El albertista que pasó por Mendoza y la súplica del peronismo local: “Hay que evitar que el país explote”

Katopodis con los intendentes kirchneristas y Anabel Fernández Sagasti.
Katopodis con los intendentes kirchneristas y Anabel Fernández Sagasti.

Gabriel Katopodis, ministro de Obras, estaba en Santa Rosa cuando se conoció la renuncia del ministro de Economía Martín Guzmán. Algunos intendentes mendocinos hablaron de la crisis y pidieron que el Presidente la solucione.

La renuncia del ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, coincidió con la presencia en Mendoza de un integrante del atribulado gabinete del Presidente. Efectivamente, Gabriel Katopodis, el ministro de Obras, estuvo este sábado a la tarde en Santa Rosa, donde participó de la inauguración de un auditorio municipal.

La foto mostró a Katopodis, uno de los moderados albertistas del elenco nacional, junto a la jefa del peronismo local, Anabel Fernández Sagasti, y varios intendentes kirchneristas o con relación amigable con este sector del oficialismo nacional. Flor Destéfanis, la anfitriona de Santa Rosa; Fernando Ubieta, de La Paz; y Martín Aveiro, de Tunuyán.

El albertismo, a esa hora del sábado, se quedaba con uno menos, y Katopodis asomaba cada vez más como un sobreviviente. El más importante del bloque acaba de irse dando un portazo ruidoso en medio de un acto de Cristina.

Las sonrisas para la cámara del ministro nacional y los que estuvieron con él en Santa Rosa no exhiben para nada el impacto de la noticia. Katopodis hizo algunos esfuerzos importantes en los últimos tiempos para saltar la grieta peronista nacional. Siempre respondió a cada llamado de Fernández Sagasti, mano derecha de Cristina Kirchner en el Senado nacional. Por ejemplo, hace poco vino para participar del evento Peronismo futuro, que organizó Sagasti. ¿Señales para garantizar su continuidad?

Fuera de las fotos silenciosas, poca reacción hubo en el PJ mendocino tras el bombazo nacional de la salida de Guzmán. Ninguna fue inmediata, pero con el correr de las horas, hubo quienes se animaron a hablar.

Algunas expresiones recogidas apuntaron a bajar un poco el nivel de dramatismo que sembró la ida del ministro de Economía. “Esto es un reacomodamiento interno que esperemos sea para bien”, expresó Roberto Righi, intendente de Lavalle y uno de los dirigentes alejados del kirchnerismo.

No dudó además Righi en señalar que es el presidente “Alberto Fernández, máxima autoridad del Poder Ejecutivo” quien “siempre” debe hacerse cargo de solucionar las crisis.

Hay que evitar que el país explote, como sea. Si todos actuamos con responsabilidad, se puede evitar que explote”, señaló otro intendente mendocino, con evidente preocupación y menos diplomacia, pero en off.

En contraste, nadie del kirchnerismo orgánico habló en la noche de este sábado. Ese silencio y las expresiones más moderadas de los dirigentes que sí lo hicieron pueden interpretarse como el intento de evitar que la interna del Frente de Todos se termine de irradiar en Mendoza.

Aquí, el peronismo hace desde hace tiempo un esfuerzo grande por mantener la unidad, a pesar de las diferencias. Casi nadie oculta esa realidad, ¿precipitará la salida de Guzmán una confrontación mayor? Es una de las preguntas que dejó en al aire la crisis que acaba de explotar.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA