lunes 21 de septiembre de 2020

Mundo Club House

Tips para elegir la alfombra perfecta para cada espacio del hogar

Aspectos que deberás tener en cuenta para diseñar ambientes más cómodos y bien decorados.

Comprar una alfombra no es fácil… ¡y es que hay tantos factores en juego! Desde el estilo, hasta el tamaño, pasando por la calidad, la resistencia a las manchas, el factor “moda” y tantas cosas más. Por eso, siempre es bueno tener algunas guías a la hora de elegir. En esta nota nos centraremos en uno de los puntos más difíciles: el tamaño.

Lo primero que hay que saber para elegir el tamaño correcto de tu alfombra es que la función principal de este elemento decorativo es delimitar el espacio. Sí, puede que además entregue calidez, un toque de color y ambiente, pero su gran aporte a la decoración es decir: “este es el living” o “aquí es donde comemos”. Con eso en mente, tomar la decisión correcta se hace un poco más fácil.

Living flotante vs Sillón contra la pared

A grandes rasgos, hay dos tipos de livings: los más grandes, donde los muebles quedan “flotando” (es decir, el espacio no está tan delimitado por las paredes) y los más pequeños, donde el sofá principal queda contra la pared, por ejemplo. En el primer caso, es necesario comprar una alfombra que delimite todo el espacio, sillones y sofás incluidos.

Si comprás una muy pequeña, que quede solo bajo la mesa de centro, harás que el espacio se vea más chico y sin mucho sentido. En los livings más grandes, es ideal que las cuatro patas de los sillones y sofás queden sobre la alfombra, o por lo menos las dos de adelante. Y en este punto es muy importante la consistencia: si las cuatro patas del sofá quedan encima de la alfombra, las cuatro patas de los sitiales o sillas, también. Si no tenés una alfombra tan grande, que se apoyen solo las dos de adelante, pero que se repita la misma regla en todos los muebles, para que se vea intencional.

Si tu living es más pequeño, igual es necesario delimitar el espacio. La única diferencia es que podés elegir una alfombra que no se meta debajo del sofá, sino que quede justo frente a las patas.

¿Qué hacer en el comedor?

Si buscas una alfombra para el comedor, también hay algunos consejos para elegir la correcta para este espacio. Lo primero y más básico es que la alfombra debería cubrir todo el espacio de la mesa y las sillas, y además considerar el movimiento normal de éstas. O sea, la alfombra no puede terminar justo detrás de las patas de las sillas, sino que debe permitir que alguien la mueva y se siente. Por lo general, la alfombra debería ser entre 50 y 70 centímetros más grande que la mesa, por lado.

También es importante que la alfombra no quede pegada a la pared. En este caso, una alfombra demasiado grande hará que el espacio se vea apretado y lleno de cosas. Lo ideal es que haya un espacio de por lo menos 45 centímetros entre el borde de la alfombra y la pared.

En general, la alfombra debería seguir la misma forma de la mesa. Es decir, si la mesa es redonda, la alfombra debería ser redonda.

¿Una alfombra muy pequeña? ¡No todo está perdido!

Y si tenés una alfombra que te encanta por su diseño, pero no es tan grande como para poder usarla en el living, no te preocupes, todavía hay opciones.

Una buena idea es comprar una alfombra del tamaño necesario de sisal o yute, para usar como base neutra, y sobre ella poner la alfombra más pequeña, como un toque de color. Así, todos quedan felices.

Un último consejo

Si todavía no estás segura cuál es el tamaño que necesitas, hacé el siguiente ejercicio: marca el espacio que crees que debería usar la alfombra con masking tape en el suelo.

¿Se ve bien? Entonces toma las medidas y listo, ya tenés claro el tamaño perfecto de la alfombra que necesitas. Si no encontrás una exactamente de ese tamaño, siempre es mejor elegir una un poco más grande.

Conocé más sobre Revista ClubHouse.

Fuente Sodimac