viernes 25 de septiembre de 2020

Intercontinental se va de Mendoza y KLP busca nuevo socio / José Gutiérrez
Economía

Intercontinental se va de Mendoza y KLP busca nuevo socio

Cambio de marca. El hotel seguirá funcionando, pero con otro nombre, que será anunciado en las próximas semanas. Se mantendrán todos los empleos.

Intercontinental se va de Mendoza y KLP busca nuevo socio / José Gutiérrez

La cadena de hoteles Intercontinental dejó de operar en Mendoza tras finalizar su contrato con KLP Emprendimientos S.A, la empresa propietaria del hotel ubicado en el Boulevard Perez Cuesta y el Casino Cóndor. Si bien hubo un intento de negociación entre las partes, las conversaciones no llegaron a buen puerto y las compañías dejaron de estar vinculadas.

Ahora, KLP, la compañía encabezada por el empresario Rafael Garfunkel, se encuentra en la búsqueda de un nuevo socio, que según confirmaron fuentes de la compañía, podría firmar contrato dentro de los próximos veinte días. Diego Viñolo, Gerente Comercial del Hotel, explicó que la intención de los propietarios del edificio es asociarse con otra cadena de renombre internacional. “Hay dos grandes candidatos que están ajustando el lápiz para ganar el contrato”, indicó, aunque no dio mayores precisiones.

Lo que sí está confirmado, es que se mantendrán todos los puestos de trabajo. “La infraestructura seguirá siendo la misma. El hotel no se fundió, solo cambiará de nombre”, aclaró Viñolo. El cambio de marca no incluye, por supuesto, al Casino Cóndor, cuya imagen pertenece a KLP.

Por otro lado, Viñolo aclaró que cumplirán con todos los clientes que habían contratado los servicios del hotel cuando aun tenía la marca de Intercontinental. Cabe recordar, que KLP centró su negocio en la realización de congresos y exposiciones. “Quedaron pocos contratos vigentes a futuro, a causa de la pandemia, pero se le avisó a los clientes que se les van a respetar todas las condiciones. En el corto plazo les vamos a informar cuál es la nueva marca. Estamos en condiciones de cumplir el contrato, porque el edificio no se mueve ni nos vamos de Mendoza”, insistió el gerente Comercial del hotel.

La hotelería en crisis

Como lo dejó claro Viñolo, la partida de Intercontinental de Mendoza no se debe a una situación de quiebra por parte del hotel, sino al vencimiento del contrato con KLP Emprendimientos S.A. y a la falta de consenso para darle continuidad a la relación comercial. No obstante, no es un secreto que la situación general de la hotelería es mala.

Con la restricción a la actividad turística, el nivel de facturación de todo el sector ha caído. De hecho, Carolina Montivero, secretaria administrativa de la Unión de Trabajadores del Turismo, Hoteleros y Gastronómicos (Uthgra) señaló que todos los empleados del ex Intercontinental, incluyendo a los eventuales con al menos seis meses de antigüedad, están cobrando la Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP). Eso significa, que el hotel pidió ayuda al Gobierno Nacional para cumplir con el pago de salarios.

En el marco general, la industria hotelera le ha solicitado a Nación que se declare la emergencia económica para el sector. Incluso el presidente Alberto Fernández, semanas atrás, manifestó su preocupación por el la actividad y abogó por una ley específica que les ayude a sobrellevar la crisis producto de la pandemia.

Así, cobró impulso en el Senado la decisión de avanzar en una declaración de “emergencia económica”, que se complementaría con el proyecto de recuperación del Ministerio de Turismo y Deportes de la Nación. “Considero que es indispensable que se declare la emergencia, tanto a nivel nacional como provincial”, comentó Ariel Pérez, presidente de la filial local de la Asociación de Hoteles de Turismo de la República Argentina (AHT) y Gerente de hotel Sheraton. “Es muy importante que se adopten medidas para ayudar al turismo, porque va a ser uno de los sectores más golpeados, independientemente de que otras actividades vuelvan a la normalidad”, agregó.

Uno de los proyectos presentado en el Congreso, impulsado -entre otros- por el diputado nacional Alfredo Cornejo (Juntos por el Cambio), exige la declaración de la emergencia económica para el sector y contempla, entre los principales puntos, rebajas impositivas. Por su parte, el ministro de Turismo y Deportes de la Nación, Matías Lammens, prepara un plan para reactivar el turismo pospandemia, con beneficios impositivos, promoción del turismo interno y créditos a tasa cero para empresarios.

A nivel local, Fernando Barbera, titular de la Asociación Empresaria Hotelero Gastronómica y Afines de Mendoza (Aehga), indicó que se aprobó una ley de sostenimiento para el 2021. “El problema es que no se si muchas empresas puedan llegar al año próximo. Estuve charlando con los representantes de la Asociación de Hoteleros y Gastronómicos de España y me explicaron que de 250 mil restoranes y bares, habían cerrado 70 mil desde la reapertura post cuarentena. Los hoteles, en tanto, trabajan con solo el 25% de ocupación en plena temporada alta”, señaló, dando a entender que el escenario para Mendoza podría ser similar.

Una ventaja para el sector hotelero local es que el pasado 13 de junio, por medio del decreto 762, se habilitó el turismo interno en Mendoza. Se abrieron nuevamente alojamientos, bodegas y se habilitó la gastronomía. Sin embargo, Graciela Fresno, presidente de la Federación Empresaria Hotelera Gastronómica de la República Argentina (Fehgra), consideró que el sector “no va a normalizarse antes de 2022” y advirtió que hay facturación casi nula y que existen dificultades para pagar los sueldos, aguinaldos y servicios públicos.