domingo 20 de junio de2021

Con una vigilia, alumnos y padres reclamaron clases presenciales en colegios de la UNCuyo
La manifestación fue convocada a nivel nacional. Ayer por la tarde la puerta del Magisterio acumuló velas encendidas, carteles y globos para visibilizar el pedido. / Foto: Mariana Villa / Los Andes
Sociedad

Con una vigilia, alumnos y padres reclamaron clases presenciales en colegios de la UNCuyo

Estudiantes del Magisterio, dependiente de la universidad, se plegaron a una protesta nacional. Exigen la apertura de las aulas como en el resto de la provincia.

  • sábado, 5 de junio de 2021
Con una vigilia, alumnos y padres reclamaron clases presenciales en colegios de la UNCuyo
La manifestación fue convocada a nivel nacional. Ayer por la tarde la puerta del Magisterio acumuló velas encendidas, carteles y globos para visibilizar el pedido. / Foto: Mariana Villa / Los Andes

Padres y madres de estudiantes de las escuelas de la Universidad Nacional de Cuyo realizaron este viernes una vigilia en la explanada de la Escuela del Magisterio para reclamar por el regreso a las clases presenciales. La protesta fue parte de la llamada “Vigilia federal por la presencialidad”.

A partir de las 18.30 de ayer, quienes comparten el pedido se acercaron para dejar carteles y velas encendidas, sin permanecer en el lugar, una de las consignas de la convocatoria para el cumplimiento de los protocolos en contexto de pandemia.

Se trató de una propuesta federal ya que la misma fue movilizada por el grupo de padres autodenominado Padres Organizados de Mendoza, Padre Organizados de Buenos Aires y la Red de Familias y Padres Organizados por la Educación. En la comunicación de la iniciativa también se invitó a visibilizar el reclamo a través de fotos en las redes sociales con la utilización del hashtag #LoPrimeroEnAbrir.

Como en todas las instituciones educativas, las escuelas de la UNCuyo suspendieron las clases en las aulas al comienzo de las restricciones más estrictas durante marzo de 2020. Desde ese momento las clases pasaron a la modalidad virtual, aunque hubo un período durante los primeros meses del año donde funcionó una modalidad mixta.

Muchos fueron y son los reclamos que realizan madres y padres de los estudiantes a las autoridades universitarias por sostener la decisión de suspender las clases presenciales, aún cuando el Gobierno de Mendoza decretó el regreso a las aulas en las escuelas provinciales. El conflicto vuelve a presentar nuevos capítulos. Al finalizar el ciclo lectivo del año pasado, padres organizados presentaron petitorios en el rectorado de la UNCuyo cuando los estudiantes fueron informados de que los actos de colación de los egresados también se llevarían a cabo en formato virtual.

Además de la preocupación por el aprendizaje y las dificultades para poder llevar adelante las clases virtuales, los adultos resaltan su preocupación por la pérdida de vivencias que representa y la afectación de la parte emocional de sus hijos.

Algunos padres argumentan que “la virtualidad tampoco ocurre” y comentan que hay casos de cursos que ni siquiera han tenido dos clases seguidas en algunas de las materias y otras donde directamente el docente no ha se presentado en las reuniones virtuales.

Uno de los puntos que transmiten con mayor tristeza es que la situación ha llevado a que muchos padres decidan cambiar de escuela a sus hijos. “Son cosas que duelen porque ellos tienen un gran sentido de pertenencia por la escuela. Es una de las cosas que más se valoran de esos colegios y están yendo en su contra”, dijo una de las madres que convocó y participó en la vigilia.

La tensión entre algunos padres y las autoridades universitarias se sostiene. Si bien reconocen que han sido convocados a participar en reuniones del rectorado y del Consejo Superior de la UNCuyo, denuncian que a pesar de haber sido solicitada mediante diferentes vías formales, no han podido acceder a ningún tipo de información que permita argumentar la decisión, como por ejemplo el número de contagios registrados en las instituciones.

Liceo Militar: un caso similar

Luego de que concluyeran los nueve días de confinamiento obligatorio y la suspensión de las clases presenciales en la provincia, los estudiantes de la escuela del Liceo Militar fueron notificados de que continuarían las clases virtuales en sus tres niveles lectivos hasta nuevo aviso. Algunos padres y madres y estudiantes realizaron una protesta al ingreso del Liceo luego de la noticia comunicada el lunes 31 de mayo.

Similar a lo que sucede en la UNCuyo, el Liceo Militar General Espejo depende de la Dirección Nacional de Formación del Ministerio de Defensa de la Nación por lo que se atiene al último decreto presidencial que establece restricciones en la presencialidad en zonas de alarma epidemiológica sanitaria, categoría que alcanza al Gran Mendoza.

Los padres buscan continuar visibilizando el reclamo y recurren a los medios locales. “Es una resolución totalmente arbitraria, que no tiene ningún fundamento epidemiológico, simplemente rescata el cumplimiento del DNU, que hoy no es más que una norma caprichosa, que obliga a que los chicos no puedan asistir a su colegio”, dijo a Los Andes Mercedes Reta, madre de un alumno del Liceo. Mercedes resalta que no se están considerando las recomendaciones de la Sociedad Argentina de Pediatría. “Todo el tiempo están reiterando el mensaje sobre la imprescindible que es la presencialidad. No podemos seguir vapuleando ni vulnerando todas las garantías de nuestros hijos”, agregó.

Vacunación de docentes

El pasado 28 de mayo la Universidad Nacional de Cuyo anunció que, luego de gestiones con el Gobierno de la provincia, se iban a abrir las inscripciones para la vacunación de docentes de la casa de estudios. El proceso se inició con aquellos que figuran en el GEM (Gestión Educativa de Mendoza), sistema digital de la Dirección General de Escuelas. Desde la casa de estudios confirman que ya están vacunados gran parte de los docentes que comparten sistema con la DGE y que se espera que empiecen a llamar a los demás. Si bien aseguran que los listados ya han sido entregados aún no han empezado con los llamados para citarlos.