Las 6 enfermedades de la boca más frecuentes y cómo prevenir males mayores

La falta de cuidado adecuado de la salud bucal y un agravamiento de los cuadros pueden traer serias complicaciones.
La falta de cuidado adecuado de la salud bucal y un agravamiento de los cuadros pueden traer serias complicaciones.

Las caries son la más frecuentes pero hay otras que pueden impactar gravemente en la salud pese a que son mayormente prevenibles.

Si de salud bucal se trata, se piensa habitualmente en caries, pero hay otras patologías que pueden presentarse, incluso gran parte prevenibles. Sin embargo, la falta de cuidado adecuado y un agravamiento de los cuadros pueden traer serias complicaciones para la salud.

Según detalla la Organización Mundial de la Salud (OMS), las enfermedades bucodentales, a pesar de poderse prevenir en gran medida, constituyen una importante carga para el sector de la salud de muchos países y afectan a las personas durante toda su vida, causando dolor, molestias, desfiguración e incluso la muerte. Se estima que estas enfermedades afectan a casi 3500 millones de personas.

Además,advierte que el tratamiento de los trastornos de salud bucodental es caro y no se suele incluir en la cobertura sanitaria universal. En ese sentido señala que la mayoría de los países de ingresos bajos y medios no puede prestar servicios de prevención y tratamiento de los trastornos de salud bucodental. Cuáles son las patologías que afectan la salud bucodental: la entidad detalla de qué se trata.

Caries dental

Es la enfermedad más frecuente. La caries dental se produce cuando la placa bacteriana que se forma en la superficie de los dientes convierte los azúcares libres (todos los azúcares añadidos a los alimentos por los fabricantes, los cocineros o los propios consumidores, más los azúcares presentes de forma natural en la miel, los siropes y los jugos de frutas) que contienen los alimentos y las bebidas en ácidos que destruyen el diente con el tiempo. La ingesta abundante y continua de azúcares libres, la exposición insuficiente al flúor y la deficiente eliminación de la placa bacteriana con el cepillado de los dientes pueden provocar caries, dolor y, en ocasiones, pérdida de dientes e infección.

Gingivitis y periodontitis

Se trata de enfermedades que afectan a los tejidos que rodean y sostienen los dientes. Puede producirse manifestarse con sangrado o hinchazón de las encías (gingivitis), dolor y, a veces, halitosis. En su forma más grave, las encías pueden separarse de los dientes y el hueso de sostén, lo que provoca que los dientes se aflojen y, a veces, caigan. Se estima que las periodontopatías graves afectan a casi el 14% de los adultos, lo que corresponde a más de mil millones de casos en todo el mundo. Sus principales causas son la mala higiene bucodental y el consumo de tabaco.

Cáncer bucal

El cáncer bucal abarca los cánceres de labio, otras partes de la boca y la orofaringe. La incidencia mundial de los cánceres de labio y de la cavidad bucal se estima en 4 casos por cada 100.000 personas. Sin embargo, existe una amplia variación en todo el planeta: desde ningún caso registrado hasta unos 22 casos por cada 100.000 personas. El cáncer bucal es más común en los hombres y las personas mayores, y difiere considerablemente en función de la situación socioeconómica.

El consumo de tabaco, alcohol y nuez de areca se cuentan entre las principales causas de cáncer bucal. En América del Norte y Europa, las infecciones por el virus del papiloma humano son responsables del creciente porcentaje de cánceres bucales entre los jóvenes.

Traumatismos bucodentales

Los traumatismos bucodentales (de los dientes, la boca o la cavidad bucal) afectan aproximadamente al 20% de las personas en algún momento de su vida y pueden deberse a factores tanto ambientales (como la ausencia de seguridad en los lugares de recreo, los comportamientos arriesgados, las incidentes de tránsito y los actos violentos) como bucales (como la falta de alineación de los dientes). Su tratamiento es costoso y largo y, en ocasiones, conlleva la pérdida de dientes, lo que menoscaba el desarrollo facial y psicológico y la calidad de vida.

Noma

La noma es una grave enfermedad gangrenosa de la boca y la cara que afecta principalmente a los niños de dos a seis años que padecen malnutrición, enfermedades infecciosas y pobreza extrema, con higiene bucodental deficiente e inmunodepresión.

La enfermedad se encuentra, sobre todo, en el África subsahariana, si bien se han notificado también algunos casos en América Latina y Asia. Comienza como una lesión de los tejidos blandos (una llaga) de las encías, en el interior de la boca, que evoluciona y se convierte en gingivitis aguda necrotizante, que progresa rápidamente y destruye los tejidos blandos y, posteriormente, los tejidos duros y la piel de la cara.

Si no se trata, la enfermedad es mortal en el 90% de los casos. Los supervivientes padecen desfiguración facial grave, tienen dificultades para hablar y comer, sufren estigmatización social y necesitan cirugía compleja y rehabilitación. Cuando la enfermedad se detecta en una fase temprana, su evolución se puede frenar rápidamente con medidas básicas de higiene, antibióticos y mejora de la nutrición.

Labio leporino y paladar hendido

La incidencia del labio leporino o el paladar hendido varía entre uno de cada 1000 y uno de cada 1500 recién nacidos en todo el mundo. Una de sus principales causas es la predisposición genética, si bien también influyen la nutrición materna deficiente, el consumo de tabaco y bebidas alcohólicas y la obesidad durante el embarazo. En los lugares de ingresos bajos, la tasa de mortalidad en el periodo neonatal es elevada. Si estos trastornos se tratan debidamente mediante intervención quirúrgica se puede lograr la rehabilitación total.

Factores de riesgo para la salud bucodental

La OMS señala que las enfermedades bucodentales son producto de diversos factores de riesgo modificables, como la ingesta de azúcar, el consumo de tabaco y de alcohol, la higiene deficiente y determinantes sociales y comerciales.

Destaca que la mayoría de los trastornos de salud bucodental son prevenibles en gran medida y pueden tratarse en sus etapas iniciales.

Según las estimaciones publicadas en el estudio sobre la carga mundial de morbilidad 2019 (Global Burden of Disease Study, 2019), estas enfermedades afectan a cerca de 3500 millones de personas en todo el mundo. La caries en dientes permanentes es el trastorno más frecuente: se calcula que lo padecen 2000 millones de personas y que 520 millones de niños sufren de caries en los dientes de leche.

En la mayoría de los países de ingresos bajos y medianos, donde hay un incremento constante de la urbanización y cambios en las condiciones de vida, la prevalencia de las enfermedades bucodentales sigue aumentando a causa, principalmente, de la exposición insuficiente al flúor (en el suministro de agua y en los productos de higiene bucodental, como el dentífrico), la disponibilidad y asequibilidad de alimentos ricos en azúcar y el acceso insuficiente a servicios de atención de salud bucodental en la comunidad. La comercialización de bebidas y alimentos ricos en azúcar, así como el tabaco y el alcohol, han dado lugar a un consumo creciente de productos que contribuyen a los trastornos de salud bucodental y a otras enfermedades no transmisibles.

Prevención de enfermedades de la boca

Además del control periódico con un especialista, se recomienda llevar una dieta equilibrada baja en azúcares libres, que incluya muchas frutas y hortalizas y en la que la bebida principal sea el agua y la interrupción del consumo de tabaco en todas sus formas así como la reducción del consumo de alcohol.

Otra medida es el uso de utensilios protectores durante la práctica de deportes y los desplazamientos en bicicletas y motocicletas (para reducir el riesgo de sufrir traumatismos faciales).

Además, la exposición suficiente al flúor es fundamental para prevenir la caries. Se puede obtener un nivel óptimo de flúor a través de diversas fuentes, entre ellas el agua potable, la sal, la leche y el dentífrico fluorados. Debería alentarse el cepillado con dentífrico fluorado (de 1000 a 1500 ppm) dos veces al día.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA