Gustavo Conti donó médula a su hermano Walter : “Comenzó la batalla de la sanación”

Gustavo Conti le donará médula a su hermano, quien padece leucemia desde el 2020
Gustavo Conti le donará médula a su hermano, quien padece leucemia desde el 2020

Hace dos años, el hombre fue diagnosticado con leucemia. Con quimioterapia superó el cáncer, hasta que este año tuvo una recaída y el actor no dudó en ayudarlo.

Gustavo Conti no dudó ni un segudo y le donó médula ósea a su hermano Walter, que hace dos años fue diagnosticado con leucemia. El ex Gran Hermano compartió en sus redes sociales fotos del momento y un mensaje alentador.

Primera dosis para el trasplante de médula qué haremos el lunes con mi hermano, son 5 días de tres ampollas, comenzó el tratamiento, comenzó la batalla de sanación”, publicó el viernes en su cuenta de Instagram, junto a una imagen suya donde muestra el certificado de la aplicación.

Gustavo Conti le donará médula a su hermano, quien padece leucemia desde el 2020
Gustavo Conti le donará médula a su hermano, quien padece leucemia desde el 2020

Ahora, hace pocas horas, el actor compartió otra foto de él en la cama del sanatorio donde realizarán en procedimiento con el texto: “Trasplante de médula en curso todo listo para la sanación de mi hermano”. Su posteo consiguió más de 23 mil “Me gusta” y miles de comentarios y mensajes de aliento, entre ellos el de Facundo Arana, Sergio Gonal, Adriana Salgueiro, Flor Otero, Mariana de Melo y Tito Speranza.

Gustavo Conti
Gustavo Conti

Hace poco, en Teleshow, la pareja de Ximena Capristo había contado cómo tomó la decisión de donarle médula a Walter. “Nunca dudé en hcerlo. No existe otra opción en mi cabeza. Nos dio 75 por ciento (de compatibilidad) con 50 ya hacen trasplantes, así que era una bocha”, dijo.

Gustavo Conti y la lucha de su hermano Walter contra la leucemia

Todo comenzó hace poco más de dos años, en abril del 2020 cuando en plena cuarentena total y obligatoria por el coronavirus el hermano de Gustavo Conti comenzó a sentirse “cansado” y decidió ir al sanatorio Anchorena, donde escuchó el diagnóstico menos esperado: “Le dijeron que tenía leucemia, nos sorprendió porque era una persona hiper sana, hacía deportes, nunca tuvo nada”. En ese entonces, para estar un paso adelante, Conti se hizo los estudios de compatibilidad en caso de que fuera necesario un trasplante de médula.

Aquellos análisis quedaron archivados en el cajón y no fueron necesarios. En ese momento Walter hizo tratamiento con quimioterapia y le “resetearon” la médula, “le sacaron las células malas”, explicó Gustavo. De esa manera, retomó su vida anterior hasta que en el último control anual que se hizo en abril, los resultados arrojaron que había tenido una recaída.

En su momento estuvo en terapia intensiva por complicaciones, sin glóbulos blancos y corre riesgos por las infecciones. Salió adelante, es deportista, tiene 51 pero parece de 30 y no fue jugador de fútbol por cinco minutos. Cuando se recuperó volvió a jugar. Pero le dijeron que si tenia una recaída no podría hacer tratamiento, sino que tenía que ir a trasplante. Está internado combatiendo porque tuvo unas bacterias, no llegó a estar en terapia pero sí con oxígeno. La pasa como el orto. Él es un pibe sano, de esos que decís ‘va a vivir 100 años’”, decía hace unas semanas Gustavo, aún sin comprender.

Desde ese momento hasta hoy a Walter lo acompañó su esposa y sus hijos, y su hermano a la distancia, ya que los médicos dijeron que por estar con las defensas muy bajas, sería mejor que no recibiera visitas.

“El tratamiento no es fácil”, dijo el ex Gran Hermano en mayo y agregó que él anímicamente estaba preparado: “Siempre quise hacerlo, nunca dudé, no existe otra opción. Por mí no me da miedo, desde un primer momento estuve dispuesto a hacerlo, es mi hermano y quiero lo mejor para él. Nunca dudé y sabe que estoy a disposición. El miedo esta por el tratamiento que es complicado, pero tengo fe que al tener todas esas virtudes lo va a poder sacar adelante”.

Desde que se enteraron del diagnóstico, él y su familia se apoyaron en la fe. “Creemos y rezamos para que toda vaya bien todos los días. Hay que pedirle a Dios que las cosas se den bien y que después del trasplante su cuerpo lo acepte como corresponde y que quede como una anécdota y un mal trago que pasamos todos. Para él en realidad, que puso el cuerpo”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA