Rocío Marengo contra el mundo: tres fuertes encontronazos en la noche de MasterChef Celebrity

La modelo tuvo una descarada actitud.
La modelo tuvo una descarada actitud.

La modelo se enfrentó contra las “bichis”, pero después fue Germán Martitegui quien le dio un strike con el que amenazaba hasta en enviarla a casa.

La noche del jueves en MasterChef Celebrity, una de las concursantes se propuso llevar a colegas y jurados encima, manteniendo una actitud irreverente y de contante desafío todo el tiempo. No podía ser otro: Rocío Marengo se enfrentó contra tres en una sola gala.

En un principio, Marengo se hizo eco del triunfo de medalla de oro de su “aliada” (Analía Franchín) para largar un provocador mensaje a sus rivales femeninas. “Antes de comenzar les quiero comentar que estamos rodeados por dos Bichis y una Bicha”, dijo Santiago del Moro refiriéndose a los grupos que se han formado. Las Bichis por un lado, con Sofía Pachano y Leticia Siciliani, y las Bichas por el otro, con Marengo y Franchín.

“Las Bichis tienen menos fuerza que un mosquito… Son débiles ¿Van a estar unidas o ya se separaron?”, dijo picante Rocío apuntando contra sus colegas. Pero las otras dos, aunque sorprendidas, mostraron orgullosas sus pines que llevan el nombre su “grupo”. En el off, Sofía fue clara sobre la modelo: “Creo que Marengo nunca va a ser una Bichi… Porque es bastante Bicha”. Incluso llegada la devolución de Pachano, su contricante no paraba de comentar la crítica de los jueces.

Pasada la interacción, Rocío tuvo otro fuerte encontronazo, pero esta vez recibió amenaza de expulsión por uno de los jurados. Es que Germán Martitegui la encontró comiendo la salsa criolla que había preparado, después de que escuchara de que los jueces habían recriminado a otro de sus compañeros, diciendo que no querían ese tipo de acompañamiento en la comida. “Está haciendo desaparecer la salsa”, dijo indignado otro de sus colegas.

Llegada la devolución, Martitegui llegó a un límite con las actitudes recurrentes en la modelo, y le puso una pared con duras palabras: “Voy a decirte algo antes de probar (tu plato). Este es un concurso de cocina muy respetado que se da en 54 países hace cinco años y tiene reglas. El hecho es que vos hayas levantado la mano-cuando terminó la prueba- y siguieras poniendo cosas arriba de tu plato es una falta de respeto a todos tus compañeros”.

Continuó enumerando las ventajas que siempre se toma Marengo: “El hecho de que hayas escuchado porque un compañero tuyo presentó su plato antes que no queríamos salsa criolla y te la empieces a comer, es romper todas las reglas sin pensar en los demás, sin que te importemos nosotros, sin que te importe este programa. Estoy tratando de decirlo lo más calmado que puedo. Nunca, en cinco temporadas de este programa, alguien nos faltó el respeto y me faltó el respeto de esta manera”.

“Es un juego...”, dijo Rocío a modo de excusarse. Pero sin dar espacio a réplicas, el jurado le contestó: “Esto no es un juego. Para vos es un juego, para mí es mi trabajo y las reglas se cumplen. Si vos rompés las reglas te vas. En esa parte acá no se juega porque está nuestro prestigio y está el prestigio de este programa en juego”. Pero sin dejar brazo a torcer, la modelo dijo desafiante: “Si yo creo que la salsa criolla me la van a criticar, me la comí y la disfruté”.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA