La caída en las ventas textiles promedia el 36% y hay pérdida de empleos

En el 88% de la empresas se registraron caída en las ventas y el 64% de ellas tuvo que tomar medidas que afectaron los puestos de trabajo.

La caída en las ventas textiles promedia el 36% y hay pérdida de empleos

La Fundación Pro-Tejer presentó recientemente su informe de coyuntura, correspondiente al segundo bimestre del año, que refleja la actualidad de la cadena de valor textil e indumentaria en el país, de la que Mendoza no escapa.

En el mismo se explica que el 88% de las empresas notaron caídas en sus ventas, con un promedio del -36%. Asimismo, el 79% de las empresas disminuyeron la producción de forma interanual, con un promedio de caída del -37%, siendo el segundo bimestre consecutivo de caída por encima del -35%.

En la misma línea, el 80% de las empresas encuestadas registró caídas en su utilización de capacidad instalada. La caída promedio fue de -29 puntos porcentuales.

Como consecuencia de lo anterior, el 64% de las empresas tomó medidas que afectaron al empleo; el 42% disminuyó la cantidad de puestos de trabajo en abril de 2024, con relación a diciembre de 2023 y el 87% de las empresas no realizará inversiones durante el presente año.

Gentileza
Gentileza

Esta cifra refleja una situación preocupante sobre todo si comparamos con el primer bimestre del año, cuando sólo el 21% registraba menos puestos de trabajo que en diciembre 2023. Es relevante destacar la magnitud del empleo de la cadena textil e indumentaria: genera 540 mil puestos de trabajo y, por ende, da sustento a 2 millones de personas a nivel federal.

Por otro lado, el 35% de las empresas ha evidenciado dificultades para afrontar el pago de sus obligaciones corrientes. La fuerte caída de la actividad se viene sosteniendo en los primeros cuatro meses del año, se está dando de forma generalizada en los distintos rubros de la cadena y está impactando en el empleo.

De acuerdo con los empresarios consultados en el informe de Pro-Tejer, el 86% de las empresas que redujeron su producción atribuyen esta dinámica al cambio del poder adquisitivo de la población.

El 34% de las empresas que registraron caídas en su producción identifican a las expectativas macroeconómicas y cambio del clima de negocios respecto al futuro como causante. Otras causas: variación de costos de materias primas e insumos, la apreciación cambiaria, el cambio de politicas sectoriales, cambio en la mix de bienes importados.

En este escenario es que desde Pro-Tejer, remarcaron que “debe recordarse que la industria manufacturera emplea de forma directa y registrada a más de 1,2 millones de personas (y en forma indirecta a 3 millones de personas más), mientras que los sectores ´elegidos´ alcanzan a 421 mil trabajadores registrados. Sólo la industria textil, indumentaria y calzado supera la totalidad de puestos de trabajo registrados de extracción minera, gas y petróleo (incluyendo su refinación)”.

Finalmente, recuerdan que revertir la compleja coyuntura que atraviesa la industria manufacturera, diseñar una macroeconomía alineada a la producción y llevar adelante políticas integrales que mejoren su competitividad debieran ser prioridad para evitar que se pierdan aquellas capacidades productivas que llevó muchas décadas construir y el grave impacto social asociado al desmantelamiento del tejido industrial nacional: sin industria no hay trabajo para todos, algo que parece estar impulsándose, al menos, desde el sector PYME en Mendoza.

Seguí leyendo:

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA