miércoles 12 de mayo de2021

Sólo suscriptores
Educación en pandemia: el presentismo en las escuelas de Mendoza es del 95%
Los chicos llegan a las escuelas con los recaudos necesarios para evitar contagios de coronavirus.
Sociedad

Educación en pandemia: el presentismo en las escuelas de Mendoza es del 95%

El dato se refiere al 60% del total de estudiantes matriculados, porque no todos deben asistir debido a las rotaciones para evitar contagios de Covid-19.

Educación en pandemia: el presentismo en las escuelas de Mendoza es del 95%
Los chicos llegan a las escuelas con los recaudos necesarios para evitar contagios de coronavirus.
Sólo suscriptores

En medio del debate por la presencialidad o la vuelta a clases 100% virtuales, hay un dato oficial a considerar: según la Dirección General de Escuelas (DGE), en lo que va de este mes de escuelas abiertas en la provincia hay un 95% de presentismo escolar. Es decir, sólo un 5% de los estudiantes falta a clases. Según se informó desde el gobierno escolar, este es el mismo porcentaje que se maneja en la “normalidad” (es decir, antes de la pandemia) en las instituciones de la provincia.

Antes de continuar, vale hacer la salvedad de que un 60% de la población total es la que va semanalmente a la escuela, por las rotaciones que deben hacer los estudiantes de acuerdo a las disposiciones referidas a evitar los contagios de Covid-19.

Otra aclaración que hay que hacer que de ese 60%, un 10% corresponde a estudiantes que van de lunes a viernes sin rotación ya sea porque se trata de instituciones privadas o muy chicas en las que no es necesario realizar burbujas. Por último, también hay que señalar que el reporte de asistencia se informa semanalmente desde la supervisión de cada establecimiento.

Ensayo y error

Alejandro Castro Santander, director general del Observatorio de la Convivencia Escolar de Universidad Católica de Cuyo opinó que si bien la presencialidad y, derivado de ella, el presentismo es algo “celebrado” por la sociedad, sigue sin trabajarse este aspecto en las instituciones. De esta manera, opinó que los chicos van a la escuela porque les hace bien, desde lo socioafectivo, pero que todo se hace desde sus propios medios y “por ensayo y error”. “No hay nada pensado o programado, la dimensión socioafectiva en las instituciones no es un tema trabajado. Cuando se argumenta la sociabilidad y el encuentro entre los estudiantes es un tema que no se trabaja. El trabajo serio de la gestión de la convivencia no es un tema tratado no está incluido en los proyectos educativos en general”, comentó.

Por eso, Castro Santander dijo que es un desafío pendiente y que no solo debe limitarse a normas de convivencia, que es control, sino del encuentro. De hecho, dijo que hay 25% de estudiantes que están felices de no encontrarse con sus compañeros. “Si queremos encontrar lo positivo de todo esto es que hay que trabajar la convivencia humana. Es un hecho comprobado que el factor asociado a la calidad educativa es el clima social escolar, la convivencia, no se puede dejar a la espontaneidad”, remarcó.

Contentos de poder ir

“Nos va muy bien en el sentido del presentismo. Los chicos, van, les gusta ir a la escuela. Salvo cuando están aislados o caso sospechoso y algunos que están exceptuados por alguna razón. Están muy contentos de poder ir. Hablando con ellos, prefieren más la presencialidad, dicen que aprenden más y sienten que los profes les dan más tarea en lo virtual que en lo presencial. También dicen que disfrutan encontrarse con sus amigos”, señaló Claudio Peña director de la escuela José Vicente Zapata, de Ciudad.

Por su parte, Agustín Gallardo (16), comentó que si bien tiene algún compañero que prefiere ir virtual, él prefiere ir presencial. “Se aprende mucho más fácil y en el contexto de la pandemia estás con gente. Lo prefiero porque es mejor y es más ameno el aprendizaje. Lo que no ocurre en la computadora”, opinó el estudiante del Isep.

Martina, que va a una escuela de Maipú, contó que en el caso de su curso todos están contentos por poder ir a cursar. “La mayoría está feliz, incluso quieren que vaya todo el curso y que no se cierre. Les gusta que vayan todos los compañeros y también estamos con lo de la campera. No es tanto por querer ir a estudiar. Preferimos presencial porque nos sentimos más cómodos que en lo virtual”, explicó en referencia a los altos niveles de presentismo.

No todos piensan igual, Mirtha Faget, secretaria gremial del Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE) sostuvo que ya no es posible la presencialidad en Mendoza. El principal argumento del sindicato docente pasa por señalar que el foco está puesto en la necesidad de proteger la salud y la vida de la población. “Estamos en alrededor de 1000 casos diarios, comprobados, pero siempre son más que esos. Algunos especialistas dicen que esa cifra hay que multiplicarla por 4”.