Condenaron a dos policías que vejaron y golpearon a la uniformada que mató a una compañera en Guaymallén

Son los efectivos que trasladaron a Claudia Pérez, quien se encuentra cumpliendo prisión perpetua por el asesinato de Nidia Angulo, ocurrido en la subcomisaría de El Sauce.

Condenaron a dos policías que vejaron y golpearon a la uniformada que mató a una compañera en Guaymallén

La Justicia condenó a dos policías que golpearon y vejaron a una compañera que luego fue condenada por asesinar a una colega en la subcomisaria de El Sauce fueron condenados.

Esta mañana el juez penal Ramiro Salinas dictó sentencia contra los auxiliares María Elena Farfán (40) y Alejandro Damián Agosti (41): la mujer recibió una pena de 2 años de prisión en suspenso y 4 años inhabilitación para ejercer cargos públicos; en tanto que el hombre fue condenado a 1 año de prisión en suspenso y 2 de inhabilitación para ejercer cargos públicos, por lo que ambos quedaron afuera de la fuerza.

Nidia Angulo recibió un disparo en la cabeza mientras dormía. - Archivo / Los Andes
Nidia Angulo recibió un disparo en la cabeza mientras dormía. - Archivo / Los Andes

Durante los alegatos de juicio el fiscal de Homicidios Gustavo Pirrello –el mismo que habia investigado la muerte de la oficial Nidia Angulo (30), a manos de su colega Claudia Pérez- solicitó que ambos fueran condenados por “vejaciones agravadas y lesiones leves calificadas por la calidad del sujeto activo”.

Farfán y Agosti fueron los policías que realizaron el traslado de Pérez, luego de fuera detenida en la comisaría 45 de Villa Nueva y llevada la Oficina Fiscal 9 de Guymallén.

En ese trayecto, según la investigación realizado por el fiscal de Homicidios, los dos uniformados golpearon a su compañera que se encontraba esposada, lanzando frases amenazantes, al tiempo que le daban cachazos en la cabeza. La misma condenada declaró al inicio del juicio, en febrero pasado, ante el juez Salinas, las vejaciones y golpes recibidos.

La víctima de la golpiza fue condenada a perpetua

Claudia Pérez, la victima de la golpiza, fue condenada en agosto de 2022 se declaró culpable del asesinato de Nidia Angulo, en un juicio abreviado y fue condenada a prisión perpetua por el delito de “homicidio agravado por alevosía, por el vínculo transversal en concurso ideal, agravado por el uso de arma de fuego”.

La oficial Pérez estuvo en pareja con el policía Juan Pablo Romera durante 9 años hasta que en septiembre de 2021, se separaron. En noviembre de 2021, Romero se puso de novio con Angulo y cuando los novios se fueron a vivir juntos Pérez planificó la muerte de Angulo.

El 18 de agosto de 2022 a las 7.30 la auxiliar Nidia Angulo fue encontrada sin vida en la subcomisaría de El Sauce, donde prestaba servicios.

Lo que originalmente se pensó como un suicidio cambió minutos después a homicidio al descubrirse que le habían dado un tiro en la cabeza. Por esa razón quedaron demorados en primera instancia tres personas del círculo íntimo: el novio de la víctima y su ex pareja, ambos oficiales de la Policía de Mendoza, y también el padre de los hijos de la mujer asesinada, de quien estaba separado,

Sin embargo, el mismo día, el fiscal Pirrello, ordenó liberar a los dos hombres y sólo quedó bajo custodia policial Claudia Pérez.

Angulo fue encontrada por dos compañeros que regresaron de un procedimiento, la vieron recostada y pensaron que estaba descansando, pero luego se dieron cuenta que tenía una herida en la cabeza, por lo que la trasladaron hasta el hospital de la zona. Allí, los médicos que la revisaron constataron la muerte.

Un cumulo de pruebas establecieron la autoría del crimen: un barrido electrónico confirmó que Pérez disparó un arma en las últimas horas previas al homicidio.

Además, forman parte del expediente las amenazas que la mujer le hizo a su ex pareja: “La vas a tener que velar en un cajón”, le dijo al enviarle un mensaje por WhatsApp, 10 o 12 horas antes del disparo fatal.

Días más tarde personal de Investigaciones secuestró el arma homicida, luego de que los familiares de la policía asesinada llamaron al 911 denunciando que la acusada los había contactado y les había dicho dónde estaba escondida el arma que habría utilizado para el asesinato. Era el arma de la víctima.

Además un informe de la SUBE, arrojó que en la madrugada del 18 se tomó colectivos desde la zona de la subcomisaría en los horarios en que había sido el homicidio, mientras que las antenas de telefonía celular ubicaron a Pérez en las inmediaciones, el día y la hora del hecho.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA