jueves 16 de julio de 2020

Pospandemia, diseños cómodos y producción sostenible. Los outfits que marcan tendencia será sueltos, livianos y cómodos.
Espectáculos

Moda pospandemia: diseños cómodos y producción sostenible

La industria de la moda es una de las más golpeadas el 2020 y va en buscas de un futuro alentador, con cambios en el modo de elaboración y los nuevos hábitos del consumidor.

Pospandemia, diseños cómodos y producción sostenible. Los outfits que marcan tendencia será sueltos, livianos y cómodos.

Antes de que el mundo se viera colapsado por la pandemia del Covid-19, una de las industrias que más contamina y desechos produce es la textil. Y durante este momento históricos tanto las grandes marcas como los diseñadores emergentes se vieron en la necesidad de repensar el futuro de la moda y proponer cambios rotundos, inimaginables hace unos meses.

Así fue, que marcas como Louis Vuitton o la multinacional Zara tuvieron que guardar la promoción de sus nuevas colecciones y comenzaron a confeccionar barbijos y batas para uso hospitalario ¿Pero qué cambios se avizoran en el mundo de la moda?

Venta online y desfiles por streaming

Uno de los cambios que desató la pandemia es la compra de indumentaria por la web. Una forma de consumo que se volvió tendencia y que no se irá, a pesar de las grandes pérdidas que implica a la industria, con locales cerrados y exclusión de nuevos vendedores.

Pospandemia, diseños cómodos y producción sostenible

Los diseñadores reconocidos y nuevas marcas ya apostaban a las redes sociales para promocionar sus productos y derivar a los clientes a su canal de ventas, de una manera dinámica y a solo un clic de distancia. Estos mecanismos se acentuaron en los últimos meses y hoy cientos de diseñadores cierran su local por la baja rentabilidad y apuestan a la venta online, como a los pequeños showroom que les sirvan como una vidriera personalizada para el cliente.

Esta práctica muchos la utilizaban para las compras en el exterior de indumentaria deportiva o piezas de diseño que no llegaban al país por sus altos costos. En este sentido, el cambio en el consumo es rotundo, dado que por la suba del dólar y los costos de envío han determinado que el consumidor nacional apueste a comprar por las páginas web de las grandes marcas deportivas o de diseño.

Otro de los ámbitos donde irrumpirá la tecnología es en las pasarelas. Aunque muchos expertos y entendidos se resisten, la mayoría de las marcas en Europa tuvieron que suspender la presentación de las colecciones crucero. En nuestro país solo se realizó el Fashion Week otoño invierno 2020 días previos al aislamiento obligatorio. Pero no hay perspectiva de las marcas de realizar un desfile con gran concurrencia de público, como era costumbre en el mes de agosto.

En primer lugar porque aún no están permitidos los eventos masivos en Buenos Aires, y por otro lado, las grandes firmas se están acomodando a una temporada más que inusual, con bajas en las ventas, cierre de locales y las nuevas tendencias marcadas por la búsqueda del consumidor en indumentaria.

Una de las soluciones posibles es realizar desfiles vía streaming de los diseñadores más reconocidos y quienes marcan tendencia, o bien hacer un evento para un público reducido. Porque según los amantes de la moda, los desfiles no van a desaparecer.

“Los humanos necesitamos interrelacionarnos y una pantalla nunca puede sustituir a la experiencia de ver un espectáculo en directo. Además las Fashion Weeks permiten reunir firmas y compartir gastos. Pero quizás hay que replantearse si es necesario hacer tantos desfiles al año”, declaró Marta Coca directora de la 080 Barcelona Fashion al diario La Vanguardia.

Cambios de hábitos y de vestir

Con las nuevas formas de vida, la llegada del home office y las salidas restringidas, los argentinos han cambiado su forma de vestir y comprar indumentaria. Ahora prevalece el confort al vestirnos.

Por eso se estima que los diseñadores dejarán los artículos de lujo y sofisticados, para volcarse a una moda liviana y dinámica, ideal para sentirse cómodos y con estilo puertas para adentro.  

Los tacos pasaron al olvido. Se buscan calzados cómodos y con taco bajo.

En el caso de las mujeres, el jeans un básico infalible paso a un segundo plano, para darle el primer puesto a los pantalones livianos o de gimnasia. Una de las salidas para lucir formar y confortable son los pantalones de texturas más livianas, tipo palazzo con una camisa y sweater, para no perder la elegancia.

Los básicos y el look minimalista es una tendencia que llegó y se extenderá para la nueva temporada, con el plus que las estaciones de primavera y verano permiten cierta soltura, con prendas holgadas y livianas, que se transforman en un comodín para el día como para la noche.

En esta sintonía los hombres también han acudido a sus guardarropas informales y cómodos para pasar el invierno. El traje y corbata se piensa para una ocasión de etiqueta y el home office le permite jugar con prendas livianas, sweaters clásicos y camisas sport.

En cuanto a los textiles el algodón es el elegido por excelencia, pero los tejidos de calidad y algunos sintéticos confortables no pierden su lugar.

¡Adiós tacos, bienvenidas zapatillas!

Los diseñadores de calzado también sufren los cambios de la pandemia. Las mujeres buscan zapatos cómodos, con taco bajo que le permitan ductilidad en un look formal e informal. Por eso las zapatillas ya no son mal vistas en la oficina, al contrario, son el calzado de lujo a los que todos apuestan.

Una buena zapatilla de diseño, con detalles únicos y una suela confortable es la estrella en esta temporada y las que vienen. Dejó de ser chic el unir una prenda formal con zapatillas, para convertirse en la solución ideal de quienes buscan comodidad y moda.

Menos cantidad, más calidad y materiales autóctonos

Los modos de producción y la elaboración a escala de indumentaria son los puntos más discutidos en la industria de la moda, por el impacto ambiental y la falta de sostenibilidad en el tiempo.

Por eso a la hora de reconvertirse las marcas internacionales y diseñadores argentinos vislumbran una moda lenta, reforzando desde la materia prima la identidad en cada prenda, para incentivar al consumidor a la compra de industria nacional.

En la pospandemia las zapatillas se han vuelto las vedettes.

“Las grandes marcas a nivel internacional están hablando de ralentizar los procesos y nosotros estamos un poco de ese lado, así que nuestros productos van a poder tener ese plus. Otra acción en la que estamos trabajando para jerarquizar toda la cadena de valor y de la identidad es hacer un nexo a través de la Cámara entre diseñadores y artesanos que trabajen con técnicas tradicionales y que empleen nuestras materias primas. En general usamos materias primas importadas así que me parece interesante que un grupo grande diseñadores podamos poner los ojos en lo que tenemos acá”, sostiene Francisco Ayala Presidente de la Cámara Argentina de Moda en un reportaje en el sitio Fashion United.

De esta manera se une bajo impacto ambiental, una red de trabajo entre pequeños productores de textiles hasta grandes diseñadores, que permitan la fabricación de acuerdo a la demanda y desterrar el concepto de moda en serie.