son aquellas que no tuvieron la vacunación antivariólica que se suspendió en diferentes años, según los países. Esa vacuna daba protección”.

En comparación con la pandemia de coronavirus, la experta hizo una clara diferencia al sostener que es una enfermedad conocida que han habido brotes y que “en 2016 se aprobaron vacunas licenciadas y hay drogas para el tratamiento de la enfermedad y en Estados Unidos tienen una reserva estratégica para el personal de primera línea”.

Ayala informó que hay que tener en perspectiva la posibilidad de hacer una variante grave de viruela de mono, sobre todo en personas con la inmunidad comprometida. La tasa de mortalidad es del 10%.

“Es difícil que derive en una pandemia porque tenemos herramientas, vacunas y tratamientos”, concluyó.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA