Quién es Claudia Sheinbaum, la primera mujer en llegar a la presidencia de México

Aunque con una personalidad distinta, la científica y exalcaldesa de la Ciudad de México prometió continuar la política social del izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

La izquierdista Claudia Sheinbaum, la primera mujer en llegar a la presidencia de México (Foto gentileza)
La izquierdista Claudia Sheinbaum, la primera mujer en llegar a la presidencia de México (Foto gentileza)

Claudia Sheinbaum se convirtió en la primera mujer en gobernar México en sus más de 200 años de vida independiente, logrando una contundente victoria en las elecciones del domingo. Con 61 años, la científica y exalcaldesa de Ciudad de México y figura de la izquierda mexicana llegó a la presidencia con una promesa de continuidad que le facilitó el triunfo, según el conteo rápido oficial.

Sheinbaum, de ascendencia judía y reconocida por su cercanía política con el presidente saliente Andrés Manuel López Obrador, desplegó una campaña bien estructurada, aprovechando la popularidad de su predecesor. Sin embargo, con el bastón de mando en sus manos, se espera que los mexicanos observen cómo se posiciona Sheinbaum, quien tiene una personalidad muy diferente a la de su mentor.

La izquierdista Claudia Sheinbaum, la primera mujer en llegar a la presidencia de México (Foto gentileza)
La izquierdista Claudia Sheinbaum, la primera mujer en llegar a la presidencia de México (Foto gentileza)

Aunque es indudable su alineación política con López Obrador, con quien comparte su forma de entender el papel del gobierno en la lucha contra la desigualdad, se la considera menos combativa y más centrada en los datos.

Sheinbaum insistió en recalcar su formación científica durante la campaña. Tiene un doctorado en Ingeniería Energética y su hermano es físico. En una entrevista con The Associated Press en 2023, proclamó: “Creo en la ciencia”.

Ese bagaje científico se manifestó en las decisiones que tomó Sheinbaum como alcaldesa durante la pandemia de Covid-19, cuando la ciudad de unos nueve millones de habitantes optó por un enfoque diferente del que López Obrador propugnaba a nivel nacional.

Mientras el gobierno federal restaba importancia a las pruebas de detección del coronavirus, Ciudad de México amplió su política de pruebas. Sheinbaum limitó las horas y condiciones de trabajo en las empresas cuando el virus se propagaba rápidamente, a pesar de que López Obrador quería evitar cualquier restricción que pudiera perjudicar a la economía. Ella, además, usó públicamente mascarilla e instó al distanciamiento social mientras el presidente seguía abalanzándose sobre las multitudes.

Los persistentes altos niveles de violencia en México serán uno de los retos más inmediatos para la nueva presidenta tras su toma de posesión el 1 de octubre. En campaña no profundizó mucho en su estrategia de seguridad más allá de su intención de reforzar a la Guardia Nacional, como cuerpo casi militarizado, creada por López Obrador y de mantener la estrategia de combatir los problemas sociales de fondo que empujan a tantos jóvenes mexicanos a la delincuencia y los convierte en blanco fácil para el reclutamiento de los cárteles.

“No se trata de mano dura, de guerras o de autoritarismos sino de justicia”, dijo Sheinbaum sobre su propuesta para plantar cara a las bandas criminales en su acto final de campaña. “La estrategia que promoveremos, será la de atender las causas y seguir avanzando en la cero impunidad”.

Claudia Sheinbaum, presidenta electa de México. (Archivo)
Claudia Sheinbaum, presidenta electa de México. (Archivo)

Sheinbaum elogió profusamente a López Obrador y se mantuvo en la línea de lo que el propio presidente ha defendido. Culpó a las políticas económicas neoliberales de condenar a millones de personas a la pobreza, prometió un Estado de bienestar fuerte y elogió a la gran petrolera estatal mexicana Pemex, al tiempo que ha prometido intensificar el uso de energías limpias.

“Ser de izquierda tiene que ver con eso, con garantizar los mínimos derechos a todos los habitantes”, dijo Sheinbaum a AP el año pasado.

A diferencia de López Obrador, quien se enredó en varias ocasiones en discusiones públicas con representantes de otras ramas del poder, como el judicial o el electoral, y también con los medios de comunicación, lo que se ha visto de Sheinbaum hasta ahora es que es menos confrontadora o, al menos, más selectiva en sus batallas.

El conteo rápido de las elecciones le dio una amplia ventaja a la oficialista, mientras los resultados preliminares avanzaban poco más del 51%. Con ese escrutinio, Sheinbaum tenía el 57,7% de los votos frente a 29,3% de Xóchitl Gálvez y el 10,5% de Jorge Álvarez Máynez.

Seguí leyendo:

Tenemos algo para ofrecerte

Con tu suscripción navegás sin límites, accedés a contenidos exclusivos y mucho más. ¡También podés sumar Los Andes Pass para ahorrar en cientos de comercios!

VER PROMOS DE SUSCRIPCIÓN

COMPARTIR NOTA