Facundo Arana: “Todo lo que soñé con mi alma se cumplió”

El actor llega con el unipersonal “En el Aire”, una obra que lleva más de diez años en cartelera y es su trabajo preferido. En esta charla habla de los sueños cumplidos, de los nuevos proyectos y la gracia de poder hacer lo que ama.

El actor llega a Mendoza con su unipersonal que se transformó en un clásico.
El actor llega a Mendoza con su unipersonal que se transformó en un clásico.

“La obra más linda del mundo”, así la bautizó el propio Facundo Arana a su unipersonal, que lleva doce años ininterrumpidos en la cartelera.

Quizá porque muestra todas sus facetas, la de actor, la de músico, la de aventurero, el artista siempre vuelve a ella como una sana costumbre. Y este año no es la excepción. Después de protagonizar la comedia “Los 39 Escalones”, el actor volvió a la cartelera con este unipersonal que propone un viaje distinto al corazón del éter.

“En el aire” es una obra tan linda que no quiero dejar de hacerla nunca, entonces cada vez que hago otra obra, de golpe termino ese proyecto y quiero volver a En el Aire. Y a veces si estoy en otra obra, quiero hacerla en simultáneo. Es demasiada linda y necesaria, evidentemente para mí cabeza y mi alma”, confiesa Facundo sobre la pieza que protagoniza, con la dirección de Manuel González Gil.

Facundo Arana se pone en la piel de Marcos, un particular locutor radial que transmite su programa desde el escenario de un teatro de pueblo perdido en el interior de nuestro país. Propone un viaje mágico donde los recuerdos, los afectos, el amor, el humor y los buenos deseos se hacen presentes.

“En el aire” cuenta con la música original de Martín Bianchedi, quien también participó en la dramaturgia junto a Sebastián Irigo, y el vestuario de Pablo Battaglia. A lo largo de sus más de doce años en cartel, el unipersonal continúa vigente y realizó más de 1000 funciones en giras internacionales y por toda Argentina. Además de alcanzar menciones y premios como una Mención especial Premio José María Vilches 2024, Declarada en Mar del Plata de Interés Cultural 2024, el Premio Estrella de Mar a Mejor Unipersonal, 3 Premios Carlos a Mejor Unipersonal, Mejor Actor Protagónico y Mejor Libro.

Llega con su unipersonal "En el Aire".
Llega con su unipersonal "En el Aire".

-¿Por qué esa necesidad de volver a la obra?

-Fui encontrando matices a lo largo de estos doce años. Pero la razón fundamental es que la siento la obra más linda del mundo, eso es lo que me pasa.

-Y también tiene una temática particular que es el mundo de la radio, que a pesar de toda la tecnología no desapareció.

-Sí, pero viste como es la radio, cuando llegó la televisión decían que iba a morir. Y la radio no muere nunca, porque a la larga te acostás en la cama y cerrás los ojos, y está la voz mirándote al oído. Y eso no va a cambiar nunca. Los sentidos no están todos juntos en vano, una cosa es lo que escuchas, lo que ves, lo que hablas. Estamos acostumbrados a hacer todo juntos, pero es hermoso hacer las cosas por separado.

-En el teatro te pasa que ves un cambio generacional que hoy te conoce por el teatro o como figura, y no por tu trabajo en la televisión.

-Sí, pero hoy me viene a ver gente al teatro, que ve “Padre Coraje” por Youtube o las plataformas. Y lo que me impresiona es la reposición que hay a través de las plataformas. Vi “Vidas Robadas” , me dicen, y los veo y no les da la edad para que lo hayan visto en la tele. Pero al teatro no lo vas a poder correr pese a los nuevos hábitos de consumo. Ahora las llamadas por audio van a matar las reuniones, no, al contrario. El poder compartir con otra persona no tiene reposición con nada.

Llega con su obra "En el Aire".
Llega con su obra "En el Aire".

De galán de telenovela, el camino del bien a escalar el Everest

Facundo Arana tiene múltiples facetas. Irrumpió en la televisión en la década del ‘90 convirtiéndose en uno de los actores del momento, protagonizando las novelas más vistas de la televisión argentina. En paralelo su trabajo como músico lo mantuvo y combinó en cuanto proyecto pudo.

Con varias obras exitosas en su derrotero, Arana supo construir su imagen en el ambiente artístico, sin escándalos ni rispideces. Dueño del buen carácter también es noticia por su compromiso social con múltiples causas, como la donación de sangre y su costado deportivo como andinista. Llegó a la cima del Cerro Aconcagua en nuestra provincia y tras conseguir esa hazaña, en 2016 llegó a la cima del Everest en Nepal, tras un intento fallido en 2012.

-¿Tenés un camino espiritual paralelo en tu vida cotidiana? ¿Le das importancia a la espiritualidad?

-Es que no tengo la espiritualidad en un altar, no tengo un símbolo por el cual pasó y le rezo. Estoy todo el tiempo con ella, la llevo conmigo. Trato de vivirla, no manifestarse. Tampoco busco que se de, sino que ocurrió de esa forma. Pero todo lo que soñé con mi alma se cumplió, con mucho esfuerzo siempre, pero lo que soñé se me fue dado.

-Sos un actor respetado por tu trabajo, pero también por la buena relación que tenés con compañeros y colegas, ¿tuviste situaciones con malas intenciones que tuviste que sortear?

-Sí, varias veces. Sobre todo en los últimos años, pero no lo vinculo a las malas intenciones. Por ejemplo, cuando vos chocas en el auto, lo primero que te salva es discutir con el otro que chocaste. Ahora, lo que es indiscutible, es que ninguno de los dos chocó por mala leche. Y con la vida pasa lo mismo, a veces chocas y no es por mala leche. No me pasó nunca de encontrarme con alguien con mala leche. A lo sumo, alguna vez sentí que otro estaba equivocado, y yo sufrí por eso. Pero de ninguna forma creo que sea mala leche. Me revisé y no me encontré equivocado, y el día que sucedió, me senté a tomar un café y pedí disculpas y expliqué cual era mi equivocación. Y esa es la clave, el perdón o darse cuenta que estás equivocado y volver atrás.

.
.

-¿Te hace ruido cuando muchos vaticinan que la inteligencia artificial nos va a remplazar?

-El ser humano es increíble, porque trabaja para auto extinguirse. En la película “La Era de Hielo” una especie se auto extingue y es una escena que me causa mucha gracia. Pero el hombre es eso, nos extinguimos solos. Tal vez es tal la inteligencia que tenemos que nos extinguimos solos. La verdad no lo entiendo, porque la historia de la humanidad está hecha de guerras y genocidios. Nos lamentamos pero se vuelve a repetir la historia, es un espanto. Somos irracionales, pero a la vez inteligentes, con tantos actos de piedad y de resiliencia, somos capaces de lo peor como especie.

-Estás comprometido con causas sociales, ¿te ofrecieron involucrarte en la política?

-Respeto mucho a la gente que pone su buen nombre para acompañar un proyecto político, eso es mejorar la patria. Lo que pasa es que la política en los últimos años, todo lo que se ve de la política es lo corrupto, lo tremendo. Pero a mi me consta que hay gente que se arremanga y lo hace con toda su alma. Lo que pasa es que como ponerte a ayudar al mundo de la mano de la corrupción. Y eso existe en todos lados, el olor a mierda llama mucho más la atención que el olor a rosas.

-¿Terminaste tu tercer libro?

-Estoy avanzando, lleva mucho tiempo. Creo que hay gente que escribe rapidísimo, yo me tomo mi tiempo. Cuando me relajo y baja el cuento que tengo que contar, lo hace con una velocidad asombrosa. Pero no lo decido yo, sino que es cuando el cuento decide aparecer. Y me divierte que sea así, no busco entrenar la pluma.

-Es un jobi que apareció con el tiempo.

-Me encanta hacerlo, pero los cuentos que publiqué los tenía escritos hace un montón. Y en la pandemia en Infobae me dieron la posibilidad de presentar un cuento por semana. Y realmente lo disfruté muchísimo y lo hice con toda mi alma. Y se me fueron acabando, entonces me generó una ansiedad innecesaria que me corría a escribir algo nuevo. Y lo dejé de hacer, porque tiene que ser un disfrute, sino pierde sentido.

-¿Tenés planes de escalar alguna montaña?

-El Ama Dablam en Nepal. Iba a ir en octubre con Tomi Ceppi y no terminé de entrenar como me hubiera gustado. Y estamos para hacerlo cuando sea posible. Tomi recorre el mundo haciendo distintas expediciones, entonces tengo que esperar que vaya al Ama Dablam y sumarme, porque no quiero ir con otra persona.

-Hay que tener respeto a la montaña, pero también mucho coraje.

-La montaña rápidamente te impone el respeto si te agarra descuidado. Tenés que estar 100% enfocado, porque la montaña confunde descuido con soberbia. Y a la montaña no le gustan los soberbios.

-¿Qué te genera esta hazaña?

-Nunca es una hazaña para mí, siempre es ir a vivir una aventura maravillosa, con compañeros extraordinarios. En el 2012 pude ir al Everest por primera vez con Fernando Grajales y fuimos con Pablo Betancourt y un grupo maravilloso, que conocí y quiero para siempre. Son experiencias con las que quedas unido para siempre, pero en esa oportunidad le pifié con los guías que elegí. Porque como montañistas eran bárbaros pero como guías no. Y volví en el 2016 con Tendi y con Ulises Corbalán con quien subí el Aconcagua, entonces fue extraordinario. Y para prepararme para el Everest hice cumbre en el Aconcagua primero. Y recuerdo que le pedí al Aconcagua que me cuidara en esa aventura. Por eso cuando pienso en la espiritualidad la llevo permanente.

Para Agendar: Facundo Arana con su unipersonal en Mendoza

El actor Facundo Arana ofrecerá una única función de su unipersonal “En el Aire”. La cita es el sábado 22 de junio, a las 20 horas, en el Teatro Plaza (Colón 27, Godoy Cruz).

Las entradas están disponibles en Entradaweb.com.ar y boletería del teatro.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA