Futura enfermera, voluntaria en un comedor y querida por todos: quién era Karen, la joven asesinada en Rivadavia

Karen Ríos, la joven de 20 años asesinada por su ex cuñado.
Karen Ríos, la joven de 20 años asesinada por su ex cuñado.

Karen Ríos tenía 20 años y la mató su ex cuñado. El femicida atacó a toda la familia con un cuchillo y dos niños se salvaron porque se escondieron debajo de una cama. Vecinos y amigos insisten en que el atacante ya había amenazado a su ex, hermana de la víctima fatal.

Jimena Arenas (20) y Noelia Chacón (20) viven en el mismo distrito La Libertad (Rivadavia) donde vivía Karen Ríos, la joven que fue asesinada de múltiples puñaladas por la ex pareja de su hermana esta mañana cerca de las 8. Las jóvenes conocían a Karen -víctima de un nuevo femicidio- desde el jardín de infantes, y además eran amigas del barrio en ese distrito rural rivadaviense en el que nunca suele pasa nada extraño (según relatan sus propios vecinos).

Pero esa tranquilidad se vio interrumpida violentamente y convulsionada durante la mañana de hoy, y por partida doble. Y es que a la vuelta de la casa de Jimena y de Noelia, en la vivienda 14 de calle Juan José Paso, Hugo Sosa (41) entró totalmente “fuera de sí” y, con un cuchillo, atacó a los familiares de Melisa Ríos, su ex y también madre de su hija. Como consecuencia de los ataques, el femicida asesinó a Karen, además de lesionar con el mismo cuchillo a Adriana -la madre de la joven-, a la hermana de Karen y de Melisa (una adolescente de 16 años) y a otro hombre que estaba esta mañana en la casa. Dos niños de 12 y de 5 años (un primo y una sobrina de la víctima fatal) lograron esconderse debajo de las sábanas en medio del ataque y todo el tumulto, lo que les permitió mantenerse a salvo.

Futura enfermera, voluntaria en un comedor y querida por todos: quién era Karen, la joven asesinada en Rivadavia. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes
Futura enfermera, voluntaria en un comedor y querida por todos: quién era Karen, la joven asesinada en Rivadavia. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes

Incluso, cuando Sosa intentaba escaparse luego de haber atacado a la familia de su ex, fue reducido por un tío de Karen, quien también resultó lesionado con la misma arma blanca. Luego de la secuencia de ataques y puñaladas, Sosa fue detenido y trasladado por la policía.

Karen era la persona más buena del mundo, no tenía problemas con absolutamente nadie. Estaba estudiando enfermería, porque quería ‘tener un futuro’, como ella misma decía. Y, además, ayudaba en un merendero de la zona”, repasaron Jimena y Noelia sobre su amiga, víctima de femicidio en manos de su ex cuñado. “Yo me había despertado temprano porque mi mamá me contó que había muerto una señora mordida por perros acá en la zona. Pero al rato me despertó mi cuñada para avisarme que viera el Facebook urgente. No entendía nada, pero cuando lo abrí me enteré que habían asesinado a mi amiga Karen. Y ahí se me vino el mundo abajo”, reconstruyó Jimena sobre el difícil amanecer de lunes para ella y todos los vecinos y las vecinas de La Libertad. Y es que las dos muertes –el femicidio de Karen y la trágica muerte de la mujer atacada por uns perros cimarrones a algunas cuadras del lugar- generaron una fuerte consternación en un lugar en el que no suele pasar poco y nada.

Aunque desde el Ministerio Público Fiscal confirmaron que no existía ninguna denuncia previa contra el hoy imputado y detenido tras el femicidio de Karen, los vecinos y amigos de la familia insistieron en que Sosa ya había amenazado varias veces a Melisa –hermana de Karen- y que, incluso, la ex pareja del hoy detenido había intentado pedir formalmente una restricción de acercamiento. En ese sentido, desde el MPF indicaron que -al menos hasta la siesta de hoy y mientras terminaba de trabajar la Policía Científica en el domicilio del asesinato- no se había imputado todavía a Sosa por femicidio.

Futura enfermera, voluntaria en un comedor y querida por todos: quién era Karen, la joven asesinada en Rivadavia. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.
Futura enfermera, voluntaria en un comedor y querida por todos: quién era Karen, la joven asesinada en Rivadavia. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.

El detalles es que a Hugo Sosa sí se lo había imputado por haber transgredido una medida de impedimento de contacto, que databa de hace 4 años y como consecuencia de las acciones de Sosa que habían evitado y obstaculizado que el hijo de ambos (quien ya tiene 5 años) estuviera en contacto con su madre.

Querida por todos

Minutos antes de las 8 de la mañana de hoy, uno de los hermanos de Melisa y de Karen Ríos salió a trabajar, como cada mañana y como parte de la rutina. Como en el lugar por lo general suele imperar una calma absoluta –incluso los vecinos cuentan que en verano, cuando hace calor, suelen estar todos sentados en las calles tomando mate o algo fresco sin problemas-, el hombre no cerró la puerta con llave. Y eso fue lo que le permitió a Hugo Orlando Sosa entrar totalmente enajenado a la casa.

“Estaba fuera de sí, entró gritando y queriendo ver a Melisa, su ex”, reconstruyó una vecina, quien escuchó todo el tumulto en la casa de la familia. Pero Melisa, de quien el atacante se había separado hacía tiempo ya, no estaba en la casa de su madre. Quienes sí estaban eran Karen (hermana de Melisa) Adriana (ex suegra del agresor), otra hermana de Karen y Melisa –de 16 años-, una sobrina y un primo de la víctima fatal, además del novio de la joven de 20 años. A excepción de los niños –que lograron esconderse-, todas las otras personas resultaron lesionadas por el cuchillo de Hugo Sosa.

Futura enfermera, voluntaria en un comedor y querida por todos: quién era Karen, la joven asesinada en Rivadavia. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.
Futura enfermera, voluntaria en un comedor y querida por todos: quién era Karen, la joven asesinada en Rivadavia. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes.

“Melisa fue muchas veces a querer denunciar a su ex. Pero en la Policía le decían que los mensajes que recibía y tenía en el teléfono no podían considerarse amenazas de muerte. Entonces no le querían tomar la denuncia, ni tampoco poner una restricción de acercamiento a él. Pero ella la pidió varias veces. Desde que se separaron, él (por Hugo Sosa) se cansó de amenazarla”, cuentan Jimena, Noelia y otros vecinos del lugar que conocían a Karen desde que era chiquita.

“Para mí fue como una segunda hija, se crió con nosotros, la vi crecer. Era buena, siempre atenta con los demás”, reconstruyó a su turno el encargado de un minimarket ubicado a la vuelta de la trágica esquina de Paso y Silva, en La Libertad (Rivadavia).

“Era una persona hermosa en todo sentido. Desde los ojazos que tenía hasta como persona. Mis hijos siempre le pedían a ella que los adopté y nos reíamos todos. Ella quería ser mamá y trataba a todos los niños como sus hijos, ¡no es justo esto! Tiene que haber justicia. Y este hijo de puta tiene que pagar por lo que hizo, ojalá se quede mucho tiempo en la cárcel y sufra por lo que hizo”, agregó Jimena, con impotencia en su voz y lágrimas en sus ojos. “Ella nunca se metió con nadie”, aclara con la misma angustia y dolor Noelia, una de las grandes amigas de Karen y con quien compartió prácticamente todo el domingo.

Femicidio en Rivadavia
La joven asesinada fue identificada como Karen Ríos (20). El femicida, Hugo Orlando Sosa (41), fue capturado. La madre de la joven está grave. Preocupación porque no encuentran al hijo que el asesino tuvo con la hermana de la víctima fatal.
En el Barrio Libertad de Rivadavia. 
Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes
Femicidio en Rivadavia La joven asesinada fue identificada como Karen Ríos (20). El femicida, Hugo Orlando Sosa (41), fue capturado. La madre de la joven está grave. Preocupación porque no encuentran al hijo que el asesino tuvo con la hermana de la víctima fatal. En el Barrio Libertad de Rivadavia. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes

Pedido de Justicia por el femicidio Karen

Cerca del mediodía de hoy, aprovechando la presencia de algunos medios de comunicación que cubrían el femicidio en el lugar, vecinos, vecinas y amigas de Karen Ríos aprovecharon para juntarse en la esquina de la casa –donde todavía trabajaba la Científica- y reclamar justicia por el asesinato de Karen.

Además, convocaron a los vecinos y a toda la comunidad a juntarse en la plaza departamental de Rivadavia a partir de las 16 para insistir en el pedido de justicia por un nuevo femicidio en Mendoza, otro más en la Zona Este (como el de Agostina Trigo).

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA