En Mendoza hay 378 mil personas que solo tienen la primera dosis de vacuna contra el Covid

Imagen ilustrativa de la campaña de vacunación en Mendoza. Foto: José Gutiérrez


Foto: José Gutierrez / Los Andes
Imagen ilustrativa de la campaña de vacunación en Mendoza. Foto: José Gutiérrez Foto: José Gutierrez / Los Andes

Desde hace casi un mes ha comenzado a colocarse tercera dosis contra el Covid a algunos grupos pero hay un segmento que aún no completa el esquema primario, recomendado para tener mejor protección frente a la variante delta.

En Mendoza, 378.147 personas recibieron la primera dosis del esquema de vacunación Covid pero no se colocaron la segunda dosis.

La gran mayoría de las vacunas que llegaron a la provincia requieren de dos dosis para considerar completo el esquema primario. Más aún, si bien en un primer momento de la campaña se apuntó a avanzar con primeras dosis y dilatar la aplicación de la segunda, la aparición de la variante delta cambió las condiciones de juego. Dada su mayor virulencia, se ha señalado que se requiere esquema completo para tener mayores defensas frente a esta mutación del coronavirus. Incluso se ha avanzado en terceras dosis para aquellos grupos más vulnerables.

Pero hay un grupo que sólo se quedó con la primera dosis, que para colmo, se sabe que con el correr de los meses va perdiendo protección.

En la provincia, 1.505.480 habitantes han recibido la primera dosis y 1.127.333 han accedido a la segunda aplicación.

En tanto, más de 29.000 personas han recibido una tercera dosis, ya sea como adicional o como refuerzo.

“No queremos que en marzo cuando haga más frío y exista la posibilidad de un aumento de casos, salga todo el mundo a decir que tenemos baja cobertura con segundas dosis”, advirtió la ministra de Salud, Carla Vizzotti.

Señaló que quienes no han completado el esquema hay quienes aseguran que la primera aplicación les trajo consecuencias indeseables, como fiebre, dolores y otros trastornos. Las buenas condiciones epidemiológicas también han jugado en contra en este sentido y se aprecia cierta relajación: “piensan que la pandemia ya pasó y dejó de ser un problema (...) no perciben el riesgo de no completar su esquema de vacunación”, remarcó la funcionaria.

De todas formas, se considera que la cobertura comienza a declinar especialmente a partir de los 5 o 6 meses y hay que considerar que la campaña se agilizó desde mediados de año cuando pudo acceder una buena proporción de gente.

Cobertura adecuada

Asimismo, los especialistas coinciden en que la cobertura es buena, en relación a lo que ocurre en otros países de Europa y Estados Unidos.

En Europa se habla de la “pandemia de los no vacunados” ante un recrudecimiento de los contagios que ha sido calificada por la Organización Mundial de la Salud como “muy preocupante”. Allí 4 de cada 10 personas no están vacunadas. Lo mismo sucede en Estados Unidos, donde hay brotes puntuales y hay una misma proporción de no vacunados.

Las expectativas son altas en Mendoza y el país respecto de salir mejor parados ante una nueva posible batalla contra el virus. Especialistas consultados creen que en la provincia no se presentará una pandemia de no vacunados y lo atribuyen fundamentalmente a la que consideran una alta tasa de vacunación.

Pero no dejan de señalar que el impacto será mayor entre quienes no estén vacunados o tengan esquemas incompletos.

“Dependemos más de los insumos, que es contar con las dosis de vacunas colocadas en tiempo y forma”. En ese sentido cabe señalar que, tras meses con complicaciones en el suministro de inoculantes, estas parecen haberse aliviado, hay entregas más frecuentes por parte de los laboratorios mientras que la combinación de distintos desarrollos fue un gran alivio para cumplir con los esquemas en el menor tiempo posible, tal cual dispuso hace unas semanas el Ministerio de Salud de la provincia. Pero la infectóloga destacó que el éxito va más allá del acceso a los sueros: “No sirve tener las vacunas guardadas en una heladera”, subrayó. Así lo ha demostrado la experiencia europea. En esto hay que tener en cuenta el tiempo transcurrido desde la inoculación.

El último informe epidemiológico semanal de la Asociación de Clínicas y Sanatorios de Mendoza (Aclisa) mostró que el segmento con mayor cobertura es el de quienes tienen entre 20 y 29 años, que está cercano a cubrir la totalidad de la población objetivo y alcanza 99,35% con al menos una dosis, es decir que tienen el esquema iniciado pero incompleto. Con dos dosis llega a 72,82%.

En términos generales, 9 de cada 10 adultos han recibido al menos una dosis y entre 7 y 8 completaron el esquema.

Pero por otra parte, entre los 20 y los 39 años se encuentra la menor cobertura con segundas dosis y entre los 30 y los 39 años, es el grupo que ha sido más reacio a vacunarse.

La combinación

La combinación de vacunas surgió como una posibilidad para completar esquemas ante la falta de la misma marca de la primera dosis y esto generó reparos en algunos sectores. Sin embargo, aseguran que esto tiene cada vez más aceptación.

“La gente está más flexible, antes era más rígida en cuanto a recibir siempre el mismo esquema, ahora confía más”, aseguró Martín García, director de Salud de la Municipalidad de Godoy Cruz.

Dijo que también ven que la gente va formando su propia opinión sobre las vacunas y prefiere algunas a otras.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA