“Mendoza colorada”: el Parque reunirá a pelirrojos de todo el país

Vanesa Fornes, Omar Fornataro, Milena Petrizan, Cristian Millanes y Tatiana Callaey se encontrarán hoy en el Parque con otros “colos” con los que conforman un porcentaje minúsculo de la población nacional. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes
Vanesa Fornes, Omar Fornataro, Milena Petrizan, Cristian Millanes y Tatiana Callaey se encontrarán hoy en el Parque con otros “colos” con los que conforman un porcentaje minúsculo de la población nacional. Foto: Ignacio Blanco / Los Andes

El encuentro nacional reivindicará esta mutación genética que los convierte en diferentes y originales. Son menos del 1% de la población.

Noelia Castillo es colorada a mucha honra: ama ser pelirroja y está orgullosa de que también lo sea “Juanma”, su único hijo de 17 años. Hija de padres castaños, en su familia todavía no se explican cómo ella y uno de sus tres hermanos nacieron con el cabello rojo. Como sea, este domingo dirá presente en el encuentro de pelirrojos de todo el país que se realizará bajo la denominación “Mendoza colorada” en los portones del parque San Martín.

“Dado que se complica viajar a Irlanda, nos quedaremos en el Parque de Mendoza”, bromea Noelia, quien enumera anécdotas de su infancia, algunas graciosas y otras que rozaban el bullying. Sin embargo, ella siempre lo tomó con humor. “Escupida de Fanta”, “Bolita de fuego”, “Cabeza de menstruación”, solían decirle en la escuela.

“Con la edad empezás a entender que sos una linda mutación genética y que la gente le teme a lo diferente. Está instaurada esa creencia de que somos ´mufas’ y creo que es la parte más dura, que pasemos nosotros y se toquen el pecho o el testículo izquierdo”, ejemplifica.

En el caso de “Juanma”, sostiene que las nuevas generaciones son más evolucionadas y que, para él, ser colorado es todo un suceso. Tanto, que en el colegio es una “celebrity”.

Noelia sostiene que los colorados tienen su nombre “al divino botón”. “Soy la ‘Colo’ o ‘Rojis’ para los más amigos. Jamás alguien me llamó por mi nombre. De todos modos, insisto: me encanta ser ‘cabeza de fosforito’, tener pecas y resaltar de los demás”, suelta risueña.

No obstante, también menciona algunos bemoles: “No es agradable ser resistente a ciertas medicaciones y carecer de cobertura social para los protectores solares”.

Vanesa Fornés es, obviamente, colorada, integrante de “Pelirrojos Club” y una de las organizadoras del evento en Mendoza.

“Un día vi un encuentro en la televisión y me gustó la idea de acercarme. Me contacté con uno de los impulsores y empecé a chatear con los colos del grupo, pegué onda y en 2016 fui a la juntada en el Obelisco por el Día del Pelirrojo”, relata.

Y agrega: “Desde ahí viajo cuando puedo a ver a mis amigos. Siempre me decían que había que organizar algo en Mendoza… Y acá estamos”.

La finalidad del encuentro del domingo es recreativa y social. “Lo hacemos para conocernos, pasarla lindo y disfrutar, pero también sería importante que otros colos, sobre todo niños y adolescentes, vean que somos muchos y que se sientan a gusto por ser diferentes, que no está mal; al contrario, nos hace únicos, nos caracteriza y eso es genial”, opina Vanesa.

Dice que si bien nunca se sintió víctima del bullying, porque en general hacía caso omiso a las cargadas, en una época -puntualmente en su adolescencia- no le gustaba que le dijieran “Colo” y prefería que la llamaran por su nombre.

“Con el tiempo pasó, creo que fue algo propio de la edad. En Pelirrojos Club estamos totalmente en contra de todo tipo de discriminación, hostigamiento o acoso”, acota.

Más allá de que considera que es un tema sensible, el objetivo del grupo es mirar el lado positivo al hecho de ser pelirrojo.

Omar Fornataro, que vive en Buenos Aires, es toda una institución en esta cruzada ya que es fundador de Pelirrojos Club, en 2013. “Con las redes se expandió mucho más. Lo fundamos porque en 2006 una periodista de la National Geography dijo que los pelirrojos íbamos a extinguirnos. Causó un revuelo a nivel internacional, viajé y me contacté con varios colorados”, recuerda.

El fin del club, afirma, es puramente recreativo. “Nos juntamos para pasarla bien, divertirnos y contar las cosas que nos pasan y cómo es nuestra vida”, resume Omar.

Además de la labor recreativa, en determinadas ocasiones el grupo también realiza acciones solidarias.

Omar dice que si bien no se da cuenta de su condición, sí se lo hace notar la sociedad. “Siento que no paso desapercibido y lo mismo dicen mis compañeros. De hecho, somos menos del 1 por ciento de la población y menos común es en Sudamérica. En definitiva –dice y ríe- somos una edición limitada”.

Respecto de mitos, verdades y fantasías, sostiene que, de acuerdo a su comunicación con el Inadi, los casos de discriminación no existen actualmente. “Pero sí nos cargan y las bromas son constantes, leves, moderadas o graves. Por eso considero que mejorar la autoestima es clave”, concluye.

Pelirrojos Club

En Argentina funciona “Pelirrojos Club”, una organización apolítica y sin fines de lucro que busca unir a todos los integrantes por el tono de su cabelleras.

Desde 2013, los 7 de septiembre se organiza la juntada masiva por el Día del Pelirrojo en Buenos Aires, aunque este año la fecha se trastocó a causa de la pandemia y en esta ocasión se realiza en Mendoza este domingo.

Quienes deseen contactarse para integrar el grupo, pueden hacerlo a través de las redes sociales: Pelirrojos Club (Facebook), @pelirrojosclub (Instagram), +5491144759077 (WhatsApp) u organizadores de Mendoza, Vanesa (2613478450), Cristian (2613410361) y Nicolás (2616963070).

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA