martes 20 de abril de2021

La víctima y el lugar del hecho, en el estacionamiento de la disco. /Los Andes
Policiales

Absolvieron al acusado de asesinar a “El Camel”, ex líder de la barra de la Lepra

Finalizó el juicio por el crimen de Omar Alfredo Jofré, atacado a tiros en el boliche La Guanaca en 2019. Rubén Alberto Tula era el sospechoso.

La víctima y el lugar del hecho, en el estacionamiento de la disco. /Los Andes

Este martes la Justicia absolvió a Rubén Alberto Tula (36), único acusado por el crimen de Omar Alfredo Jofré (36), alias “El Camel”, ex líder de la barra brava de Independiente Rivadavia. La víctima fue ultimada a balazos hace más de dos años en el boliche La Guanaca, de Chacras de Coria.

Fue la jueza Nancy Lecek quien definió el debate, luego de escuchar los alegatos hace un par de semanas. En esa instancia la fiscal Claudia Ríos había pedido 14 años de cárcel para el imputado por un homicidio agravado por el uso de arma de fuego, mientras que el abogado defensor, Pablo Cazabán, solicitó la absolución. Por su parte, la querella fue por 16 años de condena.

Jofré fue asesinado el 24 de febrero del 2019 en la playa estacionamiento de la mencionada discoteca de Luján. El hombre iba a subirse  a su auto con unos amigos cuando un sujeto lo baleó en el cuello y en el tórax. El agresor, corroborado por todos los testigos, vestía indumentaria de la Selección Argentina y su cómplice era otro sujeto que lo esperaba en una moto; con el “trabajo” cumplido, escaparon en el vehículo en dirección sur.

A horas del hecho, a unos 800 metros de la escena, los investigadores encontraron una moto tirada-de características similares a la utilizada por los sospechosos-, un casco y una campera de Argentina. En esta prenda se detectó ADN de Tula, cuyo perfil ya estaba cargado en los registros judiciales por tener antecedentes.

A partir de esto la fiscal Ríos imputó al acusado, mientras éste estaba detenido por un robo. El hombre fue el único que llegó a juicio como presunto sicario, más allá de que en el expediente figuran un autor intelectual y otro cómplice-quien manejaba la moto- no identificados.

La hipótesis del crimen apuntó a un ataque contra Jofré por las disputas en el control de la barra de la Lepra y los presuntos negocios de narcomenudeo. El caso por ahora está impune y la investigación sigue.