Información, un recurso esencial

Imagen ilustrativa / Archivo
Imagen ilustrativa / Archivo

Con ella puede prepararse con anticipación para combatir las posibles enfermedades que pueden aparecer en su cultivo o, mejor aún, prevenirlas.

En el agro todo puede pasar. Una tormenta, una plaga o una temporada excepcionalmente buena pueden cambiar el panorama de un momento para otro, pero eso no significa que no se pueda estar preparado. Hay “toneladas” de información que pueden ser utilizadas a favor del negocio. La mayor parte es gratuita y está al alcance de todos, solo hay que buscarla.

Los datos que se están recopilando permanentemente siempre ayudan a que las cosas salgan mejor. Un productor puede saber de antemano, por ejemplo, que esta temporada va a ser más lluviosa que lo usual en Mendoza. Con esta información puede prepararse con anticipación para combatir las posibles enfermedades que pueden aparecer en su cultivo o, mejor aún, prevenirlas.

También se puede informar acerca de líneas de financiamiento flexibles, beneficios impositivos, nuevas tecnologías, tendencias de mercado, precios, dólar y demás. Todo sirve para minimizar el riesgo lo más posible, ahorrar dinero y mejorar la rentabilidad.

Quizás haya una parte de toda esa información que no le resulte útil hoy, pero seguro será beneficiosa en el futuro; y si no, tampoco generará perjuicios. Lo importante es que todos los protagonistas del agro mendocino y nacional sepan dónde buscar datos y recurran a ellos de forma frecuente. También es fundamental que haya un trabajo eficiente de parte de quienes elaboran dicha información, no solo a la hora de crearla, sino también al momento de difundirla. En ocasiones hay herramientas dispuestas por el Estado que resultan atractivas para los productores, pero pasan desapercibidas porque la información no termina de llegar a los interesados.

Lo mismo pasa por ejemplo con los trabajadores. Quienes realizan labores de cosecha pueden registrarse ante los organismos reguladores sin riesgo alguno de perder planes sociales u otros beneficios otorgados por el Estado, pero aún así en muchos casos eligen voluntariamente la informalidad, justamente para evitar una supuesta pérdida de estos beneficios.

En conclusión, la información siempre es útil, es accesible, da herramientas para mejorar y nunca es excesiva. De hecho, no se puede pensar en ningún negocio que sea exitoso si quien lo dirige está desinformado.

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

Temas Relacionados

COMPARTIR NOTA