Se agrava el desabastecimiento de gasoil: cómo es la situación de Mendoza

Por el aumento de la demanda de gasoil para el transporte de cargas y maquinaria agrícola, sumado a un clima internacional más que tenso, generó faltantes  del combustible Diesel. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes
Por el aumento de la demanda de gasoil para el transporte de cargas y maquinaria agrícola, sumado a un clima internacional más que tenso, generó faltantes del combustible Diesel. Foto: Orlando Pelichotti / Los Andes

Un estudio de la Federación del Autotransporte de Cargas señala que el abastecimiento en la provincia está en alerta naranja. Hay esperas de hasta 12 horas para cargar. En el norte del país, el desabastecimiento es casi total.

Las estaciones de servicio ubicadas sobre las rutas 14, 34, 9, 12 y 7 son las que registran mayores niveles de desabastecimiento de combustibles líquidos, afectando a los sectores productivos de las distintas zonas.

Así lo indica el “Mapa de abastecimiento de gasoil”, creado por técnicos de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC).

La iniciativa que se puso en marcha en abril es un semáforo virtual que tiene como objetivo monitorear en tiempo real la disponibilidad de combustible en Argentina.

Semanalmente, FADEEAC (que nuclea a 43 Cámaras de transporte de todo el país) envió una serie de preguntas a sus asociados para relevar el acceso al combustible, eventuales restricciones o faltantes, y el precio del mismo ante las reiteradas denuncias de heterogeneidad según la zona geográfica.

Hasta ahora, con más de 600 respuestas procesadas, en el mapa hay:

  • Siete provincias en rojo, es decir, con muy bajo o nulo suministro en las estaciones de servicio: Jujuy, Salta, Formosa, Tucumán, Misiones, Corrientes, Entre Ríos.
  • Siete provincias en naranja, por lo que el promedio de suministro es de 20 litros por unidad: Chaco, Santiago del Estero, Córdoba, San Juan, Mendoza, Buenos Aires y Capital Federal.
  • Cuatro provincias en amarillo, por lo que hay cargas entre 21 y 50 litros por unidad, y entre 51 y 100 litros: Catamarca, La Rioja y San Luis, en el primer subgrupo, y La Pampa, en el segundo.
  • Las provincias del Sur aparecen en verde.

Roberto Guarnieri, presidente de FADEEAC, comentó que el desabastecimiento que se está registrando e impacta al transporte (tanto de cargas como de pasajeros) “lleva más de dos meses”.

“Entendemos que no es un tema sencillo de solucionar, pero nos queda en claro que se trata de un problema generado por la falta de divisas y la dificultad para avanzar rápido en las políticas que se requieren”, dijo Guarnieri.

E indicó que desde hace varias semanas, cientos de camiones de Bolivia vienen al puerto de Campana a buscar el combustible que importa su país.

“Si se paga, hay combustible disponible. Mientras tanto, en Argentina tenemos camiones varados a orillas de la ruta, por falta de gasoil”, afirmó el directivo de la entidad.

En ese sentido, comentó que el desabastecimiento “es un problema que afecta a todo el país, de diferentes maneras. La situación más crítica se vive en el centro y norte; en el sur, por ahora, no se han registrado mayores complicaciones, pero si no se encuentra una solución de manera urgente, empezaremos a ver desabastecimiento”.

“No podemos llevar la cosecha en tiempo y forma, ni el ganado o los alimentos. La industria en general empezará a sentir las consecuencias. El combustible es un elemento esencial para poder cumplir con nuestra tarea. Más del 90% de la economía argentina se mueve en camión”, agregó Guarnieri.

La falta de suministro regular de combustible se refleja en los tiempos de espera para el abastecimiento.

De acuerdo con el relevamiento de FADEEAC, 31% de los encuestados esperó entre 6 y 12 horas para poder cargar gasoil; 26% debió aguardar más de 12 horas; 26% entre 3 y 6 horas; y 17%, entre 2 y 3 horas.

“Las pérdidas que ocasiona esta situación son muy grandes, desde el punto de vista económico y social. El tiempo de espera y la incertidumbre de un transportista que no puede saber cuándo saldrá, ni cuándo llegará a destino produce un daño enorme. Y lo más angustiante es que pese a las reiteradas promesas de diferentes funcionarios diciendo que todo se normalizaría, no tenemos ninguna novedad”, comentó Guarnieri.

Del trabajo surge que el aumento del precio del combustible a granel está muy por encima de los incrementos registrados en surtidor.

Y esto hizo que muchos transportistas dejaran de lado la opción de abastecimiento en playas privadas, para hacerlo en estaciones de servicio ubicadas en las rutas (62%) y en centros poblados (24%), con el consiguiente impacto en el entorno.

La situación se vuelve particularmente compleja en las estaciones de servicio ubicadas dentro de cascos urbanos que atraviesan las rutas.

La convivencia forzada entre tránsitos locales e interurbanos obliga a los transportistas a desenganchar sus equipos y realizar la carga con el tractor y, en muchos casos, a realizar las filas durante la noche, con lo cual interrumpen sus horas de sueño, en detrimento de la calidad de su concentración diurna.

En las estaciones de servicios ubicadas sobre las rutas, la situación es similar. Las largas filas de camiones que esperan poder abastecerse en las playas o en las banquinas, se ha vuelto una postal habitual.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA