jueves 24 de junio de2021

Sólo suscriptores
Del manicomio al premio Príncipe de Asturias, la dura travesía del escritor Emmanuel Carrère
Rumbos 928 Editorial Edito
Rumbos

Del manicomio al premio Príncipe de Asturias, la dura travesía del escritor Emmanuel Carrère

Acaba de recibir el prestigioso Premio Príncipe de Asturias. En su último libro, titulado “Yoga”, narra cómo sobrevivió a un infierno anímico que lo tuvo al borde del suicidio.

Del manicomio al premio Príncipe de Asturias, la dura travesía del escritor Emmanuel Carrère
Rumbos 928 Editorial Edito
Sólo suscriptores

Emmanuel Carrère es un psicópata. No lo digo yo, lo revela él mismo en su último libro Yoga, que acaba de ser editado por Anagrama. Ahí cuenta cómo arrancó con la intención de escribir algo “sutil y risueño” sobre su relación con el tai-chi y el yoga, pero acabó narrando su caída en un infierno anímico que lo llevó a internaciones, sesiones de electroshock, devaneos suicidas y altas ingestas de ketamina, un tranquilizante diseñado para caballos. Carrère es el maestro jedi, la figura suprema, de un género llamado “literatura del yo”, que se remonta a los tiempos de Flaubert y se puso rotundamente de moda hace unos años. Desde mediados de la década de 1980, este parisino –hijo de una famosa intelectual de origen ruso– viene exprimiendo su propia vida para obtener la arcilla de sus novelas. Por momentos es una especie de Forrest Gump que parece haber estado en todas partes y haber experimentado todas las cosas. Yoga es su acto definitivo (asegura que éste es su último libro no ficcional), en el que salta por los aires la acumulación de su universo literario: a lo largo de sus novelas asumió tantas identidades distintas que perdió por completo de vista quién es en realidad. Y le está costando carísimo. El libro tiene un poco de todo lo que amamos los que amamos a Carrère: honestidad brutal, autoindulgencia, una prosa adictiva y snobismo típicamente francés . Aunque repite hasta el paroxismo cada uno de los tics que lo llevaron a ser quien es, Yoga es una novela genial. Involuntariamente, quizás sea la mejor obra de autoayuda de la historia. No ofrece solo una lectura deliciosa, sino también herramientas para transitar estos tiempos de encierros físicos y emocionales.