Mendoza y San Juan analizan una estrategia conjunta para hacerle frente a las retenciones

Los Ministros de la Producción de ambas provincias buscan sumar apoyos para ir a la Nación a pelear las retenciones 0 a la vitivinicultura. El 8% de derechos de exportación implicaría una pérdida de más de U$S70 millones. La Coviar pidió una reunión con el secretario de Bioeconomía, Fernando Vilella.

Mendoza y San Juan buscan eliminar las retenciones a la vitivinicultura.
Mendoza y San Juan buscan eliminar las retenciones a la vitivinicultura.

Desde que se anunció el regreso de los derechos de exportación en la vitivinicultura, comenzó un proceso de armado en bloque para insistir ante el Gobierno Nacional que excluya a la actividad. Mendoza y San Juan lideran un proceso en el que buscan sumar al resto de las provincias vitícolas a la mesa.

En tanto, desde la Corporación Vitivinícola Argentina (Coviar), de la que también forman parte ambos Gobierno, elaboraron un completo informe a través del Observatorio Vitivinícola, para que todos manejen la misma información a la hora de salir a justificar el reclamo de retenciones 0.

Analizando lo que dejó el 2023, las exportaciones de productos vitivinícolas nunca dejaron de caer a lo largo del año.

Según las estadísticas oficiales difundidas por el Instituto Nacional de Vitivinicultura, en el acumulado de enero a noviembre de 2023 las ventas al exterior registraron una merma del 27% en vino (fraccionado y a granel) y del 51,4% en mosto concentrado, comparándolo con el mismo periodo de 2022.

Mientras que, de acuerdo a los datos elaborados por el Observatorio Vitivinícola Argentino, tomando los últimos 12, diciembre de 2022 y noviembre de 2023, la actividad exportó vinos (fraccionados, a granel y espumantes), mosto y uvas en fresco y pasas, por un total de 918 millones de dólares.

Si en los próximos 12 meses la vitivinicultura tiene que empezar a pagar un 8% de derechos de exportación y mantiene un nivel similar de facturación (dólares que ingresan) por las ventas al exterior, el impacto estimado para el sector es de 73 millones de dólares.

“El Ministro de Economía dijo que las retenciones va a ser transitorias, hasta que se alcance una estabilidad, pero el asunto es que nadie sabe en cuánto tiempo se puede alcanzar esa estabilidad con lo cual uno no tiene en claro cuánto tiempo van a estar las retenciones”, había dicho a Los Andes, Ramiro Barrios, especialista en comercio internacional de Bodegas de Argentina.

“Lo que sí está claro, es que un 8% es un récord histórico en las retenciones aplicadas al vino, nunca la vitivinicultura tuvo un nivel de retenciones tan elevado”, remarcó el directivo de Bodegas de Argentina.

Con esa consigna como estandarte, el ministro de la Producción mendocino, Rodolfo Vargas Arizu se comunicó con su par de San Juan, Gustavo Fernández, para empezar a recorrer un camino que los conduzca a la Casa Rosada con el fin de revertir la decisión oficial.

El trabajo en las entidades empresarias y el sector privado los llevó a cruzarse en varias oportunidades veces por lo que la relación entre Vargas Arizu y Fernández, es más que fluida.

Por eso, en el mismo instante en que el ministro de Economía, Luis Caputo, presentó las primeras medidas económicas y mencionó la palabra retenciones, los ministros tuvieron una extensa charla telefónica y desde entonces los celulares de ambos no pararon.

“La intención es armar un bloque común y unificar una estrategia entre Mendoza y San Juan, que son las principales provincias productoras, pero también subir al resto de las provincias vitivinícolas a la discusión. Además, desde que se volvió a poner sobre la mesa el tema de las retenciones, empezaron reuniones con las entidades para buscar volumen y apoyo al reclamo”, indicaron fuentes oficiales.

Entre los que hicieron público ese respaldo está la Mesa de la Producción y el Trabajo de Mendoza. En el documento expresaron la necesidad imperiosa de que el Poder Ejecutivo Nacional “revea la situación y retrotraiga a 0% las retenciones para el sector vitivinícola”.

También remarcaron que el peso para la industria vínica del 8% de derechos de exportación es altísimo, y en cambio en la recaudación de esa alícuota, a las arcas del Estado Nacional no le representa más que el equivalente al 0,0005% del gasto público.

El martes pasado, los referentes de los dos ministerios de la Producción se juntaron en la reunión de directorio de Coviar. Ahí, entre todos, gobierno y entidades, analizaron los pasos a seguir y se hicieron de información detallada para aunar criterios en la defensa del reclamo por la quita de las retenciones.

Mientras se tejen las estrategias y avanzan las gestiones a nivel político con Mendoza y San Juan como punta de lanza, la Coviar también intervino y solicitó una reunión con el secretario de Bioeconomía, Fernando Vilella.

Dentro del directorio de la Corporación, también hay una silla que es del Gobierno Nacional y si bien aún no designaron a nadie para que la ocupe, fue la excusa perfecta para avanzar en los contactos.

“El pedido de una reunión para sentarnos a dialogar está formulado desde antes, porque la Nación también tiene un lugar en la Coviar. Con la designación de Vilella y después con el anunció del tema retenciones se insistió con la reunión y estamos a la espera de una respuesta”, indicaron fuentes de Coviar.

“Lo que se quiere lograr es poder explicarles cual será el impacto si se sigue adelante con la medida, que implicaría más de 70 millones de dólares de pérdida para el sector. Pero además es una actividad con una gran territorialidad, que tiene alto valor agregado y ocupa mano de obra intensiva a lo largo de toda la cadena. Por algo se dejaron afuera a las economías regionales y también a la lechería, no hay razones para incluir al vino en las retenciones y con un 8%, es muchísimo”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA