Panorama preocupante para la ciruela por las heladas

Se teme que la próxima cosecha sea baja y esto se sustenta en las heladas en el Sur provincial. Foto: Patricio Caneo / Los Andes
Se teme que la próxima cosecha sea baja y esto se sustenta en las heladas en el Sur provincial. Foto: Patricio Caneo / Los Andes

Las bajas temperaturas registraron daños de hasta 90% en producciones de ciruela para industria, por lo que 2022 sería otro año de mala cosecha. En el acumulado hasta agosto, la exportación cayó en volumen 52%.

La ciruela para industria en Mendoza parece repetir un panorama preocupante, con daños por heladas en los cultivos y una caída en las exportaciones por la mitad de su volumen en lo que va del año. La única salida parece ser una reconversión del sector, pero para ello se requiere más financiamiento.

Se teme que la próxima cosecha sea baja y esto se sustenta en las heladas en el Sur provincial, ya que la ciruela para industria está plantada en un 65% en San Rafael, un 20% en Alvear y un 15% en el Este. Los números del Instituto de Desarrollo Rural (IDR) sobre las heladas de la madrugada del 3 y el 4 octubre (que se suman a las de 14 y 15 de setiembre) indican que las temperaturas fueron muy bajas en la zona Sur y la mayoría de los cultivos sufrieron daños.

Los datos registrados señalan que, en el caso de la ciruela para industria en estado de fruto pequeño recién cuajado, los daños fueron muy altos, de entre un 50% y un 90% para quienes no pudieron defender activamente la helada. Quienes sí combatieron la baja de las temperaturas, de manera activa, registraron daños estimados de entre un 10% y 20%.

Francisco Araujo, coordinador del Clúster de Ciruela Industria de Mendoza, señaló que el panorama es preocupante y detalló que en la zona donde él produce llegaron a registrarse hasta 6 grados centígrados bajo cero en el momento de floración. A eso se suma las malas cosechas de 2019, 2020 y 2021 (menores al promedio de los últimos 10 años) por motivos climáticos y la consiguiente pérdida de rentabilidad e inversión tecnológica.

“Llevamos 3 años seguidos con una reposición baja de inventario. El negocio debe ir hacia una transformación. No podemos seguir adelante en este estado mientras que tenemos clientes que valoran este producto de Argentina”, afirmó Araujo. Vale recordar que más del 90% de esta ciruela se exporta.

La baja en las cosechas ya es un problema de toda la cadena porque los industriales ya no cuentan con la materia prima para elaborar y exportar. Este panorama parece que se repetirá en 2022 si, en efecto, hay una mala cosecha.

Superficie y financiamiento

Además del factor climático, una razón de la caída de toneladas se debe a la reducción de la superficie. En 2010, se hizo un censo provincial que dio el número de 14.000 ha. Actualmente, el IDR con el clúster ciruelero están realizando otro censo y, si bien quedan por censar a muchos productores, la tendencia es a la baja.

“Desde el clúster estamos desarrollando un censo, es temprano para decir números pero vamos viendo que hay una menor superficie que en 2010. Además, hay algunas que están por entrar en abandono y posterior erradicación. Todavía no están los números finos, pero se confirma que hay menos que en 2010″, describió Francisco Araujo.

En ese sentido, para Araujo el sector debe encarar una transformación, y la preocupación está en encontrar modelos productivos que sean sustentables y permitan al productor tener rentabilidad para quedarse en el negocio y desarrollarse.

Carlos Ponce, presidente del Comité Exportador de Ciruela Industria de Mendoza (Cecim) y productor de ciruela, coincidió en el panorama gris respecto de la próxima cosecha, que se suma a las anteriores: “De las últimas cinco cosechas, cuatro han sido malas en términos de volumen. Hoy es indispensable contar con riego por goteo y riego subarbóreo para combatir las heladas y tener un valor mínimo de producción”.

Ponce, además, es parte de la tercera generación de la empresa familiar Trador, que produce, industrializa y exporta ciruelas en General Alvear desde 1957. Actualmente, están con un punto de quiebre de stocks pero, con la lucha activa contra la helada, esperan mantener un 60% del volumen de producción propio. El “paquete tecnológico”, de riego por goteo, riego subarbóreo y malla antigranizo, es una clave para poder continuar.

El presidente de Cecim cree que para frenar la caída es fundamental el acceso a financiamiento, porque con las pérdidas de un año no se puede preparar la finca para defenderse de las próximas heladas, y se cae en un círculo vicioso.

Para tener en cuenta, construir estas defensas requiere de un reservorio de 15 a 20 millones de litros, más la infraestructura de bombas, la cañería de distribución y la tela antigranizo. El costo de esta inversión puede rondar entre U$S 8 mil y U$S 10 mil por ha, de modo que una hectárea de frutal más el valor de la tierra de plantación puede llegar a superar los U$S 20 mil.

Caída en exportaciones

Los números que maneja ProMendoza indican que el acumulado hasta agosto de 2021 es menor en volumen y en precios respecto del mismo período de 2020. Hasta agosto de 2020, se había exportado U$S 24 millones y 13.613 toneladas pero en ese mismo período de 2021 se han exportado casi U$S 21 millones y 6.502 toneladas. Esto significa una caída del 15% en dólares FOB y del 52% en volumen, un número preocupante.

Gaetano Aguilera Prisco, coordinador de Promoción Comercial de ProMendoza, explicó que, si bien la caída en divisas no es grande, hay que poner el foco en el volumen, porque las divisas varían según el precio internacional. Además, afirmó que ya se venía de otros dos años de caída y que perder un mercado por falta de oferta sería una pérdida enorme por todo el esfuerzo que implica lograr un espacio.

“Supongamos que una persona va al supermercado y consume un producto. Va a la góndola un día y no está. Entonces elige otro con precio similar y resulta que le gusta. Después, cuando vuelve el anterior, ya no miras sólo al primer producto, sino también al nuevo. Esto también pasa en el mercado internacional”, ilustró.

El mercado principal de Mendoza, tanto en ciruelas secas con carozo como sin éste, es Brasil. Tiene la ventaja de ser un mercado de cercanía y que se ve menos afectado por las complicaciones logísticas. Esto último, en cambio, afecta al mercado ruso, segundo mayor importador local de ciruelas secas sin carozo. Si bien había temor por el aumento de aranceles de la Comunidad Euroasiática, Aguilera Prisco aclaró que aún no se ha dado ese aumento.

El coordinador de Promoción Comercial de ProMendoza sugiere poner el foco en mercados importantes como Brasil y Rusia, y dejar para más adelante la búsqueda de otros posibles mercados. Además, cree que sería necesaria “una política de Estado para poder financiar e invertir en lucha activa contra helada” para evitar perder futuras cosechas y así seguir abasteciendo a los mercados.

Carlos Ponce coincidió en que la inestabilidad de abastecimiento es un problema para consolidarse en el mercado mundial, con una situación muy incómoda para los exportadores. En cuanto a precios, los productores que hayan logrado salvar la cosecha podrán afrontar una campaña con mucha demanda y precios altos (dependiendo claro, de cómo sea la cosecha y el panorama mundial en 2022).

“Los mercados de proximidad se han vuelto muy interesantes. Brasil se ha tonificado en cuanto al volumen. Además de las ventas programadas, se puede llegar en un flete por camión en 10 días. Estas ventas más puntuales agilizan y lo convierten en un mercado de proximidad bastante tentador”, explicó el presidente de Cecim.

Llega un congreso internacional

A fin de mes, se realizará el Primer Congreso Argentino de Ciruela Industria, un evento de índole internacional organizado por el Clúster de Ciruela Industria de Mendoza. Bajo el lema “El futuro es innovar”, tendrá un formato híbrido, ya que el viernes 26 de noviembre será de manera online y el sábado 27 será presencial en la finca San Rafael Arcángel.

El primer día será el formato virtual y se podrá ingresar y participar desde cualquier dispositivo conectado a internet. Esta parte del congreso tiene básicamente tres paneles principales: el primero es el testimonio de productores; el segundo es el testimonio de industriales exportadores y el tercero, incluye la mirada de técnicos referentes.

El segundo día, presencial, incluirá instancias técnicas para el intercambio entre productores y especialistas y una instancia de intercambio y camaradería entre actores del sector. Habrá circuitos donde productores y especialistas van a recorrer instancias de nutrición, de agua y de consultas libres.

La inscripción es libre y gratuita, y se puede acceder al virtual, al presencial o a ambos (para el presencial hay un cupo limitado, con inscripción en www.facebook.com/clusterciruelaindustria). “Invitamos a los productores para que se acerquen al congreso. Ahora, ninguna institución sola podrá hacer la transformación. Esto debe ser un trabajo de todo el sector”, invitó el coordinador del clúster.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA