Numismática: cuando el valor de los billetes y monedas no se condice con el que les asignan

Se trata de la ciencia que estudia monedas, billetes y otros valores. Coleccionistas de todo el mundo estudian estos objetos para atesorar historia e, incluso, para armar sus valiosas y preciadas colecciones. Este fin de semana habrá un encuentro de coleccionistas, con charlas y talleres en el Le Parc.

Numismática: cuando el valor de los billetes y monedas no se condice con el que les asignan

Hay ciertos billetes y monedas que, en el día a día, ya no se ven afectados por la inflación ni la devaluación. O, al menos, no como sus “hermanos”, aquellos que están en vigencia y en plena circulación legal. Se trata prácticamente de tesoros a los que poco y nada les importa el valor nominal que alguna vez supieron ostentar porque hoy tienen otro, tal vez mucho mayor.

De la mano de estos billetes y monedas, codo a codo, están los siempre apasionados coleccionistas. Aquellos que llegan hasta a desvivirse por un billete de la Segunda Guerra Mundial, o por una moneda del Imperio Romano, sólo por mencionar dos contextos.

Numismática: cuando el valor de los billetes y las monedas no tienen nada que ver con lo nominal. Foto: Gentileza Diego Funes
Numismática: cuando el valor de los billetes y las monedas no tienen nada que ver con lo nominal. Foto: Gentileza Diego Funes

La numismática es el estudio o coleccionismo de monedas, billetes, títulos valor y medallas. Y que, por medio justamente del estudio de la moneda y del pago, permite obtener un testimonio de la historia económica, comercial y política del ser humano a lo largo de la historia.

Esta disciplina, entre otras, será parte de un histórico encuentro y muestra de coleccionistas que tendrá lugar este fin de semana. Y los mendocinos Diego Funes (44) y Nicolás Labado (33), que han hecho de esta ciencia una forma de vida, serán parte del encuentro.

“Es un pasatiempo, y al mismo tiempo es más que eso. Y conocés a gente a la que le gusta la geografía, la historia y hasta permite conocer los aspectos inflacionarios de un país”, cuenta Diego, quien hasta noviembre del año pasado dedicada su vida a ser maestro mayor de obra también, aunque ya lo abandonó y se dedica a la numismática full time”. Además de coleccionista, es presidente del Centro Numismático Mendoza Sur.

Argentina llegó a tener un billete de un millón. Pero Grecia, por ejemplo, tuvo billetes de hasta 2.000 millones. Y así uno entiende la inflación”, agrega.

Numismática: cuando el valor de los billetes y las monedas no tienen nada que ver con lo nominal. Foto: Gentileza Nicolás Labado
Numismática: cuando el valor de los billetes y las monedas no tienen nada que ver con lo nominal. Foto: Gentileza Nicolás Labado

Diego Funes cuenta en su colección entre 60.000 y 70.000 billetes de todo el mundo, además de 600 monedas de Australia. Justamente, fueron los billetes y monedas de este país oceánico los que despertaron su pasión hace ya más de 30 años.

Además, actualmente Funes colecciona cartas de fútbol y de Pokemon, además de figuritas.

“Empecé como para satisfacer la curiosidad de viajar imaginariamente. Y viendo los billetes y monedas, lograba hacerme la idea de los lugares por donde circulaban”, resume a su turno el abogado Nicolás Labado, quien también es parte del Centro Numismático Mendoza Sur.

En su caso, cuenta con 4.478 monedas, todas diferentes, de 203 países.

LA VIDA ES UNA MONEDA (O MILES)

Para el Mundial FIFA de Italia 1990, Diego Funes tenía 10 años. Y una de sus primeras colecciones de figuritas fue la de esa Copa del Mundo que justamente tuvo a la Selección Argentina como subcampeona.

Dos años después, en 1992, descubrió que era algo más que un hobby. Porque su padre, quien había estado trabajando en Australia, le trajo y obsequió algunos billetes de aquel país. Y allí se encendió en él la pasión por coleccionar billetes y monedas.

Hace poco más de una década, Diego también sumó las estampillas a su pasión. Y fue de la mano de otro obsequio, un sobre con estampillas donde se veían motivos de la Alemania nazi y símbolos como la cruz esvástica. Desde siempre se había apasionado por la Segunda Guerra Mundial, por lo que este obsequio le permitió viajar en el tiempo.

Y, aunque había llegado a juntar más de 10.000 estampitas que eran hasta testimonios históricos, en 2019 decidió venderlas y enfocarse puntualmente en billetes y monedas.

Numismática: cuando el valor de los billetes y las monedas no tienen nada que ver con lo nominal. Foto: Gentileza Diego Funes
Numismática: cuando el valor de los billetes y las monedas no tienen nada que ver con lo nominal. Foto: Gentileza Diego Funes

“El mismo día en que, en Buenos Aires, vendí mi colección de estampillas, crucé la calle y compré mis primeros billetes. Lo que no cambié fue el interés por la Segunda Guerra Mundial, ya que los primeros billetes que coleccioné fueron de esa época”, describe Funes.

Ese momento histórico es uno de sus foco principales a la hora de coleccionar billetes y, por ejemplo, dentro de su colección cuenta con aquellos que se emitieron en los países donde se fueron sucediendo ocupaciones. Entre ellos están, por ejemplo, los de los países que ocupó Japón en 1942.

Otra colección sobresaliente es la que incluye el proceso de la Revolución Francesa. Y hasta cuenta con ediciones especiales de bonos LECOP, aquellos que salieron en circulación con la Crisis del 2001 en Argentina.

Es el intercambio y la compra-venta entre coleccionistas lo que les permite ir ampliando las colecciones.

En el caso de Nicolás Labado, el acercamiento a la colección de monedas y billetes, llegó durante un viaje a Chile hace poco más de 10 años. Revisando un billete del país trasandino, descubrió que en el anverso salían algunos de los lugares más importantes de ese país.

“En ese momento me di cuenta de que, teniendo un billete de cada país, iba a conocer –al menos de nombre- las ciudades”, repasa. De hecho, en ese mismo viaje, compró sus primeras tres monedas de colección: dos de Chile y una de China.

Numismática: cuando el valor de los billetes y las monedas no tienen nada que ver con lo nominal. Foto: Gentileza Diego Funes
Numismática: cuando el valor de los billetes y las monedas no tienen nada que ver con lo nominal. Foto: Gentileza Diego Funes

De regreso en Mendoza, sumó algunos billetes, entre ellos de Guinea Ecuatorial y de Afganistán, siempre con la idea en la cabeza de que, ya que jamás podría ir a esos países, al menos trataría de conocerlos por sus billetes y monedas.

Con el paso de los años, Nicolás Labado amplió su horizonte coleccionable y, siempre enfocado en las monedas, sumó sus más importantes piezas. En todo momento, con la fascinación agregada de pensar por las manos de qué personas habrán pasado esos metales.

“Traté de abocarme al tema de monedas romanas. Todo eso es un mundo aparte; Roma, Grecia, el Imperio Bizantino. Algunas tienen más de 2.000 años”, explica.

Su pertenencia más exótica es 1/4 de Kakini, una moneda de la India antigua y que es extremadamente chiquita. .

“No llega al gramo en cuanto a su peso, mide 8,5 mm y tiene la particularidad de que, cuando circulaba, la gente la guardaba debajo de la lengua para que no se la roben. Es un poquito más grande que un grano de arroz”, concluye.

DE QUÉ DEPENDE EL VALOR DE UNA MONEDA O UN BILLETE

Nicolás Labado reconoce que, si bien al comienzo se enojaba, ya se ha resignado a artículos referidos a supuestas monedas que tienen un valor desorbitante por alguna particularidad.

Numismática: cuando el valor de los billetes y las monedas no tienen nada que ver con lo nominal. Foto: Gentileza Nicolás Labado
Numismática: cuando el valor de los billetes y las monedas no tienen nada que ver con lo nominal. Foto: Gentileza Nicolás Labado

Según destaca, hay errores puntuales que pueden derivar en que realmente una pieza valga una fortuna, aunque también hay otros que son frecuentes y no tienen nada que les de un valor agregado.

Al momento de determinar el valor de una pieza, se tienen el metal del que están hechas -hasta 1890 se hicieron de oro y plata en Argentina, mientras que después se pasó a níquel, cobre y bronce-. También es fundamental la acuñación.

“Ahora se vendió a 7.750 dólares una moneda de oro argentina y de la que solo se hicieron 415. Esa rareza también le da valor. Hace unos meses salió la noticia de cuánto se pagaba por una moneda que se hizo en Inglaterra y que decía ‘Provingias’ en vez de ‘Provincias’. Se dijeron muchas cosas, pero lo cierto es que se hicieron 36 millones de esa moneda, por lo que no tenía el factor rareza y, por ende, no tenía ningún valor especial”, sigue Labado.

CÓMO SE GUARDAN

El estado de conservación también es fundamental para determinar si el valor del billete o la moneda es más alto que el valor nominal que le asigna un Estado. Y tanto Funes como Labado se detuvieron en la forma recomendada para guardar monedas y billetes procurando mantener su buen estado.

Numismática: cuando el valor de los billetes y las monedas no tienen nada que ver con lo nominal. Foto: Gentileza Nicolás Labado
Numismática: cuando el valor de los billetes y las monedas no tienen nada que ver con lo nominal. Foto: Gentileza Nicolás Labado

En el caso de los billetes, suele ser un plástico especialmente fabricado en tamaño A4, que incluye un sobre especial.

Para las monedas, en tanto, existen unos sobres de cartón blancos, de 5 cm por 5 cm. En el centro cuentan con un círculo plastificado. Y también está la posibilidad de guardarlas en cápsulas especiales.

EL EVENTO

Encuentro de coleccionistas

  • Día: sábado 15 y domingo 16 de junio.
  • Lugar: Espacio Cultural Julio Le Parc.
  • Horario: de 9 a 19.
  • Actividades: Charlas, talleres y posibilidad de intercambiar en todas las salas.
  • Entrada: un alimento no perecedero para destinar a Pequeños Corazones de la Medalla Milagrosa y Club Lechero de San Rafael.
  • Más info: @cenumen_sur

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA