miércoles 24 de febrero de 2021

Sólo suscriptores
El domingo se procedió a la limpieza del dique.
Sociedad

Potrerillos, ¿por qué hay que limpiar el dique tan seguido?

Desde el gobierno explican que la acumulación de material de arrastre que trae el río Mendoza puede perjudicar el funcionamiento del embalse.

  • martes, 29 de diciembre de 2020
El domingo se procedió a la limpieza del dique.
Sólo suscriptores

Este fin de semana se realizó la apertura de compuertas para limpieza de sedimentos en el fondo de la presa Potrerillos. Previamente, se había alertado sobre la posibilidad de que se interrumpiera el proceso de potabilización y posterior suministro por un aumento en el nivel de turbiedad del agua.

“Las maniobras realizadas no tienen ningún perjuicio en relación al suministro ni a la calidad del agua”, aseguró Mario Isgró, ministro de Planificación e Infraestructura. El ministerio, a través de la Dirección de Hidráulica estuvo al frente de la coordinación de los trabajos.

El funcionario provincial explicó en enero se realizarán maniobras similares y agrego que ”si no se sacan, los sedimentos se solidifican y se genera una protuberancia en la base que no debería existir para un correcto funcionamiento en el futuro”.

El domingo se realizó una maniobra que consistió en la apertura de las compuertas de un sector de la presa denominado “descargador de fondo” durante diez minutos. Al encontrarse abajo permite sacar el sedimento que se va juntando con el tiempo. “Esto se hace regularmente. Generalmente no se produce esa salida de sedimentos por lo que no se visualiza en el río ningún cambio de color en el agua”, indicó.

Según informó, todos los años desde el comienzo de septiembre aproximadamente el dique presenta una disminución en su nivel dado que se utiliza mayor cantidad de agua para consumo humano y riego agrícola. Paralelamente a esa disminución, los arroyos afluentes del Río Mendoza transportan mayor caudal, por lo tanto arrastran mayor cantidad de sedimentos que llega hasta la presa y se acumula en la base. Desde la dirección de Hidráulica, informan que en octubre se realizaron los mismos trabajos y no se registró salida de restos sedimentosos.

Previo a estas actividades, se realizaron reuniones de trabajo con las municipalidades de Maipú y Luján de Cuyo, el Departamento General de Irrigación, Aguas Mendocinas, la Dirección de Hidráulica y el ministerio de Planificación e Infraestructura y junto con la empresa CEMPPSA (a cargo de la administración y cuidado del dique) donde se acordó previamente la preparación de las plantas potabilizadoras frente a la posibilidad de que el agua llegara hasta allí “sucia”.

“Durante el domingo, el río presentaba un caudal importante por lo que el agua que salió de la base del dique con sedimentos no generó mayores estragos frente a la gran cantidad de agua disponible. No hubo ningún tipo de perjuicio en el trabajo de las plantas potabilizadoras”, tranquilizó el ministro. Y agregó: “No hay nada de lo que el consumidor tenga que preocuparse”.

Desde Hidráulica, informan que el proceso de limpieza se realiza regularmente cada tres o cuatro meses, considerando datos específicos que indican la mayor presencia o no de sedimentos en el río proveedor. Según los indicadores, se procede a realizarlo con mayor frecuencia.

Durante diciembre ya se realizó también hace dos semanas y se ha programado entre todos los efectores mencionados una nueva apertura de compuertas para mediados de enero. Estos procedimientos de rutina se realizan para el mantenimiento y cuidado del dique.

Aysam y Aguas Luján: pedido de hacer uso responsable del agua

Aguas Mendocinas y Aguas Luján, recomendaron a la población hacer un uso sumamente solidario y responsable del agua potable con el objetivo de mantener estables los niveles de reserva en las plantas potabilizadoras. Es que al aumento del consumo por el intenso calor se suman las tareas de mantenimiento del dique Potrerillos, que debido a estas maniobras podría aumentar el nivel de turbiedad del agua que ingresa a las plantas potabilizadoras. Esto puede afectar el proceso de potabilización y resentimiento del servicio de agua potable en el Gran Mendoza.