Ley Bases: el Senado rechazó los cambios en el Impuesto a las Ganancias

Tras la aprobación en general de la ley que dotaba al Gobierno de cambios impositivos clave, los legisladores eliminaron del texto todo el capítulo dedicado al tributo.

El Senado rechazó todo el capítulo de los cambios en el Impuesto a las Ganancias.
El Senado rechazó todo el capítulo de los cambios en el Impuesto a las Ganancias.

Los senadores rechazaron las modificaciones al Impuesto a las Ganancias incluidas en el Paquete Fiscal. Aunque la ley bases fue aprobada en general, el título quinto del texto no obtuvo el visto bueno en el tratamiento en particular.

El restablecimiento del Impuesto a las Ganancias de la cuarta categoría para los trabajadores en relación de dependencia, a niveles similares a los anteriores a la baja impulsada por el ex ministro de Economía, Sergio Massa, fue rechazado por 41 votos contra 31. Este punto era clave para el Ejecutivo, que buscaba recomponer los ingresos fiscales y dejar de depender de tributos de emergencia o distorsivos como el Impuesto PAIS, con el objetivo de alcanzar y mantener el equilibrio fiscal.

Con la reversión del impuesto, el gobierno planeaba aumentar la recaudación en 0,5% del PBI e incrementar la coparticipación a las provincias. Sin embargo, el texto aprobado en Diputados lo reducía a 0,43%, y el que llegó al Senado, a 0,41% del producto, según la Oficina de Presupuesto del Congreso (OPC). Finalmente, fue rechazado en su totalidad.

El Senado rechazó los cambios en el Impuesto a las Ganancias. 

Foto Federico Lopez Claro
El Senado rechazó los cambios en el Impuesto a las Ganancias. Foto Federico Lopez Claro

La ley vigente, aprobada en septiembre pasado durante la campaña presidencial, eximió del impuesto a 800.000 asalariados. Elevó el piso del mínimo no imponible para trabajadores y jubilados que perciban 15 salarios mínimos vitales y móviles (SMVM). Los contribuyentes tributan según la diferencia entre su haber y el mínimo establecido, con alícuotas que van del 27% al 35%, dependiendo del nivel de ingresos.

El proyecto rechazado en abril por la Cámara Baja establecía un nuevo esquema en el que la categoría más baja, con un salario bruto de hasta 1.800.000 pesos (equivalente a un salario neto de hasta $1.494.000), quedaba eximida del tributo. Para un empleado soltero con dos hijos menores a cargo, el salario bruto más bajo alcanzado por el impuesto era de $2.100.000, y para un empleado casado con dos hijos menores a cargo, el mínimo imponible era de $2.400.000.

Las escalas de alícuotas eran más progresivas, moviéndose entre un 5% y un 35%, con la tasa máxima aplicándose a partir de un ingreso de $36.450.000. Los tramos de las escalas aumentaban entre un 32,07% y un 150,73% respecto al proyecto presentado en enero. Las deducciones personales y los tramos de las escalas del impuesto se ajustarían anualmente según el Índice de Precios al Consumidor (IPC) del Indec.

Las deducciones personales aumentarían entre un 183,75% y un 186,65%, sin cambios respecto a la deducción especial para determinados jubilados y pensionados, que se mantenía en 8 haberes mínimos garantizados. Se eliminaban deducciones por gastos de movilidad, viáticos y compensaciones, y se derogaba el incremento del 22% de las deducciones personales para residentes en la Patagonia.

Además, se eliminaban exenciones para el Sueldo Anual Complementario (aguinaldo), las horas extras y días feriados, suplementos para el personal militar, y guardias y horas extras para el personal de salud.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA