Video: destruyeron las obras de la muestra de arte de la UNCuyo que fueron criticadas por la Iglesia

Un grupo de unas 60 personas ingresó al rectorado de la UNCuyo para protestar por la muestra de obras de arte 8M. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Un grupo de unas 60 personas ingresó al rectorado de la UNCuyo para protestar por la muestra de obras de arte 8M. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Un grupo de personas rezó en la sala donde se exponían los trabajos y, luego, algunos atacaron las obras. El Rectorado presentará hoy la denuncia y el consejo Superior abordaría el tema mañana..

La polémica por la muestra “8M- Manifiestos Visuales” expuesta en el Espacio de Arte del Rectorado de la UNCuyo escaló en un hecho de violencia. Ayer por la tarde, un grupo de unas 50 personas ingresó a la sala y destruyó la muestra organizada por la Secretaría de Extensión de la Facultad de Arte y Diseño, que había sido denunciada por “violencia simbólica sobre signos religiosos cristianos” por algunos docentes y alumnos de la propia universidad y cuestionada por la Pastoral social del Arzobispado de Mendoza..

El Consejo Superior de la UNCuyo tenía previsto debatir estos cuestionamientos y la misma continuidad de la muestra en la sesión prevista para este miércoles. Antes de eso, las autoridades de la casa de altos estudios harán hoy la denuncia correspondiente por el ataque en el espacio de arte.

La muestra, que se califica como “feminista”, exponía diferentes obras. Las cuestionadas eran puntualmente dos. Una, la crucifixión de una mujer desnuda pero con cabeza de animal. Otra, una vagina que aparenta ser una imagen de la Virgen.

Estas imágenes generaron polémica al interior de la UNCuyo y en la comunidad religiosa mendocina. Asi, el fin de semana ya se conocían reclamos por entender que ejercía “violencia simbólica sobre signos religiosos cristianos”.

Con la polémica lanzada, ayer por la tarde, cerca de medio centenar de personas se reunió en el hall del anexo del Rectorado y rezó -muchos con rosarios en las manos- frente a las obras. Además, alguien al que se identificó como “profesor Giaquinta” invocó a San Miguel Arcángel para “romper el demonio de la blasfemia” e invitó a que lo acompañaran a rezar en latin lo que denominó un exorcismo “sacramental” ante lo que llamó “blasfemia oficial instituida por la autoridad” de manera de “quitar el de monio de la blasfemia”.

Fue después de esto que un grupo menor de personas, en su mayoría jóvenes, arremetió contra las obras y comenzó a destrozar las piezas. Las dos cuestionadas -de las artistas Cristina Pérez y Paula Funes- quedaron despedazadas en el piso, pero también fueron atacadas otras.

Según trascendió, tras el incidente, llegaron algunos artistas a preguntar quién se iba a hacer cargo de pagar el valor de las obras. Asimismo, en declaraciones a Canal 9, la decana de la Facultad de Artes, Laura Braconi consideró como “inadmisible” lo ocurrido calificándolo como un “ataque vandálico a la expresión artística” e indicando que “no hay que ejercer violencia sobre las obras de arte”.

Hay que saber que el eventual replanteo del Rectorado se debe a que recibió unas 4.000 firmas contrarias a la muestra entre docentes, estudiantes y padres. Al parecer ante los destrozos se suspendió dicha intención.

Explicación del responsable

La muestra de arte en conmemoración al Día Internacional de la Mujer que dio lugar a numerosas críticas además del rechazo por parte de la Arquidiócesis de Mendoza fue defendida por Sergio Rosas, secretario de Extensión y Articulación Social de la Facultad de Artes y Diseño.

“No queremos ni podemos censurar las obras de los artistas porque, justamente, alentamos la libre expresión y, además, representan trabajos que hablan de la lucha de las mujeres en la actualidad”, puntualizó, para señalar que la ola de críticas tiene origen en la “fragmentación y sesgo de la información con el agravante del uso de las redes sociales”.

Dijo que las obras muestran imágenes de la mujer reproductora o con su genitalidad expuesta como producto de un recorrido y una investigación que demandó más de un año y que fue aprobada por el Consejo Superior.

“Como gestor cultural la finalidad de todo esto es llevar las producciones de la Facultad de Artes a la comunidad, a la vida. La función es didáctica y social”, dijo.

Finalmente, sostuvo que la mayoría de los visitantes no se detuvieron a leer los epígrafes que acompañan cada obra, de modo que no conocen el argumento del artista ni la función que cumple a partir del dispara

Una de las obras destruidas por un grupo de unas 60 personas que ingresó al rectorado de la UNCuyo para protestar por la muestra de obras de arte 8M.  Luego de rezar, comenzaron a romper las obras que estaban expuestas en conmemoración del Día de la Mujer.  

Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Una de las obras destruidas por un grupo de unas 60 personas que ingresó al rectorado de la UNCuyo para protestar por la muestra de obras de arte 8M. Luego de rezar, comenzaron a romper las obras que estaban expuestas en conmemoración del Día de la Mujer. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

dor visual.

“Abyecta y desagradable”

La docente Mariana Calderón, que dicta clases en la facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo, señaló a Los Andes que no logra entender cuál es el sentido de esta exposición a la que consideró “abyecta y desagradable”.

“Esto tiene gran significado porque demuestra que viene de las bases”, puntualizó, para remarcar que la muestra fue ofensiva porque expone vaginas “enormes” que no son representaciones dignas, sobre todo teniendo en cuenta la importancia que la mujer tiene en la UNCuyo donde la rectora es una exponente femenina.

“Es, además, una falta de respeto al credo católico. Hay una cruz de gran tamaño con una mujer con su vagina bien remarcada, detallada, y a la vez una cabeza de vaca o carnero. Una vagina abierta. Algo realmente innecesario y sin sentido”, se quejó la docente, acompañada por su par Isabel Becerra.

Un grupo de unas 60 personas ingresó al rectorado de la UNCuyo para protestar por la muestra de obras de arte 8M - Manifiestas Visuales que habían sido cuestionadas por la iglesia, luego de rezar comenzaron a romper las obras que estaban expuestas en conmemoración del día de la mujer.  

Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Un grupo de unas 60 personas ingresó al rectorado de la UNCuyo para protestar por la muestra de obras de arte 8M - Manifiestas Visuales que habían sido cuestionadas por la iglesia, luego de rezar comenzaron a romper las obras que estaban expuestas en conmemoración del día de la mujer. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

Agregó que el rectorado suele organizar actividades alusivas al Día de la Mujer, aunque confesó que nunca vio algo de esta naturaleza. “En general la gente de la UNCuyo rechaza este tipo de cosas, por eso sigo sin entender hacia dónde vamos”, dijo.

Antes del destrozo, Jorge Fuentes, padre de un estudiante, anunció que se está en pie de lucha y que mañana estaban convocados a una reunión con el Consejo Superior para abordar el tema y pedir acompañamiento. El objetivo es que la muestra sea retirada del lugar.

“Ha habido un repudio generalizado por este tema tan sensible, exponer nada menos que en el Rectorado, esta muestra. No es nada en contra de los artistas ni en contra de sus expresiones ni de las libertades individuales, ni de sus derechos”, advirtió.

“Solo que en un espacio donde se deben respetar todas las visiones se expone una muestra donde son violentadas las creencias religiosas de un sector más que importante de la sociedad mendocina”, dijo.

Repudio en grupos de whatsapp

El fin de semana, especialmente el domingo, circularon varios audios de whatsapp de padres de estudiantes y también de docentes y ayudantes de cátedra.

“Esta muestra es ofensiva, fuerte, despreciable y desagradable”, dijo un papá, que aclaró que se ha hecho para reivindicar el Día de la Mujer, pero se logró todo lo contrario.

También la Arquidiócesis de Mendoza lanzó críticas contra la muestra “8M-Manifiestos Visuales” que se realiza en el marco del Mes de la Mujer, para contribuir al establecimiento de una mirada reflexiva desde el arte sobre la sociedad patriarcal, entre otros objetivos, según sus organizadores.

Las obras artísticas se expusieron en el anexo del Espacio de Arte Luis Quesada, que está ubicado en el edificio del Rectorado de la UNCuyo. Sin embargo, lo que se pensó como un aporte a la “deconstrucción de estereotipos asociados a las mujeres y a la comunidad LGTTBIQ+”, terminó con un fuerte cuestionamiento de la Iglesia católica en pos de “cuidar la convivencia democrática”.

La exposición - que presentó trabajos de 36 artistas, estudiantes, docentes y egresadas- estaba prevista hasta el 31 de este mes y forma parte de un cronograma de actividades organizado por la FAD en el mes de los Derechos Humanos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA