Cáncer de mama: la importancia del diagnóstico precoz

El cáncer de mama es la patología oncológica más frecuente de la mujer en el mundo.

Es importante tomar medidas para su prevención, con el objetivo de reducir el número de nuevos casos en la población a nivel global. Las actividades de prevención primaria para evitar la aparición del problema sólo pueden hacerse a nivel de recomendaciones hacia un estilo de vida saludable: lactancia materna, dieta con bajo contenido de grasas, aumento de la actividad física, evitar el tabaquismo.

La herramienta más efectiva para lograr la reducción de la mortalidad generada por esta enfermedad, hoy en día, es mediante el diagnóstico precoz, en estadios iniciales con el estudio de la mujer sin síntomas.

Autoexamen mamario

Si bien es discutible el efectivo alcance del autoexamen mamario como método de detección precoz del cáncer de mama, y no una recomendación formal de rutina, que en ningún caso reemplaza la consulta con el especialista, tiene su utilidad en concientizar sobre la importancia del control mamario, y el autoconocimiento del cuerpo, pudiendo en algunas ocasiones encontrar lesiones inter-control mamario. El valor real del autoexamen mamario, sigue siendo debatido por cuanto su aplicación no logró beneficios objetivables.

Pruebas de diagnóstico precoz

La técnica utilizada más eficaz es la mamografía, que consiste en una radiografía de las mamas, capaz de detectar lesiones en estadios incipientes de la enfermedad. La dosis de radiación empleada en la mamografía es mínima, por lo que resulta casi inocua.

La mamografía permite detectar lesiones en la mama antes de que sean palpables, presentando así, menor probabilidad de invasión en profundidad, y diseminado a ganglios u otros órganos.

Cuando el tumor se detecta en estas etapas precoces es posible aplicar tratamientos menos agresivos, que dejan menos secuelas en la mujer.

No existe evidencia para recomendar otros métodos diagnósticos distintos a la mamografía en la actualidad para la población en general.

Campañas de detección precoz:

En la población de riesgo habitual, está recomendada la realización de exámenes clínicos mamarios a los 35 años y a partir de los 40 años la realización de exámenes clínicos y mamografías al menos bianualmente.

No han demostrado beneficio las campañas de diagnóstico precoz por encima de los 69, ni por debajo de los 40 años.

Debe ser tenido en cuenta que la mamografía es menos sensible en mujeres con mamas densas como ocurre en el grupo de mujeres jóvenes, aunque esto no cambia su indicación, pudiendo ser acompañada por una ecografía mamaria.

El cáncer de mama puede prevenirse; si aparece, puede curarse; y en todo caso puede tratarse, con importante mejoría de la calidad y tiempo de vida de cada paciente

Asesoró: Fundación Tiempo de Vivir / Oncología Clínica, Hospital Italiano de Buenos Aires

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA