Tornados: mañana llega a las salas de cine la secuela de una de las más vibrantes películas de los 90

En 1996, Twister fue una de las cintas más exitosas del año. Ahora regresa un nuevo capítulo de esa aventura con una tormenta más destructiva.

Tornados: mañana llega a las salas de cine la secuela de una de las más vibrantes películas de los 90

Uno de los grandes éxitos cinematográficos de los 90, en la década pasada, fue Twister (Tornado), una película que se instaló en una ola de “cine catástrofe” que cundía por esos años. Pero la particularidad, en medio de esa línea (a la que aportaron, en aquella década, otros títulos como Armagedón, La furia de la montaña o Impacto profundo) es que Twister resultó todo un fenómeno en la taquilla, pero también se granjeó elogiosas y casi unánimes críticas, por lo logrado del drama que proponía, la gran intensidad de las escenas de acción y el realismo de los efectos especiales, que incluían casas y autos voladores, lugares destruidos por el tornado y otras menudencias.

Ahora, a 28 años del estreno de esa entrega protagonizada por Bill Paxton y Helen Hunt llega la secuela a los cines. Bajo el título de Tornados (Twisters), la cinta está protagonizada por Daisy Edgar-Jones y Glen Powell, quienes se ponen bajo la dirección de Lee Isaac Chung (director nominado al Oscar por Minari).

En esta película, que llega a los cines, se propone una especie de “nuevo capítulo” de la historia. En Tornados, Daisy Edgar-Jones interpreta a Kate, quien supo ser “cazadora de tormentas”, pero, luego de enfrentarse a una catástrofe durante sus años de formación, quedó traumada y decidió ejercer su profesión detrás de un escritorio.

Pero ese plan de alejarse del “campo de acción” se ve truncado cuando un amigo le propone volver al ruedo para probar un nuevo e innovador sistema de seguimiento de tormentas. Esta situación la lleva también a encontrarse con Tyler Owens, un célebre “cazador de tornados” interpretado por Glen Powell. Una gran tormenta se avecina, así que la oportunidad es única. Sólo que lo que no esperan es que se trate de un meteoro de tanta potencia, que llevará a los protagonistas a enfrentar a una de las fuerzas más devastadoras de la naturaleza.

Edgar-Jones reconoció en declaraciones al portal Pinkvilla que debió atravesar una dura preparación para su papel. La actriz dice que asistió a un “campamento intensivo de meteorología” junto con sus compañeros de elenco. Este campamento fue organizado por el consultor de tormentas de la película, Kevin Kelleher, en el Centro Nacional de Servicios Meteorológicos de la Universidad de Oklahoma (Estados Unidos).

En ese lugar, el elenco aprendió lo esencial sobre tornados de la mano de meteorólogos expertos y entrevistó a cazadores de tormentas. Además, la actriz de Normal People y La chica salvaje le agregó a esa capacitación todo lo que pudo obtener de videos de YouTube sobre tornados, se interiorizó en la historia de Oklahoma y hasta trabajó para perfeccionar el acento propio de esa región estadounidense.

Una escena de la película dirigida por Lee Isaac Chung.
Una escena de la película dirigida por Lee Isaac Chung.

“Kelleher estuvo presente en el set durante las escenas de persecución de tormentas para explicarnos qué pensarían los verdaderos cazadores de tormentas o cómo podrían reaccionar ante ciertas situaciones. Nos ayudaba con el vocabulario técnico, ya fuera explicando los conceptos o asegurándose de que pronunciáramos los términos correctamente. Nos mantenía alerta y nos ayudaba a mantenernos enfocados”, contó la actriz.

Por otra parte, la intérprete aseguró que el rodaje fue tan emocionante que le evocó vivamente su propia visión de la película de 1996. “Es la aventura más salvaje que puedas imaginar, solo que esta vez era real y yo la estaba viviendo”, se emocionó Edgar-Jones.

Entre los momentos destacados de ese rodaje, la actriz destacó una escena en la que un tornado destruye un rodeo: “Hubo una secuencia en la que un tornado arrasa con un torneo de doma y lo destruye por completo. Mientras tratábamos de esquivar todo tipo de escombros y encontrar refugio, usaron una grúa para dejar caer un remolque de caballos desde el cielo”, anticipó.

Esa situación no fue la única destacada del rodaje. “Otro día, me ataron a un coche y lo hicieron girar al revés, como si estuviera en una lavadora. Debido a que hay tanta acción basada en coches en la película, siempre estaba detrás del volante, conduciendo a gran velocidad. Incluso estoy lista para un trabajo en la próxima película de Rápidos y furiosos gracias a Tornados”, bromeó la actriz.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA