¿Cómo afectará la reapertura de fronteras con Chile a la industria textil local?

Si bien el escenario genera cierto grado de incertidumbre, en general las empresas locales se muestran optimistas sobre el intercambio comercial. El dólar sería un factor clave.
Si bien el escenario genera cierto grado de incertidumbre, en general las empresas locales se muestran optimistas sobre el intercambio comercial. El dólar sería un factor clave.

Si bien el escenario genera cierto grado de incertidumbre, en general las empresas locales se muestran optimistas sobre el intercambio comercial. El dólar sería un factor clave.

Las pruebas para reabrir la frontera con Chile traen el recuerdo de los tours de compra que se organizaban hacia el vecino país para comprar ropa, entre otros productos. Ante eso, cabe la duda de si podría verse afectada la industria textil local, un sector que levantó la cabeza con las restricciones de la pandemia.

Adolfo Trípodi, titular de La Tijera, hoy impulsa la Cámara de Indumentaria de Mendoza en el seno de la Cecitys. En su opinión, la apertura de la frontera con Chile será beneficiosa para la provincia: “La diferencia de precio que te da el tipo de cambio es enorme. Estamos confiados en que se producirá una reactivación importante”.

Este empresario textil recuerda que ahora hay más restricciones a la importación que hace unos años. Actualmente, si una empresa quiere importar debe pedir autorización a la Secretaría de Comercio de la Nación y, por lo general, se rechaza la compra de bienes terminados, como indumentaria.

Por otro lado, la pandemia limitó el ingreso de mercadería de bajo costo y se reactivaron algunas producciones locales que encontraron un nicho de mercado: desde pequeños talleres textiles hasta grandes marcas mendocinas que fabrican y venden ropa a todo el país.

Consultado por los viajes de compra a Chile, Trípodi cree que eso hoy no tendría sentido por la diferencia cambiaria. “Si alguien quiere traer mercadería de manera informal, tendría que pagarla con un dólar de entre $ 170 y $ 180. Esa imposibilidad termina beneficiando a la industria local”, señaló el titular de La Tijera. Quien compra con tarjeta, debe sumar recargos impositivos al valor oficial del dólar.

Por su parte, Adrián Alín, presidente de la Cecitys, apoya la reapertura de fronteras con Chile para aprovechar la “demanda contenida” de los consumidores chilenos. Coincide en que el tipo de cambio les favorece y, por ello, además de gastronomía, pueden comprar varios productos que Mendoza ofrece.

“Hay pequeñas y medianas empresas con mucha calidad. Hemos tenido clientes chilenos que adquieren ropa de diseño, artículos de cuero y hasta ropa informal”, afirma Alín. Por otro lado, desde la Cecitys trabajan con la comuna capitalina y otras entidades para regular el comercio informal en el centro y evitar la competencia desleal.

Calidad y originalidad

Cloter es una empresa local que produce ropa en una fábrica en Mendoza y en otras provincias (siempre con el desarrollo de diseñadoras mendocinas). Si bien tienen locales en la provincia, San Juan y acuerdos en el resto del país, durante la pandemia aprovecharon su web y redes sociales para dirigir las ventas, poniendo énfasis en la logística.

Respecto de la reapertura de las fronteras, el titular de Cloter, Sergio Crisie, considera que en un corto plazo no se darán los viajes masivos que ocurrían en otros años para comprar mercadería, en especial por el tipo de cambio favorable para el país vecino. “Hoy no es conveniente para un argentino ir a comprar allá”, analiza.

En cuanto a la relación inversa, que los chilenos viajen a Argentina para comprar, Crisie cree que “muchos llegarán a la provincia por turismo” y por esto podrían aumentar las ventas locales”, aunque siempre teniendo en cuenta que “la mayor parte de ese gasto irá primero para alojamiento y comida”.

El titular de Cloter aclara además que, si bien una prenda de alta calidad puede costar el doble o el triple que una básica, los costos de producir la primera pueden implicar hasta cinco veces más costos que una prenda estándar.

Otra visión la aporta Paula Suárez, titular de 8Q Indumentaria, que no apunta a una estrategia de precio sino a elaborar un producto competitivo en base al diseño y a los materiales para la confección. Su foco pasa por generar una oferta que atraiga al cliente, le permita mantenerlo y, con esa base, expandirse territorialmente.

“¿Qué va a pasar cuando termine la pandemia o las fronteras se abran? Dada la devaluación del peso argentino y los incrementos de costos de la materia prima, una empresa debe tener una visión inteligente para poder ser atractiva y presentar una mejor oferta que la de un competidor de afuera”, sostuvo Pérez.

En el caso de la marca “RE.”, que apunta a generar un consumo consciente y una vestimenta sustentable, sus fundadoras Martina Kretschmar y Rocío del Mar Muñoz consideran que la apertura de fronteras con el país vecino tendrá un fuerte impacto en sus ventas, porque sus clientes las eligen por un estilo de vida y una forma de pensar particular.

Para Muñoz, la búsqueda del precio más barato y el consumo consciente de calidad, son dos caminos distintos.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA