sábado 5 de diciembre de 2020

En los consulados notan un incremento en las consultas y los testimonios confirman que seguir escribiendo la propia historia en otra tierra está entre los proyectos de muchos. / Mariana Villa
Sociedad

Mendocinos que quieren irse del país: crecieron las consultas en los consulados

Gran parte son jóvenes y profesionales. Qué piensan quienes creen que afuera pueden tener más oportunidades. Requisitos.

En los consulados notan un incremento en las consultas y los testimonios confirman que seguir escribiendo la propia historia en otra tierra está entre los proyectos de muchos. / Mariana Villa

A nivel nacional comenzó a resonar fuerte la ya conocida tendencia: cada vez hay más argentinos que piensan en irse del país. Y Mendoza no es la excepción. En los consulados notan un incremento en las consultas y los testimonios confirman que seguir escribiendo la propia historia en otra tierra está entre los proyectos de muchos.

Se trata de una situación casi cíclica para los argentinos, que cada tanto viven estas oleadas de emigración, por los vaivenes políticos y económicos que empujan a tomar la decisión.

En los consulados, reconocen más interés los últimos meses, pese a las restricciones para trasladarse asociadas a la crisis sanitaria por la pandemia, justamente la misma que empeoró la situación de tantos.

Ya a finales de 2019, una encuesta realizada por la Universidad Argentina de la Empresa (UADE) expresó que el 75% de los consultados había considerado irse del país. Tenían en promedio 32 años y pertenecían a sectores socioeconómicos medio alto y alto. “Ha habido un aumento de solicitudes o consultas por ciudadanía de parte de jóvenes que desean mudarse a Europa para conseguir mejores posibilidades laborales. De hecho, muchos ya poseían contrato de trabajo, sobre todo en el ámbito deportivo. También, el caso de aquellos jóvenes con becas de estudios en distintos países de Europa”, señalaron desde el Consulado de Italia.

Homero Pineda, cónsul de Uruguay en Mendoza, se expresó en el mismo sentido. Dijo que, de hecho, el interés de ha incrementaron durante la pandemia. Detalló que están recibiendo entre 15 y 20 consultas por día, mientras que antes eran apenas tres por semana. Hay que considerar que este país ha iniciado una campaña para atraer extranjeros.

Mejor vida

Las motivaciones para los que buscan emigrar son diversas, aunque una gran proporción va tras la búsqueda de oportunidades que, entienden, serán mayores afuera.

En la encuesta señalada se mencionan como motivaciones las crisis económicas recurrentes argentinas (31% de los consultados), la búsqueda de mejores posibilidades en lo académico o lo laboral (26%) y “cuestiones de seguridad” (19%). También se ponderan variables como la “alta presión tributaria” y “motivos políticos” y familiares.

Francisca (28) comenzó a tramitar la ciudadanía italiana, y aunque todavía no tiene tomada la decisión de irse, la está considerando.

“No sé si irme aún pero es una posibilidad que pienso cada día más. Tener una ciudadanía te hace las cosas más fáciles y es un pasaporte a la vida en otro lugar”, explica.

“Estoy soltera, sin hijos, soy profesional y la vida que quiero no sé si pueda hacerla acá: tener una casa, seguridad y crecimiento laboral, es una cuestión de progreso que se hace difícil en Argentina. Aquí hay cada vez más trabas para poder realizar pequeñas aspiraciones”, detalló.

Contó, por ejemplo, que su hermana vive en New York y en un año se fue a vivir a un departamento y pudo ahorrar. Luego apuntó: “Yo me compré un sillón y terminaré de pagarlo a mediados del año que viene. Viviendo sola, olvidate de ahorrar”.

Jóvenes profesionales

Quienes reciben las inquietudes en las oficinas consulares advierten el interés de jóvenes profesionales. Tiene mucho que ver con las aspiraciones y con poner en la balanza éstas frente al desarraigo y la distancia de los seres queridos.

Germán Barroso (29) ya tiene la decisión tomada, las averiguaciones hechas y comenzará pronto con los trámites para irse a España, destino predilecto de los argentinos que emigran.

Contó que ya vivió dos años en Italia y volvió hace cinco. Acá terminó su carrera universitaria: con estudios en aquel país y en el suyo, se recibió de ingeniero industrial. Su pareja también lo es y con ella planean irse.

Aclaró que en Mendoza tiene su propio emprendimiento, pero “cuando vivía en Italia estaba más tranquilo que acá en el día a día: no pensás en el dólar o que si salís a la calle te puede pasar algo. En ese sentido, estás más tranquilo”, remarcó.

Destinos elegidos

España es el país más elegido para emigrar y así lo confirman datos de la ONU. Según la entidad, en 2019 eran 1.013.414 los emigrantes argentinos. Esto es, un 2,27% de la población del país, un porcentaje que ha ido en aumento los últimos años. De ellos, 25,65% se encuentra en suelo español; 21,24% en Estados Unidos (segundo lugar) y en Chile el 7,18% (tercer lugar).

Este último porcentaje se incrementa en el caso de los mendocinos, por la cercanía. “Ha aumentado el interés por irse a Chile desde el año pasado, sobre todo en mucha gente joven y profesional, de entre 25 y 40 años”, detalló el cónsul, Eduardo Schott.

Explicó que, para los mendocinos, es sencillo por la menor distancia: suelen tener conocidos que les cuentan la situación e incluso instalan empresas que controlan desde Mendoza. Destacó además que Chile aprecia mucho el migrante argentino, ya que suelen ser personas con buen nivel de formación o que van con un capital a invertir, por lo que son un aporte.

En el consulado español no pudieron informar si los últimos meses hay más interés en este país, ya que hasta hace poco ha estado cerrado y sólo se han ocupado de los repatriados.

Calidad de vida

Un contexto adverso también puede ser la causa que empuje al extranjero, aunque no necesariamente es una decisión reciente.

“Decidimos irnos hace un año y medio, teníamos pasaje para irnos el 18 de marzo y el 16 cerraron las fronteras”, relató Mariana (38) quien se irá con su pareja (32). Ella se dedica a la comunicación y su pareja es músico, actividades que creen que aquí no tienen buenas perspectivas.

Por eso se irán a probar suerte a España, aprovechando su ciudadanía, aunque aclaró que no se van por disconformidad con el gobierno actual.

Los avatares de la economía argentina hacen pensar en esta como la variable de mayor incidencia. Sin embargo, no es la única, sino que hay quienes creen que en otros países tendrán mejor calidad de vida.

Mucho tiene que ver con la actividad a la que se dedican, ya que muchas de ellas son más apreciadas o mejor pagas en otras latitudes.

Es el caso de Pablo (36) quien ya está casi “con un pie” en Suiza. Es jugador de hockey sobre patines y tiene una oferta laboral imposible de rechazar: trabajo como jugador y la posibilidad de iniciarse como entrenador con un club a cargo. Explicó que lo empujó a tomar la decisión la posibilidad de acceder a un mejor futuro para su familia. “Es como un combo perfecto entre tranquilidad laboral, mejor educación y nivel cultural. La idea es irnos para sumar muchísimo en todos los aspectos que hemos evaluado, en definitiva es la calidad de vida que se puede tener afuera pero acá, no”, concluyó.

Trámites y condiciones

Gran parte de quienes se trasladan tienen contratos de trabajo o de estudio y en esos casos se facilita el acceso a otros países. Los consulados y oficinas están trabajando con personal reducido y con atención personal con turnos. Por ello, lo ideal es consultar las páginas web donde están los detalles de los requisitos.

De ser necesario, debe tramitarse un permiso de circulación para llegar al aeropuerto de Ezeiza y llenar una declaración jurada.

España. Por el momento, sus fronteras están cerradas pero pueden ingresar quienes vayan a reagruparse como parejas de quienes pertenecen a la comunidad (matrimonios o de hecho) e hijos menores. También argentinos con residencia en ese país o con visado de larga duración por trabajo o estudio.