jueves 3 de diciembre de 2020

El entretenimiento desde casa llegó para quedarse.
Aniversario

Streaming y salas con capacidad reducida

Las transmisiones virtuales ya no serán un gusto de algunos artistas. Nada reemplazará la emoción de los espectáculos en vivo.

  • domingo, 18 de octubre de 2020
El entretenimiento desde casa llegó para quedarse.

En el mundo del entretenimiento sucedieron hechos que marcaron un antes y un después, por ser saltos hacia adelante (en organización, propuestas artísticas y técnicas) o por ser frenos de mano que llevaron a repensar todas las condiciones a la hora de producir un show, como fue Cromañón. La pandemia de coronavirus, sin lugar a duda, ha sido un freno de mano para el entretenimiento en vivo, con la restricción de espectáculos públicos.

En este contexto de distanciamiento social y de evitar las aglomeraciones de personas, los shows vía streaming aparecieron con fuerza, esta modalidad que si bien ya existía eran un complemento para pocos eventos. Los resultados han sido variables, de los más masivos a los menos, en cuanto a la convocatoria y la recaudación, lleva a pensar que el futuro no podrá pasar exclusivamente por lo digital, porque muchas expresiones artísticas no encuentran en lo digital el mismo lugar que tienen dentro del circuito de los espectáculos en vivo, como el Café Concert o el teatro “alternativo”.

Pero, por otra parte, toda la tecnología e infraestructura, desarrollada y puesta a punto contra reloj por la pandemia, no va a quedar a un costado del camino, como un auto viejo, el streaming llegó y será un complemento con una presencia más importante de lo que fue en sus comienzos. Ya no será un “gusto” que se daban algunos artistas de transmitir sus shows en simultáneo. Sino que va a formar parte de los canales de comercialización e interacción con el público con mucha más presencia en los esquemas de negocio.

El futuro no será el mismo una vez superada la pandemia, seguramente cambien los hábitos de consumo cultural, aunque nada va a reemplazar a los espectáculos vivo, esa emoción que nos genera el apagón general de sala previo a las actuaciones y lo que genera en el público cada expresión artística que se desarrolla en un escenario, no podrá ser reemplazada por conexiones digitales. Aunque todavía no hay protocolos sanitarios para la pospandemia, es más que seguro que tanto para los que trabajamos arriba y debajo de los escenarios, como para el público la experiencia de un show en vivo será muy distinta de lo que conocimos hasta ahora. Predominarán los criterios de distanciamiento social y salas con capacidad reducida, por los menos hasta que el coronavirus, como la gripe aviar de 2009, sea sólo un mal recuerdo de lo que nos tocó vivir como sociedad