miércoles 20 de enero de 2021

Vendedor de macetas se las ingenió para sumar pago virtual en su puesto y se hizo viral - Gentileza
Por las redes

Vendedor de macetas dibujó un cartel de Mercado Pago, Galperín lo puso como ejemplo y se hizo viral

Tras quedarse sin trabajo, Eduardo (57) instaló su negocio bajo un puente y se las ingenió para aumentar su caudal de ventas. Cuando la tecnología es una herramienta para el crecimiento de los emprendimientos.

Vendedor de macetas se las ingenió para sumar pago virtual en su puesto y se hizo viral - Gentileza

Eduardo es un hombre que vende macetas en un precario puesto ubicado en el kilómetro 38,5 del ramal Pilar sobre la autopista Panamericana (Buenos Aires). Con el propósito de aumentar sus ventas, decidió sumar la opción de Mercado Pago, la billetera virtual de Mercado Libre. Corto en recursos, dibujó a mano el cartel publicitando el medio de pago, algo que le valió el reconocimiento del propio Marcos Galperín.

A través de sus redes sociales, el CEO de Mercado Libre celebró la “democratización de los servicios financieros en el Gran Buenos Aires”. Este tuit gozó de gran cantidad de retuits y likes, generando las felicitaciones de los usuarios hacia el emprendedor.

Viralizada la historia, los tuiteros comenzaron a rastrear la identidad de este vendedor de macetas que apostó por el pago virtual. “Se llama Eduardo Cortez, es mi suegro, hace años vende en el Puente Alberti y su hijo en el puente de Ayres del Pilar”, contó uno de los familiares en las redes sociales.

Con estos datos, el gerente general de Mercado Libre, Alejandro Melhem, se puso en contacto con la familia de Eduardo y decidió visitar el puesto donde vende macetas a la vera de la autopista.

“Me contó que lo hizo para mostrarle a quienes pasan en auto que pueden pagarle con Mercado Pago porque muchas veces no llevan efectivo. Gracias a que se viralizó su cartel tuvo muchas visitas entre ayer y hoy”, destacó Melhem, al divulgar una foto suya en el puesto junto a Eduardo.

Según trascendió, este vendedor de macetas tiene 57 años, por lo que le es difícil conseguir trabajo: hace 10 años está desempleado.

Un día, su hijo le pidió que le hiciera una cucha para el perro. El desafío le dejó buen gusto y empezó a hacer macetas y huertas de madera. Desde entonces tiene su puesto sobre la bajada. La noche del viernes, cuando empezó a ser buscado en las redes, la repentina fama tuitera no le permitió conciliar bien el sueño.

“La gente me pedía poder pagar electrónicamente y hay que adaptarse”, dijo Eduardo, quien adaptó su negocio para salir adelante.


Por las redes