jueves 6 de mayo de2021

Video: Facundo Campazzo atropelló a un gigante de dos metros y provocó una revolución en la NBA
Campazzo y un fuerte choque con el enorme base australiano encendió las repercusiones de los seguidores de la NBA. / Gentileza.
+ Deportes

Video: Facundo Campazzo atropelló a un gigante de dos metros y provocó una revolución en la NBA

Un fuerte choque con el enorme base australiano encendió las repercusiones de los seguidores de la NBA. Imperdible.

Video: Facundo Campazzo atropelló a un gigante de dos metros y provocó una revolución en la NBA
Campazzo y un fuerte choque con el enorme base australiano encendió las repercusiones de los seguidores de la NBA. / Gentileza.

Facundo Campazzo tuvo acción en este encuentro, pero su participación estuvo por debajo respecto de lo hecho en otros partidos. Jugó poco más 25 minutos y cumplió muy bien en la faceta defensiva con 2 rebotes, 2 robos, un tapón y una asistencia.

Campazzo volvió a tener protagonismo más allá de su participación en el juego. Esta vez, por el duro cruce que sostuvo con Ben Simmons. El australiano, que mide 2,11 metros, es enorme y dueño de una contextura poco habitual para un base, juega en la selección de su país y tiene bastante experiencia en la NBA. Pero anoche perdió el duelo con el argentino: primero, intentó atacar el aro y con el brazo derecho extendido le cometió falta en ataque al cordobés; minutos después, hizo lo que se conoce como cortina ciega para permitir la salida de Maxey, pero no contó con la fortaleza de Campazzo (1,78 metros), que se lo llevó por delante y derribó a un jugador casi 30 centímetros más alto; en estos casos, vale destacarlo, no se considera falta lo hecho por Campazzo, ya que el jugador que cortina suele aparecer de improviso y no puede ser visto por el defensor.

La acción fue muy festejada por los seguidores de la NBA se hizo viral rápidamente, en función de la disparidad de contextura de ambos jugadores -una suerte de David contra Goliat-, y de cómo soportó con creces Campazzo el roce con Simmons. Luego el australiano intentó atacar el aro, pero pareció confiarse y perdió el balón con el argentino, que allí sumó uno de sus dos robos de la noche.