Esto ocurre si echás agua hirviendo a las plantas del jardín

Esto ocurre si le echás agua hirviendo a las plantas del jardín. (Imagen ilustrativa / Web)
Esto ocurre si le echás agua hirviendo a las plantas del jardín. (Imagen ilustrativa / Web)

Debés tener en cuenta estos consejos para regar tus plantas.

Regar las plantas no es una ciencia, pero lleva un cierto cuidado y compromiso para el bienestar de las plantas del jardín. Es por eso que incluso la cantidad y temperaturas de los elementos que usamos, tienen importancia.

Lo más común es que dejemos que el agua de la lluvia sea la encargada de hidratar y nutrir nuestras plantas. Sin embargo, como nunca llueve tanto (y más en una zona como Mendoza), debemos buscar alternativas para que nuestro jardín se mantenga sano y conserve toda su vitalidad.

Una de las consideraciones a tener en cuenta a la hora de regar las plantas es la temperatura del agua. Es un factor que pocas personas recuerdan. No obstante, tiene más importancia de la que pensamos.

Regar las plantas con agua caliente o hirviendo ayuda a que las plantas crezcan, pero debemos controlar la temperatura. Lo ideal es utilizar temperaturas entre 43 y 55°C ayudando de esta forma a acelerar su crecimiento.

Esto ocurre si le echás agua hirviendo a las plantas del jardín.
Esto ocurre si le echás agua hirviendo a las plantas del jardín.

Está demostrado que las plantas que se riegan con agua caliente pueden llegar a alcanzar mayor altura que aquellas que han sido regadas con agua a menor temperatura. Recordá siempre: utilizar agua demasiado caliente puede provocar que nuestra planta se marchite o incluso muera.

Otro de los beneficios es que el agua hirviendo extermina las plagas del suelo. Donde habitan pequeños animales, hongos y bacterias que pueden dañar a nuestras plantas, el agua a altas temperaturas es inmediata.

Esto ocurre si le echás agua hirviendo a las plantas del jardín.
Esto ocurre si le echás agua hirviendo a las plantas del jardín.

Uno de los métodos más utilizados tradicionalmente es liquidar a las plagas usando el agua caliente. La temperatura del agua debe estar entre 48-55 ºC y debemos aplicarla directamente sobre la raíz de las plantas.

Esto ocurre si le echás agua hirviendo a las plantas del jardín.
Esto ocurre si le echás agua hirviendo a las plantas del jardín.

Finalmente, eliminá las malas hierbas. De esta forma evitarás el uso de pesticidas que pueden llegar a ser perjudiciales. La forma de acabar con las malas hierbas es aplicando el agua hirviendo directamente sobre el cuerpo vegetal, con cuidado de no dañar las raíces.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA