domingo 28 de febrero de 2021

Hubo un nuevo aumento de boleto y la tarifa plana del pasaje llegó a $25. Foto. Nicolás Rios
Sociedad

Malestar entre usuarios por el incremento de la tarifa de colectivos

Se empezó a aplicar el incremento del precio del boleto que decretó Suárez el 6 de enero pasado. Los pasajeros dicen que les pega duro en el bolsillo y piden más frecuencias y limpieza de las unidades

Hubo un nuevo aumento de boleto y la tarifa plana del pasaje llegó a $25. Foto. Nicolás Rios

Si bien el aumento del boleto de colectivo fue anunciado el 6 de enero, recién esta semana se actualizaron las máquinas SUBE con el nuevo monto, por lo que la mayoría ya cobra $25 en lugar de los $18 que los usuarios venían abonando desde enero de 2019. Los diferenciales van de $45 a $55.

Muchos mendocinos se encontraron con la novedad del cobro ayer jueves. “Venía pagando el precio anterior y hoy vi que me cobró más caro”, comentó Luciano Baigorria (39), quien vive en San José, Guaymallén. “Me pagan lo mismo hace un año y cada vez me alcanza para menos”, compartió resignado.

Ariadna Garbi (23) viaja todos los días desde el Barrio Municipal de Las Heras hasta la municipalidad, donde se desempeña. Si bien reconoce que aún no le han cobrado la nueva tarifa, el incremento “te cambia un montón lo que es la economía, porque tenés que modificar tus cosas para poder cargar”.

La suba corresponde al 38 por ciento. La última actualización, en enero de 2019, significó un aumento del 63 por ciento, al pasar de $11 a $18.

Quienes más están sufriendo el impacto son los que utilizan los servicios diferenciales, teniendo que pagar hasta un 104 por ciento más que hasta hace 15 días. Así, la mayoría pasó de $22 a $45, mientras que el que va desde el Centro de Mendoza al Aeropuerto provincial hoy tiene un valor de $55, antes costaba $35.

“Es una locura porque la plata no te alcanza, estamos en una situación económica difícil”, indicó Ester Nievas (45), quien viaja desde Maipú en las líneas 821 y 863, ambas con servicio diferencial. “A mí me pagan el colectivo, pero si querés salir a algún lado ya no se puede. El aumento impacta mucho al que trabaja por cuenta propia”, reflexionó.

El incremento se anunció pocos días después de que la SUBE comenzara a funcionar a pleno. Con respecto a los beneficios para los usuarios, el artículo 4 del Decreto 5/21 estableció que “todos los abonos mantendrán los mismos tipos, cantidad de viajes y descuentos, vigentes a la fecha”. Quedando fuera los colectivos con tarifas diferenciales donde sólo son válidos los abonos para personas con discapacidad.

En cuanto a la cantidad de usuarios que en la provincia utilizan el servicio con algún descuento o gratuidad, los mismos representan aproximadamente el 50 por ciento del total de los pasajeros, que rondan los 300 mil. Además, el sistema urbano tiene 2 trasbordos gratuitos para sus recorridos.

María Juárez (43), vecina de Las Heras, explicó que hace “4 viajes por día, pero sólo uno me toma el trasbordo. Tengo el abono y hoy pagué $12,5”, a pesar de abonar sólo la mitad del pasaje, reconoce que el incremento afecta su economía “porque alquilo”.

Algunos usuarios se mostraron más resignados. Bruno Adrover (27) indicó que “no es nada extraño que suba si todo aumenta”, aunque reconoció que “si uno alquila o si tiene que llevar comida a la casa, seguro se nota”.

Según explicaron desde el Ente Provincial de Transporte (EMOP), las variables que se tienen en cuenta al momento de definir la estructura de costos de las empresas son: el recurso humano (40,69 por ciento), combustibles y lubricantes (14,99 por ciento) y los gastos de mantenimiento del parque móvil (10,71 por ciento).

A comienzos de diciembre del año pasado se realizó una audiencia pública para analizar el incremento del boleto, pero a los pocos días el gobernador Rodolfo Suárez aseguró a Los Andes que lo habían descartado porque “aumentarlo a 25 (pesos), que es lo máximo que podemos subirlo, no nos mueve la aguja en nada” y se trata de una decisión que “ayuda al empleo y a la gente”. Un mes después era publicado el decreto donde se establecía la nueva tarifa.

Reclamos de mejoras

En líneas generales, los consultados marcaron puntos a corregir en el servicio de MendoTran.

“Ya que aumentan el pasaje que aumenten las frecuencias que bajaron por la pandemia, muchos ya estamos trabajando”, detalló Grabi. Durante enero y febrero tienen horarios de verano.

También piden que la higiene de las unidades sea óptima. En este sentido María Juárez explicó que el colectivo que se tomó en la mañana “se notaba que no estaba desinfectado ni limpio”, aunque el segundo “que me tomé en Maipú sí lo estaba”.

La carga de la SUBE sigue siendo un problema: si bien se puede hacer en forma virtual, sí o sí los usuarios deben acercarse a una terminal para que el monto impacte.

El hecho de que muchas unidades aún no cuenten con aire acondicionado genera quejas en los usuarios. “La mayoría debería tener a esta altura”, pidió Luciano.


Por las redes